Extraordinaria especie

El Festival de Teatro Clásico de Mérida recuerda el significado que Margarita Xirgu tiene en nuestra historia

Representación de la pasión por el arte, por la determinación de vivir intensamente, de enfrentarse a su tiempo, de superar dificultades y de realizarse apasionadamente como ser humano: así es descrita por el Festival de Teatro Clásico de Mérida la fundadora Margarita Xirgu, una especie singular de la escena y la cultura española.

JULIA FERNÁNDEZ
El reto: Una de las más grandes actrices de las primeras décadas del siglo XX, primera actriz del Teatro Español de Madrid, que ha conocido de forma casual Mérida y se ha quedado deslumbrada con su teatro, entrelaza sus deseos de creatividad artística y de ayuda a una España sin desarrollo, dando cuerpo a un proyecto que se ciñe como una alianza a la sensibilidad de la II República española: Margarita Xirgu, intérprete célebre de la capital española, llevará Medea, de Séneca, traducida y adaptada por el filósofo Miguel de Unamuno, a un teatro de la Hispania Romana, en el interior de la Extremadura analfabeta y subdesarrollada.
El suceso: A las 20 horas del 18 de junio de 1933 -después de retrasar su comienzo en espera del tren que desde Madrid trasladaba a gran parte de los espectadores entre los que están el presidente Azaña; el ministro de estado, Fernando de los Ríos; el embajador de Italia; el médico y escritor Gregorio Marañón o el autor de la versión a escenificar, Miguel de Unamuno- Margarita Xirgu inicia el primer acto de la historia del Festival de Mérida.

Deber de recordar

Setenta y cinco años después de que Xirgu/Medea recordaran a cerca de tres mil personas esas sabias palabras de Séneca de que “saber aceptar las desgracias enviadas por los dioses es el más alto valor moral del hombre” el espacio abierto a la cultura que es el Festival de Mérida recuerda sin esperas que esta dama de la escena representó, en su propia existencia, la suerte del mundo de la cultura durante la II República y la insurrección de 1936 que llevó a España a la guerra civil y a una dictadura.
Nacida de familia humilde, mujer valiente precursora de comportamientos en la sociedad, de extraordinaria intuición y genial talento artístico reconocido y alabado por intelectuales como Unamuno, Benavente, García Lorca, Marquina, Ortega y Gasset o Valle Inclán, de espíritu democrático y solidario, icono cultural y eje de una España esperanzada en el avance social, censurada actriz, exiliada mensajera de la República española y embajadora contundente en América del sabio logro de la escena española hasta su fallecimiento en Montevideo el 25 de abril de 1969, a los 81 años de edad, ignorada por los falsarios de la política franquista.
“Tan radical y expresamente olvidada quedó Xirgu –concreta Gregorio González Perlado, coordinador del Festival de Mérida- que uno de los periodistas del régimen, Campmany, llegó a escribir en 1955 en el semanario Juventud que ‘fue Salvador Salazar quien, dirigiendo el teatro Popular Universitario en 1953, utilizó primeramente el teatro Romano de Mérida para representar en él la versión de una obra clásica: Fedra, de Séneca’. De esta forma, la dictadura daba carpetazo oficial a la historia acontecida antes de 1936. Margarita Xirgu fue borrada de los libros de historia, de los de texto, de las publicaciones del régimen y de los periódicos. Sencillamente, la mujer que entonces residía en Montevideo, que tenía 67 años de edad y que impartía clases magistrales a alumnos de teatro uruguayos, no era española, nunca había sido actriz y nunca había actuado en el Teatro Romano de Mérida.”

Restaurar y recordar

Es esta condena al silencio y a la no presencia en la cultura española la que esta 54 edición del Festival de Mérida ha decidido atajar restaurando su imagen de fundadora del Festival y recordando a nuestra cultura la deuda  que tiene para con ella. Conferencias, una muestra sobre el Teatro y La cultura popular en la II República, un ciclo de películas interpretadas por Xirgu, un concurso de guiones de RNE, y, el gran homenaje, la exposición que lleva por título Margarita Xirgu, la primera actriz, expuesta en el Teatro Español durante el mes de mayo y que ahora ocupa las salas temporales de la Asamblea de Extremadura, en Mérida: un trazado espléndido y completo de su figura que se detiene en los grandes hitos de su carrera.
Sus dos grandes bloques: Xirgu 33, en el que se analiza la representación de Medea en el Teatro Romano de Mérida; y Autora de autores, donde se aborda su especial relación con algunos dramaturgos como Benito Pérez Galdós, Valle-Inclán, Miguel de Unamuno y, sobre todo, Federico García Lorca, agrupan fotografías, escenografías, vestuario, manuscritos, programas de mano, poemas...además de una recreación virtual del montaje de Medea en 1933 y del Teatro Romano de Mérida como se encontraba aquel año, un proyecto original y muy innovador, realizado por un equipo de jóvenes extremeños. Como complemento de la muestra se ha editado un catálogo que incluye un CD coproducido por Radio Nacional de España en el que se narra la trayectoria artística y vital de Margarita Xirgu a través de su propia voz y de las que la conocieron o siguieron sus pasos artísticos como es el caso de Nuria Espert, Sancho Gracia, Ana Diosdado, Alberto Closas, Julia Gutiérrez Caba, Berta Riaza, Santiago Ontañón y Juan Aguilera Sastre, entre otros.

 

arriba