Científicos y ciudadanos unidos por la Red
El proyecto “Intercivis” del CSIC permitirá aprovechar miles de ordenadores particulares para proyectos de investigación de alto nivel

Madrid.
El secretario de Estado de Investigación, Carlos Martínez, el presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rafael Rodrigo, y el director general del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), Juan Antonio Rubio, han presentado el proyecto “Ibercivis” que permitirá conectar al mismo tiempo hasta 150.000 ordenadores de centros de investigación y de ciudadanos “de a pie”. Gracias a esta iniciativa, cualquier persona con un ordenador conectado a Internet podrá ceder su capacidad para realizar cálculos con fines científicos, mientras no lo esté utilizando.
El profesor Alfonso Tarancón dirige este proyecto, en el que junto a los citados organismos también colaboran el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos de la Universidad de Zaragoza (BIFI), el Instituto ITACA de la Universidad Politécnica de Valencia, RedIris, el Centro de Biología Molecular “Severo Ochoa” y el Departamento de Física Teórica I de la Universidad Complutense de Madrid. Su objetivo es permitir conectar los ordenadores de los científicos a los de los ciudadanos mientras éstos no los utilizan, para aprovechar su capacidad de cálculo y sacar adelante, en principio, tres proyectos de investigación de alto nivel.
El proyecto ya está funcionando en fase de pruebas con unos 500 ordenadores, y sus responsables esperan contar con más de 10.000 voluntarios a principios de este mes de julio y superar los 100.000 a finales del año. Quien lo desee puede poner el potencial de su ordenador al servicio del proyecto entrando en www.ibercibis.es y siguiendo las instrucciones que se le indiquen para registrarse, entre ellas descargarse el programa BOINC. Cuando el usuario tenga su ordenador encendido, pero no lo esté usando, el programa solicitará a “Ibercivis” un trabajo de cálculo y lo ejecutará, apareciendo mientras tanto un salvapantallas de “Ibercivis”. Con sólo mover el ratón el programa se detendrá y la máquina se volverá a poner en servicio.

Grandes avances. Alfonso Tarancón ha asegurado que la plataforma ofrece las máximas garantías contra el riesgo de virus informáticos y las menores molestias para los usuarios, a quienes su colaboración les supondrá un gasto mínimo de energía (unos16 vatios) durante cortos periodos. Y ha dicho que la gran capacidad de cálculo obtenida al conectar tantos ordenadores permitirá “ganar del orden de meses” en el tiempo de ejecución de trabajos científicos de vanguardia, lo que permitirá “enormes avances” en investigaciones punteras.
El primer proyecto que se desarrolla gracias a “Ibercivis” se relaciona con el “stellarator TJ-II, un reactor experimental donde los científicos del CIEMAT investigan una energía de fusión nuclear que no emitirá dióxido de carbono, ni generará residuos radioactivos de larga duración. El segundo se realiza en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, sobre el desarrollo de nuevos fármacos diseñados para bloquear la proteína concreta que causa una enfermedad, especialmente el cáncer. Y el tercero es fruto de la colaboración de las universidades de Extremadura, de Zaragoza y la Complutense de Madrid, para explorar nuevos materiales como los vidrios magnéticos, con aplicaciones que abarcan desde las tarjetas de crédito hasta los exámenes médicos por resonancia magnética nuclear.

El gasto español en I+D creció un 50% en una década para llegar al 1,2% del PIB
El Rey preside la presentación del Informe 2008 sobre Tecnología e Innovación elaborado por la Fundación Cotec

Madrid. El gasto español en I+D aumentó el 50% entre 1996 y 2006 pasando del 0,79% al 1,2% del Producto Interior Bruto (PIB), aunque todavía persisten marcadas diferencias territoriales ya que sólo Cataluña, Madrid, Navarra y el País vasco invirtieron por encima de la media. Este es el principal dato que aporta el Informe 2008 sobre Tecnología e Innovación en España elaborado por la Fundación Cotec y presentado recientemente con motivo de su Asamblea Anual, que ha estado presidida por el Rey Don Juan Carlos. También han asistido los ministros de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, de Sanidad, Bernat Soria, y de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia.
Durante su intervención el Rey ha reclamado un sistema educativo que, en todos sus niveles y modalidades, sepa inculcar el interés por la innovación, y haga a la sociedad más consciente de su valor. También ha animado al sector productivo y a los investigadores a fomentarla para mejorar la competitividad, porque “para que nuestro sistema de innovación pueda considerarse adecuadamente estructurado, necesitamos aún más actores que recurran a ella como herramienta definitoria de su estructura productiva”. Según Don Juan Carlos, hacen falta más empresas de todos los sectores, de todos los tamaños y de todas las comunidades autónomas, “que busquen en el conocimiento el mejor recurso para asegurar su mayor productividad y competitividad”.

Inversiones. Cristina Garmendia ha citado como principal objetivo de su Departamento situar a España entre los diez países más avanzados en ciencia en 2015, para lo que se necesita un Ministerio “fuerte” que afronte este reto. Miguel Sebastián ha destacado que el presupuesto para I+D+i ha aumentado más del 164% entre 2004 y 2008, pasando de 2.905 millones de euros la 7.678 millones. Y el presidente de la Fundación Cotec, José Ángel Sánchez Asiaín ha afirmado que nuestro país destinó un total de 12.000 millones de euros a I+D en 2006, último ejercicio con cifras oficiales, mientras que diez años antes sólo se habían invertido 4.700 millones.
El director general de Cotec, Juan Mulet, ha sido el encargado de desglosar los principales datos del Informe, y ha resaltado el incremento del gasto en I+D que se ha producido en España “de forma consistente” desde 1994, pero también ha advertido que sólo las cuatro comunidades citadas superan la media nacional. Ha informado que nuestro gasto en 2006 aumentó el 15,9% con respecto al año anterior hasta alcanzar los 11.815 millones de euros, destacando el incremento del gasto ejecutado por las empresas. Aunque ha advertido asimismo que gastamos por habitante bastante menos de la mitad que en otros países europeos, como Alemania o Francia.

El Gobierno destina 15,9 millones de euros
para investigación en medicamentos que no tienen “interés comercial”

Madrid. El Consejo de Ministros ha aprobado destinar 15,9 millones de euros para financiar proyectos de investigación clínica, sobre medicamentos que no tienen interés comercial para la industria farmacéutica por estar destinados a grupos reducidos de población. De esta forma, se pretende impulsar en el Sistema Nacional de Salud la investigación en medicamentos para enfermedades “raras” o de uso pediátrico, autorizando un suplemento de crédito al Instituto de Salud Carlos III. Esta dotación da continuidad a una primera convocatoria realizada el pasado año, para impulsar estudios clínicos independientes en áreas de especial interés social y sanitario.
La mayoría de los ensayos clínicos que se realizan en el mundo son promovidos y financiados por la industria farmacéutica, que trabaja en función de intereses comerciales. Eso dificulta el desarrollo de otro tipo de investigaciones, como las realizadas con medicamentos “huérfanos” destinados a tratar las llamadas enfermedades “raras”, o los destinados a poblaciones especiales como la pediátrica, donde existen menores posibilidades de rentabilidad económica.
Para la convocatoria de este año se han presentado más de trescientos proyectos, en cuya evaluación se considerará prioritario que se centren en el estudio de medicamentos “huérfanos” o sin interés comercial; de medicamentos de terapia celular, terapia genética o ingeniería de tejidos; y de poblaciones especiales, en particular población pediátrica. Y también tendrán carácter preferente las investigaciones dirigidas a reducir las resistencias a los antibióticos; las investigaciones clínicas, estudios farmacoepidemiológicos y de seguridad clínica de medicamentos autorizados en condiciones reales de uso; y los ensayos clínicos comparativos de medicamentos y estrategias terapéuticas de elevado impacto en la salud pública y el Sistema Nacional de Salud.

Jóvenes científicos denuncian la “deficiente” gestión de las becas predoctorales de Formación del Profesorado

Madrid. La Federación de Estudiantes Investigadores ha difundido un comunicado, en el que denuncia la “deficiente” gestión por parte del Gobierno de las Becas Predoctorales de Formación del Profesorado Universitario (FPU). Estas ayudas están destinadas a los licenciados que se deciden a realizar un postgrado y, desde la aprobación del Estatuto del Personal Investigador en Formación, se concretan en dos años de beca y otros dos de contrato en prácticas. Cada año son una de las principales opciones para que unos 950 jóvenes obtengan el apoyo financiero necesario para iniciar la carrera investigadora.
Sin embargo, y según afirma la citada organización, “los universitarios que se licencian y comienzan el tortuoso camino de la investigación se encuentran con un primer escollo casi insalvable: la convocatoria de las ayudas de FPU”. Éstas han sido convocadas anualmente por el anterior Ministerio de Educación y Ciencia, y actualmente son competencia del nuevo Ministerio de Ciencia e Innovación. Según dicha federación, el Departamento “ha llevado a cabo una negligente gestión de estas ayudas, a pesar de su importancia, lo que ha afectado profundamente el futuro inmediato de los jóvenes investigadores en este país”.
También afirma que “el retraso de las convocatorias y la deficiente elaboración de las mismas, ha provocado que la última se haya retrasado hasta el 17 de diciembre de 2007, mientras que lo  habitual en años anteriores era octubre”. Y censura que “la falta de transparencia y la falsa información ofrecida por parte de la Administración para comunicar a los afectados las posibles fechas de resolución, está generando en ellos una frustrante sensación de impotencia y abandono”.

 
arriba