Taller de naturaleza en un espacio urbano

Escolares de Educación Infantil participan en un proyecto
que ofrece una visión diferente del juego y el juguete

Jugar con erizos, ranas o tortugas, descubrir la magia del universo o com- probar que hacer galletas es muy divertido son algunas de las actividades que el Taller Escuela Canicas ofrece a los niños de Educación Infantil.
Educadores con experiencia en animación socio-cultural estimulan la participación de los niños en las actividades.
(Fotos: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Educar en el tiempo libre, favorecer el desarrollo integral-motor, cognitivo, afectivo y social del niño,  descubrir el universo a través de un planetario, y fomentar el respeto a los animales y el medio ambiente son los objetivos del Taller Escuela Canicas de la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz.
“Especialmente en zonas urbanas, nos encontramos con serias dificultades para que los niños puedan desarrollar su actividad lúdica de forma satisfactoria”, afirma Marta Pérez Alvarez, profesora de Educación Infantil y directora de este taller. “Con el desmesurado crecimiento de las ciudades, las calles han perdido como espacios de juegos, porque ofrecen poca seguridad, la escasez de parques y jardines y tampoco las viviendas reúnen las condiciones necesarias para ofrecer un escenario lúdico adecuado”, continua. Con más de treinta años de trayectoria profesional en Educación Infantil, Marta Pérez Alvarez ha puesto en marcha este taller escuela, que desarrolla un proyecto lúdico especialmente diseñado para niños de 2 años, aunque también programan actividades para alumnos de Primaria hasta 12 años.

Espacios diferenciados

En el Aula de Naturaleza, los niños aprenden a convivir con 20 especies distintas de animales, como ardillas, ptauros, conejos, gallinas, tortugas, ranas, insectos y erizos y se familiarizan con sus costumbres. Fomentar normas de respecto y cuidado de la Naturaleza es uno de los objetivos de esta actividad y el contacto con estos animales es muy gratificante para los escolares. Ante la docilidad de estos animales, Marta Alvarez reconoce que, antes de incorporarlos a su taller, los ha criado en su casa durante un año, para que se acostumbraran a convivir con niños y adultos.
Enharinados de los pies a la cabeza, los más pequeños disfrutan elaborando pan, galletas de colores y bizcochos en el taller de cocina. De igual modo, en el taller de manualidades los escolares tienen la oportunidad de confeccionar pulseras, sales de baño o marionetas.

Planetario

Para los niños, el planetario recrea un mundo mágico lleno de estrellas, donde viven el sol y la luna, un espacio al que no están acostumbrados a ver en su colegio. Esta actividad suscita el interés y la curiosidad de los niños urbanos, porque la iluminación de la ciudad y la contaminación ambientan dificultad de observación del cielo nocturno.
“Con estas actividades pretendemos potenciar la calidad y variedad de los juegos, introducir a los niños en técnicas y recursos artísticos y expresivos, además valoramos especialmente la necesidad de juego para la infancia y las posibilidades que ofrece la ludoteca como recurso de tiempo libre”, explica esta animadora sociocultural.
Por otra parte, el Taller Canicas ha diseñado un programa de cursos de formación dirigidos maestros y educadores, quienes, dentro del marco de materias troncales, pueden desarrollar con sus alumnos de Infantil y Primaria un aprendizaje de manualidades, cocina divertida, marionetas, títeres y guiñol, inventos y alquimia, además de grafología y grafología infantil.

 

arriba