Un problema de todos

La nueva campaña de sensibilización de la FAD advierte que las
drogas “no sólo perjudican a quienes las consumen”

Las drogas no perjudican únicamente a quienes las consumen, sino a toda la sociedad en general, e inciden directamente en problemas como los accidentes laborales y de tráfico, los malos tratos, la violencia escolar, etc. Éste es el principal mensaje de la última campaña lanzada por la FAD, que se difundirá gratuitamente a través de mensajes publicitarios en prensa, radio, televisión y en marquesinas de transportes públicos.

Madrid. G. ARIANES
La Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) ha presentado su nueva campaña de sensibilización social que, bajo el lema “Las drogas no sólo perjudican a quienes las consumen. Todo tiene un precio”, trata de alertar a la sociedad sobre la “clara incidencia” que esas sustancias tienen sobre determinados aspectos que inciden negativamente en la sociedad actual. Así, el director general de la  FAD, Ignacio  Cal-

derón, ha recordando la relación de dicho consumo con “fenómenos” como los accidentes laborales y de tráfico, los problemas escolares, los malos tratos y la violencia en general, “que afectan tanto al propio consumidor como a su entorno y a la sociedad en general”.
Durante la presentación de esta campaña, la trigesimotercera que promueve la FAD desde 1989, Ignacio Calderón ha insistido en que cualquier consumo de drogas tiene un precio, que ni es “estrictamente sanitario” ni paga “en exclusiva” el propio consumidor, porque influye “de forma importante en comportamientos y actitudes que afectan sobremanera a terceras personas y a toda la sociedad”. Así, se ha referido a los resultados de una encuesta escolar del Plan Nacional sobre Drogas, de septiembre de 2007, según los cuales el 22% de los estudiantes de entre 14 y 18 años reconocen haber sido pasajeros durante los últimos doce meses de vehículos conducidos bajo los efectos del alcohol, proporción que llega al 34,3% entre los chicos de 18 años. Dichos porcentajes son, respectivamente, del 9,8% y 14,9% entre quienes declaran ser conductores de los vehículos (coche o moto).

Alcohol y accidentes de tráfico

Además, el Informe Anual de Siniestrabilidad de la Dirección General de Tráfico, referido a 2006, revela que el Instituto Nacional de Toxicología realizó 1.360 análisis a conductores fallecidos en accidentes de circulación (sobre un total de 2.569), de los que 391 (el 28,8%) superaban los 0,3 g/l de alcohol en sangre, 363 (26,7%) rebasaban los 0,5 g/l, y 333 (24,5%) sobrepasaban la tasa del 0,8 g/l. Y también es “clara, aunque difícil de cuantificar”, la incidencia de las drogas en los problemas escolares que sufren muchos adolescentes españoles. En este sentido, los expertos que comparecieron el pasado año ante la Comisión Mixta Congreso-Senado para el Estudio de las Drogas, aseguraron en su informe final que el consumo de estas sustancias influyen “de forma determinante” en, al menos, la mitad de la elevada tasa de fracaso escolar en España, que se sitúa 13 puntos por encima del 17% que constituye la media europea (en 2006 el 30% de nuestros adolescentes no terminaron la ESO).
Por otra parte, el estudio “La incidencia de las drogas en el ámbito laboral”, realizado por la FAD y la Obra Social de Caja Madrid, revela que un 33,5% de las personas consumidoras de drogas ilícitas reconoce haber sufrido algún problema de mayor o menor envergadura en su trabajo asociado a dicho consumo, porcentaje que se sitúa en el 28,8% entre los consumidores de alcohol. Y la investigación “Jóvenes, valores y drogas”, realizada por estas mismas instituciones, advierte sobre la relación entre drogas y “violencia de todo tipo”, ya que revela que un 10,91% de los jóvenes españoles de entre 15 y 24 años realiza un consumo de drogas “muy por encima de la media”, a la vez que se identifica con unos valores sociales que justifican los comportamientos violentos.

Identificar los problemas

Ignacio Calderón ha avisado “la sociedad siempre ha asociado las drogas a los efectos devastadores que tienen sobre la salud, como en el caso de la heroína, y ahora se puede pensar que el problema está solucionado porque no se ven jeringuillas por las calles, pero los estupefacientes siguen teniendo una gran incidencia en muchos problemas sociales, aunque no los identifiquemos”. Y ha afirmado que “es necesario trabajar para conocer cuantitativamente en qué medida nos afectan, porque no podemos seguir atendiendo sólo a indicadores sanitarios. Difícilmente podremos entender la gravedad actual de los problemas de drogas si no los relacionamos con otros, como el fracaso escolar, la violencia entre iguales y, en definitiva, la correlación que puede existir entre unos consumos que interfieren en el desarrollo social del los jóvenes y su futura integración laboral y social”.
Por todo ello, la nueva campaña promovida por la FAD va a incidir especialmente sobre los “daños colaterales” que origina el consumo de drogas, sobre todo entre los jóvenes. Está diseñada por la agencia de publicidad “Sra. Rushmore” y tendrá un período de difusión de seis meses como mínimo. Se emitirá de manera gratuita por la gran mayoría de los medios de comunicación españoles de ámbito nacional, autonómico y local que, al igual que la citada agencia, colaboran de forma desinteresada.

El prensa, radio y televisión

La difusión se realizará a través dos gráficas para publicidad en prensa y en marquesinas de paradas de transporte público, y en locales de ocio juveniles gracias a la colaboración de “Postal Free”. Además, se emitirán dos versiones de “spot” para televisión de 30 y 40 segundos de duración, y tres cuñas de radio. Todas ellas girarán en torno al concepto creativo “Malos tratos, violencia, accidentes de tráfico, accidentes laborales, problemas escolares. Las drogas no sólo perjudican a quienes las consumen”.
En el marco de esta nueva campaña, la FAD ha creado un canal propio en Youtube, en el que “colgará” diversos contenidos de interés para los jóvenes, “en un intento de utilización de canales alternativos para hacerles llegar los mensajes de prevención e información sobre el consumo de drogas”. En él se ha habilitado un espacio específico, en el que se invita a todos los chicos a “colgar” su propio vídeo, “contando de qué manera ha influido en ellos cualquier tipo de “daño colateral” originado por los estupefacientes, como el hecho de ser “víctimas de accidentes de tráfico ocasionados por un conductor bajo los efectos de esas sustancias, familiares de consumidores, compañeros de trabajo, etc”.

 

arriba