Nueva oportunidad para
la educación en Iberoamérica

Los ministros reunidos en El Salvador apoyan el “Proyecto Iberoamericano 2021” y proponen un fondo de cohesión

Los ministros de Educación de los países iberoamericanos, durante la cumbre celebrada en El Salvador, han acordado poner en marcha el “Proyecto Iberoamericano 2021: La educación que queremos para los jóvenes del bicentenario” y proponen crear un fondo de cohesión para abordar los retos pendientes de la enseñanza en el continente.
Los ministros iberoamericanos posan al comienzo de la reunión en Sonsonate.

Madrid.
La ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, ha intervenido en la XVIII Conferencia Iberoamericana de Ministras y Ministros de Educación celebrada Sonsonate (El Salvador), organizada por la Organización de Estado Iberamericano (OEI) que lleva por título “Educación para la Juventud: clave del desarrollo”. En el encuentro, celebrado los días 19 y 20 de mayo, los ministros han acordado marcarse unas metas educativas comunes para el año 2021. Se trata de “una propuesta ambiciosa por su dimensión y las líneas que abarca”, según ha subrayado Cabrera.
Los ministros iberoamericanos han acordado poner en marcha el “Proyecto Iberoamericano 2021: La educación que queremos para los jóvenes del bicentenario”, un programa que abordará diferentes aspectos: acceso a la educación inicial, básica, secundaria y superior; calidad educativa; inclusión social educativa; acceso a nuevas tecnologías en la escuela; alfabetización de jóvenes y adultos; gestión del sistema educativo; inversión en educación y políticas de equidad.
En palabras de la ministra española, “tenemos excelentes ejemplos que demuestran cómo los grandes proyectos a largo plazo, las grandes iniciativas de este tipo, son las que permiten marcar los objetivos esenciales del futuro y coordinar las grandes políticas de desarrollo”.
Otra de las principales novedades de la reunión es la propuesta de creación de un fondo de cohesión educativo con un presupuesto de 2.000 millones de euros (unos 3.000 millones de dólares aproximadamente). Dicho fondo lo que busca es transformar la educación de manera “rápida y eficaz” para que en el transcurso de 11 años Iberoamérica disponga de la generación de estudiantes más brillantes y al mismo tiempo del bloque más competitivo.

Retos

De ser aprobada, esta medida va a permitirá abordar retos como la plena alfabetización para 2015 -hay 34 millones de analfabetos en Iberoamérica- y fijar un tiempo mínimo de escolarización. En algunos países sólo se escolariza a los niños hasta los 12 años, aunque en los más avanzados como Argentina y Brasil, hasta los 14. El objetivo que se pretende es que la escolarización obligatoria llegue hasta los 16 años. También se intentará que la educación secundaria sea obligatoria, porque entre el 60% y el 75% de los jóvenes no completa la secundaria -el equivalente a la ESO española- en la mitad de los países.
Los ministros han acordado elaborar un informe a lo largo de 2008 con vistas a presentar sus líneas generales en la próxima Conferencia de Ministros Iberoamericanos de Educación, que se celebrará al año siguiente en Portugal. Durante 2009 se celebrarán debates nacionales, para aprobar definitivamente el documento en la reunión de ministros de Buenos Aires de 2010, año en que muchos países iberoamericanos celebran su bicentenario. “Las metas que nos fijemos deben ser resultado de la participación de todos”, ha dicho Mercedes Cabrera.
En la resolución final del encuentro se reafirma “la necesidad de desarrollar políticas educativas, desde la irrenunciable responsabilidad de los Estados, con la efectiva participación de la comunidad educativa, las organizaciones no gubernamentales y sociales, a favor de la mejora de las cualificaciones de todos los jóvenes, en una estrecha relación con el perfeccionamiento humano y el sistema productivo, para lograr mayores niveles de inclusión, bienestar y desarrollo en Iberoamérica”.
También se valoran positivamente las iniciativas que la OEI está llevando a cabo en materia de promoción de la calidad de la educación, por su decisiva incidencia en la reducción del fracaso escolar y en la disminución de las causas que lo originan, y, particularmente, en el caso de la educación técnico-profesional.
Asimismo, se respalda la propuesta de la OEI sobre la creación de un centro de altos estudios universitarios iberoamericano, “institución que se propone contribuir decisivamente a la integración y desarrollo regional, a la mejora de la cualificacion de nuestros jóvenes y a la efectiva constitución del espacio iberoamericano del conocimiento”.

 

arriba