Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

Una Feria Intercultural en el Instituto

El IES “Villa de Abarán” organiza una muestra en la que expone la riqueza de la diversidad y pluralidad de origen de su alumnado

Educar para la convivencia se ha convertido
en un tema a debate. A este respecto, todos los ámbitos y disciplinas científicas intentan aproximarse a este fenómeno, ofreciéndonos tanto análisis y valoraciones de dicha cuestión como posibles soluciones o directrices a tomar para alcanzar dicha meta. En el IES “Villa de Abarán” (Murcia), se desarrolló una experiencia de convivencia intercultural que puede resultar ilustrativa y positiva en un área tan determinante
de nuestra realidad actual.

¿Qué significa convivir ?¿podemos hablar de una convivencia pacífica y armoniosa entre los diferentes grupos culturales, entre las mayorías y las minorías, entre los inmigrantes y los autóctonos? La convivencia alude a la conformación de un proyecto de sociedad ético basado en los derechos humanos, en la interacción y el reconocimiento de toda persona por el hecho de existir. Está referida a una determinada coexistencia, plácida, tolerante, solidaria, inclusiva y al enriquecimiento que ello supone.
Nuestra sociedad es cada vez más plural y diversa, y los centros educativos son el reflejo de esa pluralidad. Es en la escuela, donde se debe y puede iniciarse la convivencia solidaria.
Los adolescentes de hoy serán los adultos de un futuro próximo, siendo necesario educarles en valores democráticos, en derechos humanos y en la paz.
El hecho de que cada vez acudan a nuestras aulas más alumnos de distintas nacionalidades y culturas, obliga a atender de forma adecuada a todos estos alumnos, teniendo que adoptar medidas de carácter organizativo y curricular, que hagan posible una educación de calidad para todos.
El derecho a la igualdad social y educativa, el respeto a las características personales de raza, etnia o religión imprimen cada vez más a la educación un carácter integrador y de acogida.
La experiencia que os presento la realizaron en mi centro los alumnos del programa de Compensatoria, del cual fui responsable durante el curso. En su desarrollo no sólo trabajamos contenidos curriculares sino también aspectos tales como el respeto, la tolerancia y la igualdad, que debemos favorecer  en el aula y que son tan importantes como los meramente académicos.
Pero este aspecto es una labor a nivel de centro, por lo que la coordinación e implicación  de todo el profesorado que incide con estos alumnos se hace imprescindible, estos aspectos propiciarán que nuestros alumnos vayan poco a poco, participando de una manera más satisfactoria en la vida del centro, vayan adquiriendo progresivamente habilidades sociales que les permitan enfrentarse de una manera más adecuada a los problemas y sobre todo, esforzarse cada vez más en progresar en su futuro.
A la hora de trabajar con estos alumnos, que junto a las diferencias individuales presentan una característica en común como es el hecho de estar en un país que apenas conocen y que en ocasiones no les respeta ni les da una oportunidad, se hace muy difícil el plantear objetivos meramente curriculares si no partimos de un entorno motivador, facilitador de diálogo y fundamentalmente basado en el respeto. De igual modo es necesario que perciban que nos interesan, que a los profesores de su centro nos interesan cuáles son sus problemas, sus inquietudes, sus aspiraciones, y sobre todo que los respetamos.
Por todo ello considero que se hace necesario modificar nuestra metodología a la hora de plantearnos la enseñanza, debemos motivar a nuestros alumnos haciéndoles partícipes de su propia actividad, involucrando a todo el centro y comunidad escolar, padres, profesores y alumnos.

Organización

Durante el mes de diciembre y enero, y para que coincidiera con la fiesta de Santo Tomás de Aquino, los alumnos de mi programa de Compensatoria prepararon una actividad denominada “Feria intercultural”.
La feria estaba centrada en la visita por parte del resto de alumnado del centro a los diferentes stands que los alumnos habían elaborado de sus países de origen, que eran China, Marruecos (ashila ), Colombia, Ecuador (Quito),Honduras, España (Abarán ) y Bolivia, así como participar en actividades como degustación de comidas típicas, escritura del nombre en árabe y en chino y fotos con algún traje típico.
Antes de comentar la actividad me gustaría comentar un poco las peculiaridades de mi alumnado, destacar en primer lugar que sus países de origen son variados, China, Marruecos, Honduras, Colombia, Ecuador y Bolivia, entre otras presentan  las siguientes características: Dificultades de inserción educativa; necesidades de apoyo derivadas de su incorporación tardía al sistema educativo; necesidades de apoyo derivadas de una escolarización irregular; residencia en zonas social, cultural o económicamente desfavorecidas; dependencia de instituciones de protección social del menor; necesidades de apoyo, en el caso del alumnado inmigrante derivadas del desconocimiento del español, y existencia de graves problemas de autoestima y motivación, así como elevados índices de absentismo escolar.

Objetivos

La actividad tenía como finalidades principales las siguientes:
* Facilitar la incorporación e integración social de todo el alumnado, contrarrestando los procesos de exclusión social y cultural, desarrollando actitudes de comunicación y respeto mutuo entre todos los alumnos y alumnas independientemente de su origen cultural, lingüístico y étnico.
* Potenciar los aspectos de enriquecimiento que aportan las diferentes culturas, promoviendo el desarrollo intercultural.
* Favorecer la comunicación entre los alumnos propiciando el trabajo colaborativo y disminuir los problemas de absentismo que presentan.
* Favorecer la motivación.
*Acercar la escuela a las familias, haciéndoles partícipes de la actividad.
Entre los recursos materiales que utilizamos, además del uso de las Tic como elemento fundamental para la búsqueda de información, han sido: material propio de clase, para la elaboración de murales y trípticos; productos alimenticios, que debido a la peculiaridad de su origen, ya que provenían de diferentes países, algunos se pudieron conseguir en supermercados y comercios especializados de la localidad pero otros tuvieron que encargarse en un mercado de Madrid, y objetos y prendas de vestir típicas que las familias de mis alumnos nos prestaron para la exposición.
Los recursos espaciales fueron el aula de compensatoria y el gimnasio que fue donde se realizó la actividad.
La colaboración de otros profesores así como ofrecimiento de la ayuda y colaboración del equipo directivo, así como de las familias de los alumnos, fueron los recursos personales que más propiciaron la consecución de la actividad.

Desarrollo de la feria

Para la elaboración en clase de los trípticos de cada país los alumnos recopilaron información variada de sus países de origen. A este respecto tengo que aclarar que la mayoría de ellos no conocen su propia historia ni saben de donde vienen sus costumbres, por lo que además de ser una actividad basada en la colaboración les sirvió como enriquecimiento propio.
Para la decoración del espacio donde íbamos a poner en práctica nuestra feria todos colaboraron en la realización de murales con imágenes y dibujos, así como en la distribución y aprovechamiento del espacio.
En la recopilación de objetos personales peculiares de cada uno de los países conseguimos trajes típicos chinos y ropa típica árabe, masculina y femenina, con los que los alumnos pudieron hacerse fotos; menaje variado chino y de Marruecos; una copia enmarcada de una página del Corán; juguetes y ropa de abrigo hechos a mano de zonas salvajes de Sudamérica, como Cochabamba.
Asimismo elaboramos postres, y conseguimos productos típicos como yuca, mango, papaya, granadilla, fruta de la pasión, dátiles, higos, (éstos dos últimos fueron muy difícil de conseguir debido su origen en Tánger por lo que nos los mandaron de una lonja de Madrid), aguacates, lima ,cus-cus, postres típicos de Marruecos (que elaboraron las madres)  que se degustan tomando té, entre otros.
Una vez preparado el gimnasio con cada uno de los stands, así como la sección de objetos típicos y la de gastronomía, el resto del alumnado del centro iba visitando la feria por cursos, participando de todas las actividades que había y recibiendo la información que sus compañeros habían preparado para ellos. Aademás recibieron un recuerdo de la feria que consistía en un separador con el logotipo de la feria por delante y un calendario por detrás.

Resultados y conclusiones

La actividad resultó muy gratificante. Todos los alumnos del programa se sintieron muy satisfechos de su trabajo, les gustó mucho eso de ser “protagonistas”, así como de la buena acogida por parte de sus compañeros del centro, que participaron con gran curiosidad en ella. La degustación de los productos típicos fue quizás la sección que más interés causó. Los alumnos pudieron descubrir infinidad de productos que no tenían ni idea de su existencia.
La relación entre los mismos alumnos del programa de Compensatoria se afianzó todavía más, al igual que con sus familias, y eran ellos mismos quienes me pedían realizar más actividades similares.
Agradecer además la colaboración del equipo directivo así como de determinados departamentos, como el de Plástica, ya que sin su ayuda no podríamos haber realizado la experiencia.
A nivel personal y como docente me siento muy orgullosa del trabajo de mis alumnos, que en todo momento tuvieron un comportamiento ejemplar aún teniendo alguno de ellos problemas de disciplina, así como de haber propiciado y favorecido en ellos la capacidad de colaboración, respeto mutuo y solidaridad.

Carmen Box Marín
Profesora de Pedagogía Terapéutica en Murcia

 

arriba