Una exposición reúne los tesoros del Museo Arqueológico Nacional

Seicento napoletano.  La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando acoge en Madrid la muestra “El Seicento napoletano. Del Naturalismo al Barroco”, una mirada a la edad de oro artística en Nápoles. Sus cincuenta lienzos, seleccionados como los mejores lienzos de la pintura napolitana realizada en el siglo XVII, proceden del Museo Capodimonte y de colecciones privadas de la región y son, a la vez, una perfecta síntesis de las principales corrientes de la gran pintura italiana de la época. Retratos, vanitas, bodegones, paisajes, mitología y tradición conforman este trayecto entre el realismo y el naturalismo hacia el Barroco en que no sólo se dan cita los creadores napolitanos más relevantes, que forman parte ya de la iconografía de la pintura universal como el español afincado en el virreinato, José Ribera, o los italianos Luca Giordano, Gentileschi o Caracciolo, sino otros menos conocidos para el público en general, pero que constituyeron una verdadera legión de maestros de este período, cubriendo con sus encargos buena parte de los gustos de la Corte española, del Virreinato de Nápoles y otras cortes europeas. Hasta el 13 de julio.

 
   

Rodin. El Instituto de Cultura Mapfre Vida muestra por primera vez en Madrid las grandes esculturas de Auguste Rodin, en una exposición que reflexiona acerca de la especial relación que este artista estableció con el cuerpo desnudo. Treinta y tres esculturas: La Edad de Bronce, El beso, Manos de amantes, La Avaricia y la lujuria, Balzac, entre ellas; y una selección de 90 dibujos, a través de los que se analizan las relaciones entre arte, erotismo y desnudez, integran esta mirada de ambición antológica al quehacer de Rodin, el escultor que marca la transición entre los grandes talleres clásicos y las vanguardias históricas. Hasta el 6 de julio.

 
   

Guerra de la Independencia. La Fundación Lázaro Galdiano rememora en Madrid las realidades íntimas y directas de las experiencias de la Guerra de la Independencia, a través de las impresiones de personas que tuvieron activa presencia en ella. Con relatos y testimonios que se muestran junto a más de medio centenar de piezas entre manuscritos, medallas, pinturas, estampas, armas, abanicos, joyas, libros, cartas...la exposición se estructura en torno a dos manuscritos inéditos conservados por la Fundación Lázaro Galdiano y que salen ahora a la luz por primera vez: el diario del ingeniero militar José María Román, donde describe su peripecia como defensor de Zaragoza en 1808 y su vida como prisionero de los franceses en España y Francia hasta 1814; y el texto de recuerdos de Ceferino Araujo, una fuente espléndida de datos sobre esa época de tránsito del siglo XVIII al XIX y el devenir de los acontecimientos que se sucedieron en los albores de la España contemporánea. Hasta el 14 de julio.

 
   

Arte y arquitectura. El Institut Valencia d’Art Modern  presenta la exposición Construir, habitar, pensar. Perspectivas del arte y la arquitectura contemporánea, una aproximación a las relaciones entre arte contemporáneo y arquitectura, siguiendo algunas de las tesis de la célebre intervención homónima de Martín Heidegger. A través de un conjunto de 79 piezas: 42 obras de artistas españoles e iberoamericanos contemporáneos (maquetas, fotografías, instalaciones, video-proyecciones) y 37 proyectos urbanísticos realizados por estudios de arquitectura de ambos continentes, se ejemplifica el complejo y fértil diálogo establecido entre estas dos disciplinas. Hasta el 6 de julio.

 
   

Vanguardias y arte. La Fundación Suñol (Barcelona) presenta en “1970-2001” la segunda parte de su colección, en la que se recogen obras del arte conceptual, minimal y de arte povera, movimientos vanguardistas que cerraron un ciclo que se caracterizó por una carga de fuerte radicalidad en sus planteamientos, contrastando drásticamente con actitudes posteriores. Centrada principalmente en los años 80 y 90, con más de 100 obras, muchas de ellas nunca expuestas, esta exposición, es una síntesis de una época creativa que se caracterizó por la irrupción en la escena del arte, de unos movimientos llamados transvanguardia italiana, neoexpresionismo alemán, bad painting y la nueva escultura británica. Hasta final del 2008.

 
   

Margarita Xirgu. El Teatro Español es sede en Madrid estos días de la muestra organizada por el Festival de Teatro de Mérida sobre Margarita Xirgu, la primera actriz que actuó en el Festival, hace ahora setenta y cinco años. Fotografías, escenografías, programas de mano, caricaturas, vestuario y otros elementos teatrales, sobre todo del período en el que la compañía Xirgu-Borrás, dirigida por Cipriano de Rivas Cherif, fue concesionaria del Español, se distribuyen en dos grandes apartados: Xirgu 33, donde se analiza la representación de Medea en el Teatro Romano de Mérida el 18 de julio de 1933, y Autora de autores, que aborda la especial relación de la actriz catalana con algunos dramaturgos, como Benito Pérez Galdós, Valle-Inclán, Miguel de Unamuno y, sobre todo, Federico García Lorca. Hasta el 10 de junio.      

 
   

Goya y sus contemporáneos. La Fundación Lázaro Galdiano (Madrid) abre al visitante la sala de recibir y el pequeño gabinete anejo, que hasta hace poco tenía los balcones cegados, con el rico conjunto de obras de Goya que posee la institución, en lo que es un acto de conmemoración del gesto que José Lázaro Galdiano tuvo el 18 de abril de 1928, al dedicar una muestra en la Casa de ABC y Blanco y Negro al pintor Francisco de Goya, con motivo del primer centenario de su muerte, y exponer el rico conjunto de obras de su colección de pintura y parte de los tesoros de su rica biblioteca, incluyendo óleos, primeras ediciones de las series grabadas, pruebas de estado únicas, dibujos y cartas autógrafas del maestro junto a obras de sus precursores y sus contemporáneos. El aquelarre, Las brujas, La Magdalena, Retrato de José de la Canal, El matrimonio desigual, Escena de disciplinantes, El entierro de Cristo y La era están entre las piezas firmadas por Goya de un recorrido que también refleja la época con lienzos de Paret y Alcázar y Agustín Esteve, Maella o Espinal, o la propia mesa del político Godoy.

Alphonse Mucha. CaixaForum expone, en su sala madrileña, la primera gran muestra española sobre este creador y divulgador del estilo Art Nouveau, pionero en la aplicación del arte a la publicidad y uno de los padres del diseño gráfico moderno. Sus carteles y pinturas causaron admiración en París y contaron con imitadores en todo el mundo, que intentaban reproducir sus elaboradas composiciones, de elementos teatrales y alegóricos, inmersas en una ambientación misteriosa cercana a la poética simbolista. Todas las facetas del artista son recogidas en este conjunto de 200 obras distribuidas a partir de cuatro grandes temas fundamentales -teatro, belleza, misterio y modernidad- y que también refleja otros  aspectos particulares que permiten comprender mejor el alcance de su obra: la metrópolis como escenario; la fotografía como medio y como arte; la epopeya eslava, una visión, y la difusión del «estilo Mucha», para el que se toma como ejemplo el modernismo en Madrid y Barcelona.
Hasta el 31 de agosto.

Blanca y radiante. El Museo del Patrimonio Municipal de Málaga rememora en una muestra los usos y costumbres que, hasta muy adentrado el Siglo XX, la mujer española cultivó para llegar a cumplir el casi único destino posible, el ser casada: objetos de seducción, como el abanico –del cual se describe sus más afamados mensajes al cortejante-, el carnet de baile o el pañuelo; escenas de cortejo recogidas en lienzos; figurines de moda y revistas dedicadas al mundo de la boda; una completa indumentaria de la novia burguesa; el ajuar tipo que siempre aportaba una mujer; imágenes de bodas del siglo XIX; retratos de casadas que supieron alternar en sociedad….recuerdan cuánto de escenografía tienen algunos actos humanos. Hasta el 24 de agosto.

Los Escitas. El Museo Arqueológico Provincial de Alicante acoge en sus salas temporales la exposición Los Escitas. Tesoros de Tuva , producida por el Instituto de Historia de la Cultura Material de San Petersburgo, institución de carácter cultural y científico que dispone de colecciones arqueológicas procedentes de las excavaciones que ha venido realizando en las regiones de Tuva y Jakasia. Con más de 600 piezas, gran parte de ellas realizadas en oro, datadas las más antiguas en el año 4000 a. de C., la muestra resume el conocimiento que actualmente se posee sobre los escitas, un pueblo nómada indoeuropeo que habitó las estepas entre Europa oriental y el Asia Central, y que alcanzó su apogeo entre los siglos VII y III a. de C. Hasta el 14 de septiembre. 

Cine y fotografía. El Centre de Cultura Contemporània de Barcelona muestra en “Mágnum. Diez secuencias” el influjo que el cine ejerce sobre los grandes maestros de la fotografía. Diez autores, entre los que se encuentran Abbas, Gilles Peres, Mark Power, Donovan Wylie y Antoine d’Agata, miembros de distintas edades y sensibilidades de la mítica agencia Mágnum, han realizado trabajos originales que reflejan cómo el cine puede infiltrarse en su labor de captación de la realidad. Sus piezas, fotografías o instalaciones audiovisuales, revelan cómo un realizador cinematográfico, una película o un plano han dejado una huella en su imaginario y en su obra. Hasta el 7 de septiembre.

Goya en tiempos de guerra. El Museo del Prado, coincidiendo con el 200 aniversario del levantamiento popular y el inicio de la guerra de la Independencia, expone la mayor exposición organizada sobre Goya, con cerca de doscientas obras del pintor. Centrada en torno a los dos grandes lienzos del 2 y 3 de mayo de 1808 en Madrid, estudia y presenta la figura del artista en un contexto más amplio al integrar, sin contar obra gráfica, más de 65 pinturas procedentes de otras instituciones y colecciones privadas, como Majas al balcón y retrato de la Marquesa de Montehermoso, ambas de colecciones particulares; Fraile Pedro aporreando a Maragato con la culata de la pistola, del Art Institute de Chicago; el Prendimiento de Cristo, de la Catedral de Toledo o el conjunto de 9 pinturas procedentes de la real Academia de Bellas Artes de San Fernando, que por primera vez se muestra en el contexto de la evolución del pintor. Hasta el 13 de julio.

Monedas africanas. La Sala de Bóvedas de Conde Duque (Madrid) exhibe en la muestra “Forma y valor. Monedas africanas tradicionales”, organizada por la Fundación Banco Santander y la Fundación Alberto Jiménez-Arellano, una espléndida colección de objetos que trascendieron su uso habitual para simbolizar el valor de las cosas. Lingotes, armas, utensilios agrícolas, joyas, instrumentos musicales...más de 230 piezas que, hasta casi 1970, fueron utilizadas en África para realizar pagos, intercambios, donativos y ofrendas son expuestas en esta historia de las monedas antiguas del continente. Hasta el 1 de junio.

Porte-bouquets. El Museu Marès (Barcelona) exhibe en “Porte-bouquets. Joyas insólitas de la colección Kenber” las extraordinarias piezas, a medio camino entre el complemento y la joya, que las mujeres de la burguesía y la realeza usaban como parte de su indumentaria en el siglo XIX. Ciento treinta y una pequeñas filigranas en oro, plata, carey, nácar, perlas, con incrustaciones de piedras preciosas, auténticas obras de arte, que servían para sujetar y mantener frescas las flores con las que las damas europeas enriquecían su indumentaria. Procedentes de la colección Kenber, evocan una moda y unas formas de vida alejadas de la actualidad y que dado su número y variedad, permiten estudiar y contextualizar este complemento femenino. Hasta el 5 de octubre.

Tesoros sumergidos de Egipto. El antiguo Matadero de Legazpi muestra más de 1.500 años de historia de Egipto a través de las obras que el arqueólogo Franck Goddio ha logrado extraer del mar. Con más de quinientas piezas, la exposición abarca los periodos de las últimas dinastías faraónicas, de las épocas Ptolemaica a inicios de la islámica, del 700 a.C. hasta el 800 d.C., y es el fruto de las exploraciones realizadas en los yacimientos de Alejandría, Heraclion y Canopo. Una cabeza del dios Serapis, joyería, monedas de oro, esfinges, cerámicas, un calendario egipcio inscrito, estatuas de hasta seis metros de altura...son parte de esta superproducción expositiva que ya ha recorrido Berlín, Bonn y París con enorme éxito. Hasta el 15 de septiembre.

Peter Blake. El Museo de Bellas Artes de Bilbao expone una retrospectiva sobre uno de los principales representantes del arte pop británico: Peter Blake, coautor en 1967 de la legendaria carátula del disco Sergeant Pepper’s de los Beatles. Más de 50 años de trayectoria son recordadas a través unas 100 obras, entre pinturas, dibujos y granbados, procedentes de museos y colecciones particulares del Reino Unido, Italia, Francia, Alemania o Japón, y que son espejos de la cultura popular contemporánea (boxeadores, actores, músicos, medios de comunicación, publicidad, cómic...) y también de la historia del arte, la tradición británica y su propia biografía. Hasta el 22 de junio.

Rojo aparte. La Fundación Miró (Barcelona) ofrece en la muestra Rojo aparte un amplio panorama del arte chino más reciente a partir de los fondos de la colección más exhaustiva que de él existe en el mundo: la colección formada por el suizo Uli Sigg. Con obras de todos los estilos y de los artistas más importantes que han surgido en China desde la época del realismo Socialista hasta nuestros días, esta colección ha permitido contribuir a un mejor conocimiento de un fenómeno artístico que ha acaparado la atención del mundo del arte en los últimos años. Seis grandes apartados: Mao como trasfondo; Transformación: la nueva China; Historias personales; Nuevas visiones de antiguas tradiciones artísticas; Una especial ironía; y El arte occidental visto desde China, agrupan por temas este conjunto de 80 obras que resumen el presente artístico de una pujante China. Hasta el 25 de mayo.                  

Tapices del Barroco. Las salas temporales del Palacio Real de Madrid exhibe en la muestra Hilos de esplendor: Tapices del Barroco un panorama completo de la producción de tapices de alta calidad en el Barroco, un periodo en el que el tapiz, portátil, suntuoso y monumental, fue el objeto artístico prestigioso e imprescindible en la etiqueta y el ceremonial de las cortes europeas que había sido desde la Edad Media. Procedentes de más de una veintena de colecciones internacionales, los excepcionales paños expuestos pertenecieron en su mayoría a magníficas series creadas para reyes, pontífices y nobles, que actuaron de mecenas para artistas que, como Pedro Pablo Rubens, Simon Vouet, Pietro da Cortona o Charles Le Brun, dedicaron parte principal de su actividad creadora al diseño de tapices, cuyos modelos y cartones se cuentan entre sus creaciones más significativas. Hasta el 1 de junio.        

De lo humano. El Museo Picasso de Málaga ofrece un recorrido por la historia de la fotografía durante las cinco primeras décadas del pasado siglo, a través de las imágenes más significativas que del ser humano han tomado los  mejores fotógrafos de ese periodo. Sesenta y ocho autores, entre los que destacan Cecil Beaton, Brassaï, Claude Cahun, Henri Cartier-Bresson, Alvin Langdon Coburn, André Kertész, El Lissitzky, LászloMoholy-Nagy, Irving Penn, Man Ray, Alexander Rodtchenko, August Sander y Edward Steinchen, así como los españoles Joan Colom, Agustí Centelles, Nicolás de Lecuona y José Ortiz-Echangüe están detrás de las 111 imágenes seleccionadas para reflejar cómo el ser humano se ha conceptuado a sí mismo en el arte de la fotografía. Hasta el 25 de mayo.

El retrato español. El Museo de Santa Cruz de Toledo es la nueva sede en la que se exhibe la gran producción del Museo del Prado, El retrato español: de Goya a Sorolla, que permite al público advertir con nitidez la reflexión de los pintores del siglo XIX sobre la gran tradición del Siglo de Oro, principalmente Velásquez, que supone el hilo conductor más claro del retrato español entre Goya y Sorolla. El conjunto de obras seleccionadas recoge los diferentes estilos: el neoclasicismo, el romanticismo, el realismo, el naturalismo...y cuenta con los principales artistas españoles del siglo, para la mayoría de los cuales el retrato fue un campo de creación privilegiado, como ocurrió en el caso de Vicente López, Federico de Madrazo y su hijo Raimundo de Madrazo, que se dedicaron en su madurez casi exclusivamente a aquel género, también cultivado con asiduidad por Francisco de Goya y Joaquín Sorolla. Hasta el 25 de mayo    

Miradas sobre la guerra. La Biblioteca Nacional se suma a la conmemoración del bicentenario de la Guerra de la Independencia reuniendo en sus salas un conjunto de obras que ilustran las distintas visiones e interpretaciones de los sucesos que conmovieron a España hace dos siglos. Los anhelos, esperanzas y sufrimientos del pueblo, reflejados en 184 obras entre estampas, folletos, libelos, dibujos y grabados, son los protagonistas de esta Miradas sobre la guerra de la independencia, organizada temáticamente a lo largo de ocho capítulos entre 1808 y 1824. La serie de grabados de Goya, Los desastres de la guerra, la mirada más penetrante y aguda que existe sobre el conflicto, es el eje conductor de una muestra en la que, de forma excepcional, se pueden contemplar las pruebas de estado que sobre la serie realizó el propio artista. Hasta el 25 de mayo.      

Jean Tinguely. El IVAM (Valencia) presenta por vez primera en España una exposición monográfica de este escultor suizo, maestro del arte cinético, que exploró las posibilidades que la mecánica puede ofrecer a la creación plástica. Esta revisión de su trayectoria abarca 172 piezas entre esculturas, dibujos, bocetos y documentos cinematográficos, que reflejan el itinerario del artista y permiten examinar no sólo la evolución y calidad de sus creaciones, sino la riqueza de su extensa obra. Hasta el 8 de junio.

Zhù Yì!. La Virreina, Barcelona, muestra bajo el título Zhù Yì!, una palabra del chino mandarín que significa ¡Atención!, la fotografía actual en China a través de las imágenes tomadas por jóvenes artistas que han buscado confrontar los usos de la historia con la realidad de la globalización de hoy en día. La selección de 109 obras de 31 autores, fechadas entre 1994 y 2006, resumen las inquietudes estéticas y sociales de una nación aún desconocida para el resto del mundo. Hasta el 25 de mayo.    

Cosas del Surrealismo. El Museo Guggenheim Bilbao exhibe una muestra coproducida con el Victoria and Albert Museum de Londres donde se examina por primera vez el impacto de este movimiento artístico vanguardista en la arquitectura, el diseño, y las artes decorativas: desde los objetos diseñados por Elsa Schiaparelli, hasta las obras de Meret Oppenheim o el vestuario creado por Giorgio de Chirico para Le Bal; desde las cerámicas y pinturas de Joan Miró o Jean Arp, hasta las esculturas de Alberto Giacometti; sin olvidar las joyas de Alexander Calder o los muebles de Carlo Mollino. Doscientas cincuenta piezas, provenientes de colecciones públicas y privadas de todo el mundo, muchas de ellas nunca antes expuestas en nuestro país, repartidas en cinco secciones temáticas: “El ballet”, “El Surrealismo y el objeto”, “La naturaleza se vuelve extraña”, “La exposición del cuerpo” y “El interior ilusorio”. Hasta el 7 de septiembre.  

arriba