Un recurso educativo adaptado
a la sociedad actual

El IV Encuentro Nacional de Orientadores destaca que este servicio debe abarcar a todo el proceso formativo y a toda la comunidad escolar

Hay que adaptar las funciones de la orientación educativa a las necesidades de la sociedad actual, y también a la formación del profesorado, según las conclusiones de un Encuentro en el que han participado medio millar de profesionales de este sector. Todos ellos han coincidido al afirmar que este servicio debe ser un referente de calidad de la enseñanza, y tiene que atender a todos los estudiantes de todos los niveles y, en definitiva, a toda la comunidad escolar.
Los participantes han denunciado la falta de conexión institucionalizada a nivel de orientación entre algunas etapas educativas.

Madrid. G. A.
“La Orientación como recurso educativo y social” ha sido el lema del IV Encuentro Nacional de Orientadores, celebrado recientemente en Burgos con la participación de medio millar de profesionales. Todos ellos han trabajado durante tres apretadas sesiones, en las que se han difundido 52 experiencias de compañeros y se han organizado 3 talleres. También se han elaborado unas conclusiones, en las que se afirma que aunque las medidas sobre atención a la diversidad “cada vez son más y más eficaces”, todavía “falta camino por recorrer” y es “un desafío que corresponde afrontar a toda la comunidad educativa sin excepción.
Los participantes se han mostrado “gratamente” sorprendidos por la acogida que las medidas de orientación y tutoría han tenido en las universidades, pero también han constatado “la falta de conexión institucionalizada que sigue existiendo entre algunas etapas educativas”. También han advertido que “la orientación laboral u orientación para el empleo se encuentra escasamente representada en los encuentros nacionales de orientadores”, y es necesario “impulsar procesos de generación de identidad profesional”. Además, han advertido que “se hace imprescindible mejorar la coordinación entre los servicios sanitarios, sociales y educativos”.

Necesidades

También han debatido sobre las necesidades y preocupaciones de los profesionales de la orientación, y han elaborado algunas propuestas que se concretan en las conclusiones de este Encuentro. En ellas se destaca la necesidad de “adaptar las funciones de los servicios de orientación a las necesidades de la sociedad actual”, adecuar su rol “a la formación y al asesoramiento del profesorado, tanto a nivel individual como colectivo”, y abarcar a toda la comunidad escolar. Además, se insiste en que “el orientador debe ser uno de los principales agentes de cambio” del sistema educativo, que “sigue siendo excesivamente rígido”, y se apuesta por una orientación “a lo largo de toda la vida”, invirtiendo en prevención.
En las conclusiones también se plantean diversas propuestas para mejorar este sector, recordando que la orientación de los servicios especializados debe abarcar todo el proceso formativo y ser un referente de calidad del sistema, haciendo realidad “el derecho de los alumnos a la orientación en todos los tramos y en todas las modalidades de escolarización”. Se reclama un modelo en el que los profesionales “atiendan a todos los estudiantes, con o sin necesidades educativas, asesoren al profesorado y orienten a las familias”, y se apuesta por la creación de un “Servicio de Orientación Educativa, Psicopedagógica y Profesional”, y de “Centros Superiores de Recursos para la Orientación”.

Mejoras

Los orientadores piden “asesoramiento, defensa y protección jurídica” en el desempeño de sus funciones, unas “condiciones laborales que hagan comprometida y eficaz” su labor profesional, y la constitución de “una estructura para mejorar la coordinación” de los servicios educativos con otros del campo de la sanidad y el bienestar social. Quieren igualmente que se generalicen los equipos específicos, que se otorgue “entidad administrativa” a las aulas de estimulación temprana, y que se creen departamentos de orientación en los centros de Educación Especial y en todos donde se imparta Educación Secundaria.
Por último, reclaman “más dedicación horaria para dedicar a los planes de acción tutorial, a los de orientación académica y profesional, a los de atención a la diversidad y a los de mejora de la convivencia”, y que los jefes de los departamentos de orientación sean orientadores. Y proponen que se realicen oposiciones al cuerpo de Profesores de Secundaria en la nueva especialidad de Orientación Escolar, con el requisito imprescindible para los aspirantes de contar con la titulación de Grado de Pedagogía o Psicología y el Master en Psicopedagogía o equivalente. La fase de prácticas debería ser específica para los orientadores. Junto a todo ello, han propuesto diversas medidas concretas para mejorar su formación permanente, su desarrollo profesional y sus condiciones laborales.

 

arriba