El reto de la transferencia de conocimiento
de la Universidad al sector productivo

El MEC presenta un informe sobre la creación de empresas de base tecnológica en el ámbito universitario a partir de la reforma de la LOU

El Secretario de Estado de Universidades e Investigación, Miguel Ángel Quintanilla, presentó en Cotec un informe, bajo el título “La creación de empresas de base tecnológica en el ámbito universitario a partir de la reforma de la LOU”, sobre las nuevas oportunidades en esta área, y señaló que durante el año 2006 se crearon en las universidades españolas 143 spin-off, lo que supone un crecimiento del 62% respecto al año anterior.
Con la reforma de la LOU los investigadores públicos pueden solicitar una excedencia temporal exclusiva para la creación de una empresa de base tecnológica. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
El informe sobre “La creación de empresas de base tecnológica en el ámbito universitario”, elaborado por el Ministerio de Educación y Ciencia con la colaboración de Everis y presentado por el Secretario de Estado de Universidades e Investigación, Miguel Ángel Quintanilla, en la sede de Cotec, el pasado día 1 de abril, destaca que “la reforma de la LOU impulsada por el Gobierno potencia el que los profesores universitarios con capacidad para poner en marcha iniciativas de investigación aplicada puedan crear una empresa sin desvincularse de la actividad académica, e incorpora a España al conjunto de países que han cambiado la legislación para facilitar la transferencia de tecnología de la Universidad al tejido productivo”.
Los datos sobre la actividad de protección de la I+D universitaria muestran un incremento en 2006 del 19% en el total de solicitudes de patentes prioritarias y otros títulos de propiedad nacionales, superando la tendencia de los últimos años.
En el informe se resalta que, ante los retos que afronta la economía y la importancia cada vez mayor de la competitividad en un entorno globalizado, la creación de empresas de base tecnológica desde la Universidad “constituye uno de los mecanismos más eficaces para transferir los resultados de la investigación académica al sector empresarial”. Sin embargo, los investigadores y docentes españoles han tenido que enfrentarse a importantes barreras culturales, financieras y legales en el proceso de consolidación de sus proyectos empresariales.
La recientemente aprobada Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril, por la que se modifica la Ley Orgánica 6/2001, de 21 de diciembre, de Universidades, ha supuesto un paso muy importante en la creación de mecanismos que incentiven la creación de empresas desde el entorno académico. A este respecto, Miguel Ángel Quintanilla destacó, en la presentación del informe, que “con la modificación de la Ley Orgánica de Universidades, podemos afirmar que España ha dado un paso más en la dirección correcta para fortalecer estas dinámicas e impulsar la colaboración e interacción entre los ámbitos académico y productivo”.

Transferencia del conocimiento

El secretario de Estado de Universidades e Investigación resaltó en la presentación del informe que “en plena globalización de la economía, la sociedad se enfrenta a nuevos retos en materia de competitividad, crecimiento económico, generación de bienestar social y sostenibilidad ambiental”, y explicó que “ante estos retos es preciso reconocer la importancia que tiene la transferencia de conocimiento desde el mundo académico al sector productivo, y se hace cada vez más necesario acercar la investigación al conjunto de la sociedad y generar las condiciones necesarias para que de este acercamiento surjan instrumentos eficaces para lograr una verdadera economía basada en el conocimiento”.
“La transferencia del conocimiento desde el ámbito público y académico hacia el tejido social -precisó Quintanilla- y particularmente hacia las estructuras productivas, se convierte en uno de los mecanismos más determinantes para fomentar la productividad del país y con ello impulsar la generación de empleo y la cohesión social”.
Según los últimos datos hechos públicos por la Red de Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación  (Red OTRI), durante 2006 se crearon en las universidades españolas un total de 143 spin-off (término anglosajón que se refiere a un proyecto nacido como extensión de otro anterior), lo que supone un crecimiento del 62% respecto a 2005.
También los datos sobre la actividad de protección de la I+D universitaria muestran un incremento en 2006 del 19% en el total de solicitudes de patentes prioritarias y otros títulos de propiedad nacionales, superando la tendencia de los últimos años.
Por otra parte, a lo largo de 2006 las OTRI recibieron un total de 640 comunicaciones de invención de las que 401 (el 63%) derivaron en solicitudes de patentes nacionales, mientras que en 2005 recibieron 611 comunicaciones de las que se solicitaron el 55%.
Las universidades españolas firmaron en 2006 un total de 192 contratos de licencia para la explotación de patentes, un 81% más que  en el año 2005.

Nuevo escenario

El documento elaborado por el MEC, en el que se describe el nuevo abanico de posibilidades creado por la Ley y se analizan de forma sencilla y esquemática sus modificaciones más significativas, destaca la importancia de la LOU en el proceso de creación de empresas de base tecnológica, revisando las principales etapas necesarias para la creación y consolidación en el mercado de estas empresas y los momentos clave en los que incide la reforma de la LOU, así como a algunos de los modelos de participación del personal universitario en las empresas antes y después de la aprobación de la reforma. El documento concluye destacando algunos factores clave para el éxito de las posibles iniciativas emprendedoras de los investigadores públicos.
Con la reforma de la LOU los investigadores públicos pueden solicitar una excedencia temporal exclusiva para la creación de una empresa de base tecnológica. El límite máximo de excedencia es de cinco años, tiempo durante el cual se reserva el puesto de trabajo y se computa la antigüedad. También pueden los investigadores optar en lugar de por la desvinculación temporal, por compatibilizar su actividad académica con la empresarial, participando en la nueva empresa como administrador o como miembro de algún órgano rector.
A este respecto, Quintanilla explicó que “con esta nueva base legal, se abren grandes posibilidades para los investigadores y para el personal universitario en general, interesados en dar el salto hacia el mundo empresarial sin desvincularse de su actividad académica; mecanismos como la excedencia temporal o la valoración de la gestión de transferencia tecnológica en las evaluaciones de desempeño de su actividad académica son hoy una realidad y una gran oportunidad para nuestros emprendedores universitarios”.
Por otra parte, la reforma de la LOU también actúa sobre la prohibición que pesaba sobre los profesores universitarios de participar con más del 10% en el accionariado de empresas, ya que no será de aplicación este límite siempre que la inversión se realice en una empresa de base tecnológica.
Al eliminarse estos supuestos de participación en los órganos de la empresa de base tecnológica y de accionariado, ya queda automáticamente anulada la incompatibilidad para contratar con la Administración Pública, anteriormente en vigor, lo que supone una ampliación muy importante del mercado para la nueva empresa.
Asimismo, la reforma de la LOU fortalece la transferencia de conocimiento como función y objetivo de la Universidad y refuerza su deber de cooperación con el sector productivo. Más específicamente, incluye la transferencia de conocimiento como criterio relevante para evaluar resultados y méritos de los investigadores públicos e incorpora expresamente el desarrollo tecnológico y la transferencia de conocimiento como actividades sujetas a retribución adicional.

Cotec

En 1990 un grupo de empresarios decidió crear una organización de carácter empresarial con el fin de “contribuir a promover la innovación tecnológica y a incrementar la sensibilidad social por la tecnología”. Ese objetivo, fundamental para la mejora de la competitividad, ha estado presente desde entonces en aquel proyecto, que adoptó la forma jurídica de Fundación en octubre de 1992.
Su origen netamente privado y claramente empresarial, la importancia y el número de instituciones y empresas que se han sumado al proyecto inicial hacen de Cotec en una organización singular y, en cierta manera, única en los países de nuestro entorno.
Para cumplir su misión, Cotec se ha fijado los siguientes objetivos estratégicos de carácter permanente, que guiarán y darán unidad a todas las actividades que emprenda en el futuro: Promoción de la cultura tecnológica y de actitudes innovadoras; análisis de los efectos de la innovación, y presencia institucional.
Las líneas del Plan Estratégico de Cotec 2004-2008 tienen como objetivo principal “contribuir a que el sistema de innovación español asuma entre sus principales misiones, que las empresas incorporen a sus ventajas competitivas la innovación basada en la generación de tecnología propia”.

 

arriba