Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

El Camino del Cid en la pantalla

Un concurso escolar con formato de videojuego aporta componentes lúdicos y didácticos en la celebración del VIII Centenario del Cantar de mío Cid

La idea de realizar un concurso escolar basada en un videojuego nació en el año 2005, cuando el Consorcio Camino del Cid tuvo conocimiento de la empresa Gestionet, especializada en la generación de software educativo y pensó que la creación de un juego basado en el Cantar de mío Cid podría ser un punto de inflexión en las celebraciones previstas para el VIII Centenario del Cantar (mayo de 2007- mayo de 2008).

Nuestro propósito era crear una herramienta para dar a conocer el Cantar de mío Cid entre los escolares, incentivar el trabajo en equipo, y por último dar a conocer el Camino del Cid como itinerario turístico cultural basado en el Cantar.
El juego está basado en el argumento del Cantar de mío Cid y combina elementos de juegos de estrategia, de conocimientos y también interviene el factor suerte a través de una serie de sucesos aleatorios. El juego está compuesto por ocho  misiones distintas.

Cada misión tiene lugar en cada una de las ocho provincias que integran el Camino del Cid (Burgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Valencia y Alicante).
Orientado a un público amplio (usuarios con más de 11 años), “El Camino del Cid” tiene un importante componente formativo, resultando una herramienta de utilidad de cara a que los jóvenes y no tan jóvenes puedan adquirir conocimientos de una forma divertida, al presentarse en un formato que incluye dosis de intriga y personajes tradicionales de la Edad Media.

Mecánica del videojuego

El juego se desarrolla en ocho misiones; estas están basadas en hechos y personajes relevantes del Cantar. En el juego influyen el azar, los conocimientos y la estrategia. Los usuarios avanzan por los caminos medievales utilizando un dado virtual que les marca el avance a través del Camino del Cid. El Cid deberá cumplir cada una de las misiones encomendadas, que consisten por lo general en reclutar una serie de hombres, conseguir una determinada cantidad de dinero, o conquistar una serie concreta de localidades (por ejemplo, Valencia). Para conseguirlo no tendrá necesariamente que conquistar lugares, antes al contrario: el pacto y el cambalache se convertirán en las herramientas favoritas. Los episodios están basados libremente en el Cantar de Mío Cid, y para conseguir el objetivo deseado se sigue la línea argumental de esta obra literaria.
La ruta pasa por todas y cada una de las localidades emblemáticas del Camino. En ellas, el Cid y sus hombres deberán buscar provisiones y cobijo, conquistar ciudades, llegar a pactos con estas y algunos casos colaborar con sus habitantes. Para ello deberán los jugadores deberán contestar correctamente a diversas preguntas. Durante su andadura se encontrarán con bandidos y juglares que les someterán a las más variadas pruebas de conocimiento y habilidad. En caso de superar las pruebas, obtendrán más recursos con los que afrontar futuros retos.
La parte de estrategia se muestra con el uso de los recursos: el dinero, el agua, los alimentos, las fuerzas militares, las armas y los caballos. Todos ellos resultan necesarios para obtener el éxito. Su mala gestión implica el fracaso en la misión. Cuantos más soldados y caballos se posean más agua, alimentos y dinero será necesario para mantener a la mesnada: a veces un gran ejército, mas carente de recursos, es sinónimo de fracaso. Los caballero y las armas se obtienen fácilmente a través de las conquistas, pero el incremento de las fuerzas puede suponer graves problemas de intendencia, por lo que muchos jugadores terminan comprendiendo que a veces la conquista no es la mejor solución (hecho coincidente con la estrategia del Cid). De este modo se quiere poner de relevancia la importancia de los recursos naturales, como el agua, durante la Edad Media. Igualmente, en cada localidad hay un mercado donde los jugadores pueden intercambiar recursos de modo que estos se ajusten a sus necesidades.

La interfaz del juego

Otro de los aspectos más interesantes del juego son las distintas interfaces, donde cobran protagonismo los mapas. Cada mapa se divide en caminos; estos conducen a los objetivos y atraviesan ríos, planicies y montañas, hasta llegar al mar. Para ello se ha buscado una trascripción figurativa de los actuales mapas geográficas por los que discurre el Camino del Cid en la actualidad. Para ello las actuales poblaciones se han transformado en pueblos y aldeas cristianas o musulmanas. También cobran protagonismo los efectos visuales y sonoros, así como la banda sonora.
Las preguntas a responder son de tipo test y se engloban en categorías como: El Cid y el Cantar, Geografía, Historia, Cultura, Actualidad, etc. estas preguntas pueden ser de carácter general o específicas de cada una de las provincias. Igualmente hay dos niveles de dificultad: Caballero o Escudero. Los participantes en el concurso escolar jugaron con el nivel Escudero. Para ello desarrollamos más de 3.000 preguntas de test.
Cada cuestión tiene tres respuestas posibles. Esto permite reducir las distancias entre las personas que cuentan con más conocimientos y las que menos, ya que siempre hay una posibilidad de acertar y continuar jugando. La ubicación de las respuestas correctas varía de manera aleatoria, para evitar que el jugador recuerde la posición de la misma y juegue de manera automática sin prestar atención a los contenidos.
Además de las preguntas, los jugadores deben realizar pruebas de habilidad mental y de conocimientos siempre basados y/o relacionados con los temas citados anteriormente, que permiten aportar importantes dosis de emoción a diferentes momentos del juego.
Requerimientos técnicos del juego: Procesador: Pentium III; memoria RAM: 128 Mb; tarjeta de sonido Sound Blaster o compatible; tarjeta gráfica SVGA y soporte Cd-Rom.

El desarrollo del concurso

Una vez desarrollamos el juego, para lo cual tardamos aproximadamente un año con su configuración visual y sonora actual, nos dispusimos a organizar el Concurso escolar, que afectó a las ocho provincias que integran el Camino del Cid.
El Concurso ha sido destinado a alumnos del ciclo de Secundaria de la ESO. Con este fin repartimos las bases y los juegos entre los colegios afectados (inicialmente se hicieron 10.000 copias del juego, que luego, debido a su demanda, aumentamos a 20.000). Es importante recalcar que el juego, y el concurso, tuviera lugar, contamos con la imprescindible colaboración económica de la Obra Social de Caja Círculo. Esta aportación hizo posible que el Concurso tuviera lugar en sus actuales dimensiones.
La primera fase del Concurso, la fase provincial contó con la participación de 1.700 alumnos. Esta fase provincial tiene la peculiaridad de que se jugó on-line, a través de Internet, es decir: los equipos jugaron desde sus colegios, sin que tuvieran necesidad de desplazarse, ya que sus datos “viajaban” hasta nuestro servidor a través de Internet. Para ello creamos una web, www.concursocaminodelcid.org, y un enlace interno entre el juego y dicha web, de modo que cada vez que un equipo jugaba al Camino del Cid, y tras teclear una clave, la puntuación que obtenía se reflejaba directamente en el ranking de la web, con independencia del lugar físico desde el que estuvieran jugando. Otra de las novedades incorporadas es que la inscripción de los equipos se hizo directa y automáticamente a través de la web.
Los equipos ganadores de la fase provincial accedieron a la fase final, esta sí, de carácter presencial, que tuvo lugar en Zaragoza, en el Palacio de la Diputación Provincial de Zaragoza, el 11 de enero de 2008. Cada uno de los ocho equipos (en total una cincuentena de alumnos) contó con su propio ordenador. Durante cinco horas los ocho equipos compitieron entre sí en una emocionante final que no se decidió hasta los últimos minutos. Los diversos premios que se entregaron (desde videocámaras digitales a lotes de libros, pasando por cámaras digitales o ipods) fueron la “guinda” a una actividad que ha generado un gran eco en los medios de comunicación, administraciones y también en la comunidad escolar.
Como organizadores de esta actividad estamos muy satisfechos de haberla iniciado y no descartamos realizar nuevas ediciones. Desde nuestro punto de vista, el gran acierto ha consistido en pensar siempre en este juego como una herramienta auxiliar, y no como fin en sí mismo. La verdadera labor docente y didáctica es realizada por los profesores, quienes, junto a los alumnos, han sido los verdaderos protagonistas de la actividad, y sin cuyo esfuerzo y sacrificio, este concurso no hubiera sido posible. A todos ellos, nuestro sincero agradecimiento.
Para más información los interesados disponen de las direcciones en Internet: www.caminodelcid.org y www.concursocaminodelcid.org .

 

arriba