La guerra olvidada

El estudio de Max Hastings Némesis. La derrota del Japón, 1944-1945 alumbra el dolor y la destrucción del frente oriental

En el empeño de hacer del hecho más destructivo del Siglo XX una perpetua enseñanza para la concordia internacional; con el especial bagaje de su experiencia directa como corresponsal de guerra y con el habitual rigor con que ha investigado siempre la historia: Max
Hastings ha regresado a la Segunda Guerra Mundial para volcar en Némesis. La derrota del Japón 1944-1945 (Memoria Crítica) el silenciado infierno que Asia vivió.

Madrid. JULIA FERNÁNDEZ
“Tengo la intención de trazar, como hice en Armagedón. La derrota de Alemania 1944-1945, un retrato terrible y lo más amplio posible de la experiencia humana de aquellos hechos, dentro de un marco cronológico; no pretendo revisar, por el contrario, el relato minucioso de las campañas, que ya puede leerse en muchos autores y que, por otro lado, no tendrían cabida en un único volumen. Este libro se centra en cómo y por qué se hizo lo que se hizo, cómo se vivió la experiencia y qué clase de hombres y mujeres llevaron a cabo aquella guerra”. Es la declaración que Max Hastings espeta al lector que va a introducirse en esta voluminosa, vibrante y rigurosa reflexión que, bajo el contundente título de Némesis ha llegado a nuestras librerías.
“Hace veinte años –continúa el autor- Ronald Spector, el magnífico historiador, se declaraba perplejo ante el hecho de que Occidente haya mostrado siempre menos interés en la guerra con Japón que en la contienda con Alemania. La explicación más obvia radica en la mayor lejanía de Japón, tanto geográfica como cultural, a lo que se añade la fascinación –con frecuencia enfermiza- que sentimos por los nazis. En la actualidad, sin embargo, tanto lectores como autores parecen dispuestos a franquear el abismo que nos separa de Asia. Los asuntos asiáticos poseen una enorme importancia en nuestro mundo actual. Comprender su pasado reciente es esencial para entender su presente, sobre todo cuando China se siente insuficientemente desagraviada por los hechos de 1931-1945 y ello supone un tema clave de las relaciones entre Pekín y Tokio”.

30 millones de muertos

Una olvidada Segunda Guerra Mundial, la que se hizo extensiva a una zona más amplia que la del teatro europeo: China, Birmania, India, las Filipinas y un área muy vasta del océano Pacífico; la que tuvo un desarrollo dirigido por una de las constelaciones más extraordinarias de líderes militares y políticos que se haya visto nunca en el mundo: en Japón, el emperador, los generales y los almirantes; Chiang Kai Shek y Mao Zedong; Churchill, Roosevelt, Truman, Stalin; MacArthur y Nimitz; LeMay, Slim, Mountbatten, Stilwell y los hombres que construyeron la bomba; la que vio morir un mínimo de 15 millones de chinos, cinco millones de habitantes del Sudeste Asiático, fundamentalmente en Indochina y las Indias Orientales Holandesas; treinta mil soldados británicos y cuarenta mil estadounidenses; miles de indios, australianos y otros soldados de la Commonwealth, además de los dos millones sesenta y nueve mil muertos japoneses; es la dramática y trascendental epopeya que, en uno de esos esfuerzos documentales que sí hacen avanzar en el conocimiento de la realidad, ha resumido e interpretado este historiador y corresponsal de guerra, que ha cubierto once conflictos bélicos y ha escrito un docena de grandes obras de historia militar contemporánea.

Archivos cerrados

A través de veintidós capítulos Max Hastings sumerge al lector en la historia del “ejército olvidado” de los británicos en Birmania, la invasión soviética de Manchuria, los sufrimientos del pueblo chino, las grandes batallas navales, la brutalidad de los campos de prisioneros y de los barcos de la muerte, la lucha por las Filipinas, la sangrienta conquista de Iwo Jima, la destrucción de las ciudades japonesas incendiadas por los bombardeos con “napalm” o el drama secreto que se desarrolló en torno al palacio imperial de Tokio en los días de la capitulación. Mapas, fotografías, una cronología de la guerra del Japón y, sobre todo, una personalísima forma de imbricar sus deducciones, datos y conclusiones con declaraciones directas de combatientes y testigos logran hacer de estas casi 850 páginas una experiencia singular para el lector que se adentre en ellas.
Editado con extraordinaria acogida en Inglaterra y EEUU, y traducido ya a once idiomas, Némesis. La derrota del Japón 1944-1945 no será publicado en Japón, un país que puso al autor en difíciles situaciones para llevar a cabo su labor de documentación: “Hay un muro sobre la guerra. Han vuelto a cerrar los archivos para que no se pueda investigar sobre ello. No hay voces de intelectuales que se atrevan a tener visiones alejadas de un ancestral concepto del honor y un nacionalismo agresivo cuyo recuerdo sólo debería provocar vergüenza. El pueblo japonés –incluyendo a sus máximos responsables a nivel político, económico y educativo- excusa las acciones de sus padres y abuelos, muchos de los cuales dejaron de lado en sus actos toda humanidad.”

 

arriba