Nueva declaración por una sociedad laica

Los STES-i, CEAPA, el SE e IU vuelven a pedir que la religión salga de la escuela y que no se financie “adoctrinamiento religioso” con dinero público

Los STES-i, la CEAPA y el SE han difundido una nueva declaración a favor de una sociedad laica, y han vuelto a pedir que la religión salga del horario lectivo del los centros docentes. Junto a otras organizaciones de diversa índole, van a pedir al Gobierno que salga de las próximas elecciones la derogación del los actuales acuerdos entre el Estado Español y el Vaticano, y que no se financie con dinero público el “adoctrinamiento religioso” en la escuela.
Las organizaciones que propugnan una sociedad laica quieren una escuela pública “que eduque sin dogmas, ni verdades únicas, absolutas y excluyentes”, y que no separe “en función de las creencias. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. ARIANES
Las organizaciones que impulsan la campaña “Por una sociedad laica, la religión fuera de la escuela” han presentado su octava declaración, en la que han dado a conocer las peticiones que plantean a las formaciones políticas que concurren a las elecciones generales del próximo 9 de marzo, así como al futuro Gobierno y al Parlamento que se constituyan tras dichos comicios. Representantes de organizaciones de la comunidad educativa, como la Confederación de STES-i, la organización laica de padres CEAPA, y el Sindicato de Estudiantes (SE), y de la coalición parlamentaria Izquierda Unida (IU) y de Europa Laica, han vuelto a pedir en rueda de prensa que se deroguen los acuerdos con la iglesia católica, y “que la religión deje de formar parte del horario lectivo, saliendo fuera de la escuela”.
También han recordado que “la sociedad española ha evolucionado y la realidad social es muy diferente a la que existía en 1978, cuando fueron suscritos los acuerdos entre el Estado Español y el Vaticano como adaptación del concordato firmado por la dictadura en 1953”. Y han pedido a los grupos políticos “que representen al conjunto de la ciudadanía, eliminando los privilegios económicos, jurídicos, educativos, simbólicos y sociales de los que disfruta la iglesia católica, por medio de los cuales adoctrina en la escuela y no deja de presionar, con bulos y soflamas, a los poderes públicos y a la sociedad española”.

Apoyo social

Estas organizaciones representan a más de cincuenta instituciones estatales y territoriales, que llevan cinco años trabajando para plantear “cuestiones razonables que apoya la gran mayoría de la sociedad civil”. Y ésta es la octava declaración que redactan para recordar que los actuales acuerdos con el Vaticano “son incompatibles con el espíritu de la Constitución Española”, y con el actual “estado laico y multicultural en el que caben todas las opciones religiosas, y no sólo una”. Y para lamentar igualmente que la LOE promulgada por el PSOE “consolida e intensifica la religión en la escuela, así como el papel de los colegios de ideario confesional católico dentro del sistema educativo”.
Por ello, continúan reivindicando un modelo de enseñanza laica y el fortalecimiento de la escuela de titularidad pública, “como instrumento de una sociedad plural y multicultural donde se respete la libertad de pensamiento y de conciencia de cada persona”. En definitiva, una escuela “que eduque sin dogmas, ni verdades únicas, absolutas y excluyentes; que no separe en función de las creencias, que forme en valores humanistas, científicos y universales; que eduque en la pluralidad, en el respeto a los derechos humanos, a la asunción de la diferencia y la diversidad y en los valores éticos, no sexistas y democráticos”. Y exigen que ninguna simbología religiosa “tenga presencia institucional” en los centros, y que con dinero público no se financie “el adoctrinamiento religioso”.

 

arriba