En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@mec.es

 
     
   

Algo más que formación

La ampliación de los estudios de Magisterio a cuatro años, de acuerdo con las directrices aprobadas pro el Gobierno el pasado mes de diciembre, es una de las mejores noticias que ha dado el mundo de la educación en mucho tiempo. No hay que olvidar que los planes de estudio vigentes son de los años 90 y que algunos requisitos para acceder a la enseñanza en Secundaria, como el Certificado de Aptitud Pedagógica (CAP), datan de 1970. Y ello ha tenido consecuencias muy negativas para la educación, ya que el hecho de que un licenciado sepa mucho de una determinada materia no significa necesariamente que sepa enseñarla. Es muy difícil que un “acercamiento” a la didáctica durante seis meses de duración del CAP alguien salga sabiendo enseñar.
Considero por tanto muy interesante que la carrera para ser profesor aumente el número de cursos y de horas de formación, pero no estará de más que, además de ello, el Estado realice un esfuerzo añadido e incremente los presupuestos destinados a enseñanza, actualmente por debajo de la media europea. Ello permitiría responder a reivindicaciones como la reducción de las ratios profesor/alumno o la presencia de mayor numero de profesores de apoyo en los centros educativos.
Ahora la pelota está en tejado de las Universidades, que deberán llenar de contenidos las formación de los nuevos maestros de infantil y primaria y de los profesores de Secundaria y Bachillerato. De cómo se desarrollen estos contenidos dependerá muy mucho el tipo de educación que reciban las jóvenes generaciones. Eso sí, no todo va a depender en el futuro de profesores mejor formados: si queremos que nuestro alumnos se sitúen en un estadio superior en los próximos informe PISA, habrá que atender otros muchos aspectos, como por ejemplo, que los profesores estén mejor pagados y más reconocidos socialmente, que dispongan de mayor margen de maniobra, que tengan autoridad, que se fomente el trabajo en equipo y la evaluación docente y que los centros educativos dispongan de equipos directivos cada vez más profesionales.

Antonio Ibáñez
Madrid

 
     
   

¿Bachillerato mal diseñado?

Describo uno de los muchos problemas evidentes de la enseñanza media, no relacionado con la falta de recursos sino con la mala organización, y que sigue intacto tras las nuevas leyes educativas.
En Matemáticas de bachillerato hay dos opciones. En una tenemos en el mismo grupo y con el mismo programa al futuro ATS o médico y al futuro estudiante de Ciencias o Ingeniería. En la otra conviven los futuros estudiantes de Económicas y de Historia del Arte. Ya conozco el rollo igualitario sobre objetivos, capacidades, etc, pero el índice de suspensos de las materias del área de Matemáticas en los primeros cursos de Económicas, Ciencias e Ingenierías supera el 90%, entre otras cosas por culpa de un bachillerato mal diseñado.
A eso podemos añadir que no es difícil encontrar en 2º de bachillerato estudiantes que nunca aprobaron Matemáticas: promocionaron en ESO con matemáticas suspensas, y tienen pendientes las de 1º de bachillerato.
Creo que no es exagerado decir que en el bachillerato español nadie recibe una educación matemática adecuada a sus futuros estudios.

Juan Egea Cárceles
Murcia

 
       
arriba