Los jóvenes titulados en FP Superior
presentan la tasa de paro más reducida

El Consejo de la Juventud de España publica el segundo informe del Observatorio Joven de Empleo

Según datos del segundo boletín del Observatorio Joven de Empleo, editado por el Consejo de la Juventud de España y hecho público recientemente, el 88,8% de las personas jóvenes con estudios de Formación Profesional de Grado Superior tiene empleo. Éste es uno de los indicadores más relevantes del informe, en el que se pone de manifiesto la importancia del nivel de estudios en relación con las tasas de paro y actividad.

Madrid.
El Observatorio Joven de Empleo en España es una herramienta puesta en marcha por el Consejo de la Juventud de España que pretende analizar las condiciones de empleo y de trabajo de los jóvenes en nuestro país y por Comunidades Autónomas. Trimestral- mente ofrece datos fijos y un estudio monográfico dedicado a un tema de interés.
El Observatorio tiene como objetivo fundamental ofrecer información esta- dística  detallada en  torno a  las diversas

La tasa de paro entre los jóvenes con titulación
de FP Superior
se sitúa en un 7,35%, un punto menos que la registrada entre titulados universitarios.
(Foto: Rafael Martínez)

dimensiones y factores que, en el contexto de los mercados de trabajo nacional y autonómicos, afectan a la actividad laboral de los jóvenes en España.
La población objeto de estudio de este Observatorio está constituida por jóvenes (varones y mujeres) con edades que oscilan entre los 16 y los 29 años.
En jóvenes con titulación en tramos educativos no obligatorios, según los datos del informe, relativos al segundo trimestre de 2007, la tasa de paro es sensiblemente inferior a la registrada entre jóvenes sin estudios postobligatorios. Así, en jóvenes con titulación en estudios de Formación Profesional Grupo Medio la tasa de paro es del 11,45%; en jóvenes con FP Grupo Superior es del 7,35%, y en jóvenes con estudios universitarios la tasa de paro es del 8,4%. Mientras, las personas con estudios primarios tienen una tasa de paro del 23,85%; las que han cursado estudios de Secundaria alcanzan una tasa de paro del 15,35% y aquéllas que han terminado el Bachillerato presentan una tasa de paro de un 13%.
Si bien no de forma tan notable, el nivel de estudios también establece diferencias en relación a la temporalidad. Por ejemplo, el 56,5% de las personas jóvenes con estudios de FP de Grado Superior tienen un contrato indefinido. Esta cifra se reduce hasta el 33,6% para aquéllas que tienen estudios primarios.
En el informe del Consejo de la Juventud de España se destaca que “resulta doblemente interesante analizar el nivel de estudios y las diferencias entre ambos sexos”. A este respecto se precisa que “la brecha más acusada en relación con la tasa de paro se encuentra en las personas jóvenes con estudios primarios: para los varones es del 17,3% y para las mujeres del 30,4%. Aunque no tan llamativa, en general la tasa de paro de las mujeres jóvenes es casi cinco puntos más alta que la de los hombres, el 15,2% frente al 10,5%”.
Si observamos las condiciones de empleo, las mujeres jóvenes también salen perjudicadas. Las jóvenes, entre 16 y 29 años, siguen cobrando un 16,89% menos que sus compañeros varones de la misma edad. Por último, otro indicador que refleja la doble discriminación que sufren las mujeres jóvenes es que, incluso en el sector público, el 73,3% tiene un contrato temporal, lo que supone casi tres de cada cuatro, frente al 51,5% de los hombres.
El segundo boletín completo del Observatorio Joven de Empleo en España está disponible en la dirección web: www.cje.org .

Reivindicaciones

El Consejo de la Juventud de España (CJE), a la vista de estos datos, reivindica “la puesta en marcha inmediata de políticas que incidan de manera efectiva fundamentalmente en dos aspectos: la no discriminación y el derecho de igualdad y el fomento de la formación cualificada”. Para ello, entre otras medidas, el CJE exige:
- Un mayor gasto en políticas de I+D+I para que la economía española sea cada vez más productiva y cree empleos más estables y de calidad, frente a un modelo productivo basado en la reducción de costes laborales y salariales.
- Superar los déficits de formación y cualificación, mediante un sistema eficaz de formación con los suficientes recursos que permita conectar el mundo laboral con el sistema nacional de cualificaciones, con un papel protagonista de los agentes sociales, incidiendo en la responsabilidad que tiene el empresariado en la formación y cualificación de los trabajadores y trabajadoras.
- Mayor vigilancia por parte de la Administración y responsabilidad del empresariado en materia de salud y seguridad laboral de los trabajadores y trabajadoras jóvenes para acabar con las altas tasas de siniestralidad.
- Las Administraciones Públicas deben garantizar el acceso universal, público y gratuito del conjunto de la ciudadanía a todos los tramos educativos para evitar discriminación por motivos de origen, raza o sexo.
- Proyectar un plan de formación + empleo especialmente adaptado a aquellos colectivos más desfavorecidos.
- Mayor coordinación entre los organismos públicos encargados de ofertar la formación a las personas desempleadas, especialmente en el caso de los y las jóvenes de larga duración, procurando adaptar los planes formativos a la cualificación y a las necesidades del mercado.
- Homegeneizar el sistema nacional de cualificaciones en todo el Estado y homologación de estudios de otros países bajo un control riguroso.
- Adecuar el puesto de trabajo a la titulación, categoría profesional y salario.
- Luchar activamente contra cualquier forma de discriminación.
- Garantizar la igualdad de oportunidades en las promociones y en los puestos de responsabilidad y decisión de las mujeres.
- Garantizar la igualdad de salario para un trabajo de igual valor.
- Garantizar una Oferta de Empleo Público que facilite el acceso a un empleo estable y de calidad y que acabe con la excesiva temporalidad en este sector.

 

arriba