Arte en acción

La exposición “Compromiso y cultura” restituye a Josep Renau a su auténtica dimensión en el arte y la política

Promotor de la obra Guernica; estratega del plan que salvó el tesoro artístico del Prado de las bombas franquistas; artista de expresión social; creador singular; generosa vida que sintetiza sin drama arte, moral y cultura: El gran Josep Renau vuelve a tener lugar en la sociedad española.

Madrid. JULIA FERNÁNDEZ
“Fue uno de los grandes personajes del primer tercio del siglo XX, un artista que utilizó los medios de comunicación de masas para abocarse sobre los grandes problemas sociales: un gran hombre, artista polifacético, muy mal conocido en la España actual” decía en su presentación a la prensa Jaime Brihuegas, el comisario de “Josep Renau (1907-1982). Compromiso y cultura”, la exposición-homenaje organizada por la  Sociedad  Estatal de Conmemoraciones Culturales y la

Universidad de Valencia que, no sólo rememora al artista y al diseñador gráfico sino también a quien con su escritura polemizó sin descanso en momentos claves de la cultura contemporánea y que afrontó responsabilidades políticas en tiempos de crisis con una brillantez excepcional, como recordó también Brihuega: “El pabellón Español de la Exposición Universal de París de 1937 y sus excepcionales contenidos, el salvamento del tesoro artístico español amenazado por los bombardeos sobre Madrid y la creación del Consejo Nacional de la Música y la Orquesta Nacional son tres referentes titánicos del apenas año y medio que permaneció en el cargo de Director General de Bellas Artes”.

Extremo y sutil

Coincidiendo con el reciente centenario de su nacimiento, esta muestra que ahora recala en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid, tras su paso por Valencia, pretende dar a conocer ideológica, intelectual y estéticamente al que fue personaje clave de la Edad de Plata de la Cultura española, símbolo de una época en que fue posible encarnar a la vez, sin drama y en plena actividad, al político, el intelectual comprometido más allá de los meros principios generales, el polemista infatigable y certero, el grafista prolífico, el pintor y cartelista excepcional, el fotomontador implacable e ilusionado muralista.
El legado que así se dibuja en la muestra es el recuerdo del hacer de una esencial forma de vivir la cultura como en la presentación recordó Brihuegas: “Joseph Renau es un referente clave para entender la naturaleza y el comportamiento de la cultura española contemporánea. Lo es desde todos los flancos de su biografía como artista, responsable de política cultural e intelectual atento a todo aquello que desde el presente implica el diseño del porvenir. Y ello hasta el punto de rubricar uno de los polos de la dialéctica encarnizada que se produjo entre las nociones de pureza y compromiso, alentando el devenir de nuestra cultura durante el tramo central del siglo XX”.

Fuerza visual

Obra y vida de Josep Renau, concentradas en un mismo impacto visual que sorprende al visitante con una de las más fuertes y puras expresiones de arte que puedan contemplarse, son recorridas en Compromiso y Cultura con el apoyo de dos centenares y medio de piezas entre cuadros, dibujos, bocetos de murales, fotomontajes, carteles e ilustración gráfica que se distribuyen en cuatro grandes apartados: Tiempos de la República. Entre la formación y el compromiso (1926-1936); España en guerra (1936-1939); Cruzando el océano. El exilio en México (1939-1958) y  Imágenes para atravesar el muro. En la República Democrática Alemana (1958-1982).
Avanzando cronológicamente queda patente cómo Renau sintonizó, sucesivamente, con las propuestas comunicativas de su tiempo: el art déco, el primitivismo telúrico de la poética de Vallecas, la herencia del activismo gráfico del dadaísmo comprometido, así como su continuidad en las sucesivas poéticas visuales del radicalismo político germano y en muchos registros de la sensibilidad neoobjetivista de entreguerras, la vocación colectiva del gran muralismo de los mexicanos, el constructivismo realista de tiempos de la guerra fría... además de su adscripción a la corriente que promulgaba la autonomía lingüística que él manifestó en el diseño publicitario.

Arte en guerra

Filmaciones de carácter documental, audiciones musicales, la proyección en gran formato de imágenes de los murales realizados por el artista en México y Alemania, completan junto al cortometraje Renau: Arte en guerra, dirigido por Joan Dolç y realizado específicamente para la exposición, este completo homenaje situado, por los organizadores, dentro de la reparación y la justicia histórica: “Nadie puede negar hoy, y nadie lo hace, el importante lugar que Renau ocupa en la historia de nuestra cultura visual contemporánea. Pero no se puede abordar a Renau sin anteponer, como una verdadera premisa sine qua non, ese compromiso ideológico, social y explícitamente político que mantuvo a lo largo de toda su vida. De ahí el orden de colocación de los sustantivos que articulan el subtítulo de la presente muestra: “compromiso y cultura”.

 

arriba