En la presente colaboración, que complementa y completa la primera parte publicada en el anterior número de
Comunidad Escolar, su autora aborda la situación actual de un factor tan determinante en el proceso educativo como es el referido a la autonomía pedagógica de los centros, y tras dedicar el primer artículo al proyecto educativo de centro, centra esta segunda parte en el proyecto curricular de etapa y la Programación docente.

La autonomía pedagógica
de los centros (y II)

Clara Isabel Ibars Sainz
Profesora

A definición y la organización del

currículo constituye uno de los elementos centrales del sistema educativo. El título preliminar dedica un capítulo a este asunto, estableciendo sus componentes y la distribución de competencias en su definición y su proceso de desarrollo. Especial interés reviste la inclusión de las competencias básicas entre los componentes del currículo, por cuanto debe permitir caracterizar de manera precisa la formación que deben recibir los estudiantes. Con el fin de asegurar una formación común y garantizar la homologación de los títulos, se encomienda al Gobierno la fijación de los objetivos, competencias básicas, contenidos y criterios de evaluación de los aspectos básicos del currículo, que constituyen las enseñanzas mínimas, y a las administraciones educativas el establecimiento del currículo de las distintas enseñanzas. Además se hace referencia a la posibilidad de establecer currículos mixtos de enseñanzas del sistema educativo español y de otros sistemas educativos, conducentes a los títulos respectivos.
Se considera por tanto necesaria una propuesta curricular común para todo el país, ya que ello permite establecer unos objetivos accesibles para todos los alumnos cualesquiera que sean sus capacidades, asegurando con ello, que con independencia de las diferencias individuales y sociales, puede ser cursado un currículum básicamente similar, relevante, vinculado a la experiencia propia y valiosa para la vida adulta. Un marco común asegura también la progresión, la coherencia y la continuidad en el transcurso de las etapas educativas; y permite por último la movilidad intercentros sin desajustes innecesarios.
A su vez, esta propuesta básica y común, lejos de cualquier intento homogeneizador y unificador, presenta un carácter eminentemente abierto y flexible, para dar cabida a lo que de específico tiene cada realidad educativa, permitiendo tanto el respeto a la pluralidad cultural de nuestro país y como la posibilidad de dar respuesta a la diversidad de capacidades, intereses y motivaciones de los alumnos.
En este mismo sentido el MEC opta por un modelo en el que el diseño curricular se articula en sucesivos niveles de concreción:

Primer nivel: Cada Comunidad Autónoma con competencia educativa, completan, desarrollan y adecuan a su contexto cultural y socioeconómico las prescripciones contenidas en los R.D. de currículo.

Segundo nivel: Los equipos docentes y en el marco del PEC, tomando como referencia las orientaciones pedagógicas de la CCP, concretan y adecuan el currículo al contexto específico elaborando el PCE. Es importante diferenciar entre Proyecto Educativo de Centro (P.E.C) y Proyecto Curricular de Centro. El primero define la identidad del Centro, es un instrumento para la planificación a medio plazo cuyo objetivo es dotar de coherencia y personalidad propia a los Centros, es más amplio e incluye, tanto el P.C.C. como las Finalidades Educativas y el Reglamento de Régimen Interno (R.R.I.)...El P.C.C. constituye el instrumento pedagógico-didáctico que articula a medio y largo plazo el conjunto de actuaciones del equipo docente de un Centro educativo y tiene como finalidad alcanzar las capacidades previstas en los objetivos de cada una de las etapas, en coherencia con las Finalidades Educativas del mismo.  Es un conjunto de decisiones articuladas que permitan concretar los currículos en proyectos de intervención didáctica adecuadas a un contexto específico. Con su elaboración se pretende garantizar la adecuada progresión y coherencia en la enseñanza de los contenidos educativos a lo largo de la escolaridad Su diseño y elaboración es competencia de los equipos docentes siendo coordinados por el Equipo Técnico de Coordinación Pedagógica debiendo ser aprobado por el Claustro de Profesores. El Proyecto Curricular de Centro debe incluir, de manera coordinada los proyectos curriculares de las distintas etapas educativas que se impartan en el mismo.

Tercer nivel: Programación de Aula: Es el conjunto de estrategias y actividades de enseñanza-aprendizaje que cada profesor realiza con su grupo de alumnos. Estos aspectos han de ser recogidos en forma de unidades didácticas ordenadas y secuenciadas para las áreas de cada ciclo y/o nivel educativo (se entiende por Unidad Didáctica una unidad de trabajo escolar relativa a un proceso de enseñanza-aprendizaje articulado y completo). Las programaciones deben estar de acuerdo con el RD o Decreto,  y en consonancia con lo recogido en el Proyecto Curricular de Centro, para ello es necesario planificar y distribuir los contenidos de aprendizaje a lo largo de cada ciclo y temporalizar las actividades de aprendizaje y evaluación correspondientes
En el apartado anterior hemos dado la definición que da La LOE del PEC y especifica que incorporará la concreción de los currículos establecidos por la Administración educativa correspondiéndole a ésta contribuir al desarrollo del currículo favoreciendo la elaboración de modelos abiertos de programación docente y de materiales didácticos que atiendan a las distintas necesidades de los alumnos y del profesorado. Deberá también favorecer la coordinación entre los proyectos educativos de los centros de educación primaria y los de educación secundaria obligatoria con objeto de que la incorporación de los alumnos a la educación secundaria sea gradual y positiva..
El equipo directivo elaborará el proyecto educativo del centro de acuerdo con las directrices establecidas por el Consejo Escolar y las propuestas realizadas por el claustro y los equipos de ciclo. Para el establecimiento de dichas directrices deberá tenerse en cuenta las características del entorno escolar y las necesidades educativas específicas de los alumnos .La responsabilidad de la aprobación y evaluación del mismo corresponde es del Consejo Escolar.

Elementos del proyecto educativo

El proyecto educativo fijará objetivos, prioridades y procedimientos de actuación, e incluirá:
Señas de identidad: Características del entorno social y cultural del centro Finalidades del Centro Los objetivos, valores, prioridades de actuación, es decir la organización general del centro, que se orientará a la consecución de los fines establecidos en el artículo 2 de la LOE y al cumplimiento de los principios establecidos en el artículo 1 de la mencionada ley. Estos son:
a) El pleno desarrollo de la personalidad y de las capacidades de los alumnos.
b) La educación en el respeto de los derechos y libertades fundamentales, en la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres y en la igualdad de trato y no discriminación de las personas con discapacidad.
c) La educación en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia, así como en la prevención de conflictos y la resolución pacífica de los mismos.
d) La educación en la responsabilidad individual y en el mérito y esfuerzo personal.
e) La formación para la paz, el respeto a los derechos humanos, la vida en común, la cohesión social, la cooperación y solidaridad entre los pueblos así como la adquisición de valores que propicien el respeto hacia los seres vivos y el medio ambiente, en particular al valor de los espacios forestales y el desarrollo sostenible.
f) El desarrollo de la capacidad de los alumnos para regular su propio aprendizaje, confiar en sus aptitudes y conocimientos, así como para desarrollar la creatividad, la iniciativa personal y el espíritu emprendedor.
g) La formación en el respeto y reconocimiento de la pluralidad lingüística y cultural de España y de la interculturalidad como un elemento enriquecedor de la sociedad.
h) La adquisición de hábitos intelectuales y técnicas de trabajo, de conocimientos científicos, técnicos, humanísticos, históricos y artísticos, así como el desarrollo de hábitos saludables, el ejercicio físico y el deporte.
i) La capacitación para el ejercicio de actividades profesionales.
j) La capacitación para la comunicación en la lengua oficial y cooficial, si la hubiere, y en una o más lenguas extranjeras.
k) La preparación para el ejercicio de la ciudadanía y para la participación activa en la vida económica, social y cultural, con actitud crítica y responsable y con capacidad de adaptación a las situaciones cambiantes de la sociedad del conocimiento.
Concreción del currículo La adecuación de los objetivos generales de las etapas que se imparten: para Educación Primaria los objetivos aparecen en el RD 1513/07 de diciembre de 2006, para Educación Infantil en el 1630/07 de 29 diciembre y para Educación Secundaria en el 1631/07 de 29 diciembre
Atención a la diversidad: Medidas de atención a la diversidad. Acción Tutorial: Plan de acción Tutorial. Plan de convivencia: Normas de convivencia.

El proyecto curricular de etapa

No debemos olvidar  otro documento de autonomía pedagógica de los centros que es proyecto curricular de etapa ya que los maestros programarán su actividad docente de acuerdo con el currículo y en consonancia con el respectivo PC de su etapa .
Será la comisión de coordinación pedagógica la que supervisará la elaboración, coordinará y se responsabilizará de la redacción del proyecto curricular para cada una de las etapas educativas que se impartan en el centro, de acuerdo con el currículo oficial y los criterios establecidos por el claustro. En el proceso de reflexión y discusión, la comisión de coordinación pedagógica promoverá y garantizará la participación de todos los profesores de la etapa y contará con los apoyos oportunos de la Dirección Provincial.
Los proyectos curriculares de etapa incluirán las directrices y las decisiones generales siguientes:
La adecuación de los objetivos generales de la Etapa al contexto socioeconómico y cultural del centro, y a las características de los alumnos, teniendo en cuenta lo establecido en el proyecto educativo del centro.
La distribución de los objetivos, contenidos y criterios de evaluación de las distintas áreas por ciclos
Las decisiones de carácter general sobre metodología didáctica, los criterios para el agrupamiento de alumnos y para la organización espacial y temporal de las actividades.
Criterios generales sobre evaluación de los aprendizajes y promoción de los alumnos.
Orientaciones para incorporar, a través de las distintas áreas, los contenidos de carácter transversal.
La organización de la orientación educativa y el plan de acción tutorial.
Criterios y procedimientos previstos para realizar las adaptaciones curriculares apropiadas para los alumnos con necesidades educativas especiales.
Materiales y recursos didácticos que se van a utilizar, incluidos los libros para uso de los alumnos.
Criterios para evaluar y, en su caso, revisar los procesos de enseñanza y la práctica docente de los maestros.
La programación de las actividades complementarias y extraescolares.

Programación docente

La tarea de programar, en su sentido más amplio, parte del currículo oficial de cada área o materia y llega hasta la planificación de las actividades que se desarrollan en el aula. A lo largo de este recorrido son muchas las decisiones que tienen que tomar los profesores y profesoras, sea como componentes de un departamento (Programación didáctica) o como responsables de la docencia de distintos grupos dé alumnos- {Programación de aula). Es así como la Programación, adquiere una mayor relevancia, pues la verdadera situación de enseñanza aprendizaje se produce dentro del aula y en la interacción profesor-alumno que en ella ocurre. Tanto es así, que dicha programación ha sido considerada como uno de los factores que favorecen la mejora de la calidad de la enseñanza, tal y como lo específica la LOGSE en el artículo 57 de su Título IV: “Los centros completarán y desarrollarán el currículo de los niveles, etapas, ciclos, grados y modalidades de enseñanza en el marco de su programación didáctica. En la elaboración de tales materiales didácticos se propiciará la superación de todo tipo de estereotipos discriminatorios, subrayándose la de derechos entre los sexos”.
Ese conjunto de decisiones pretende en última instancia, concretar y adaptar el currículo al Alumnado concreto de un grupo, mediante la determinación progresiva  de objetivos, contenidos y criterios de evaluación, y la adecuación de la metodología didáctica y de los procedimientos de evaluación que se van a emplear.
Así pues, en este apartado analizamos el proceso de elaboración de las programaciones desde el punto de vista de la toma  de decisiones que conlleva en sus distintas fases. 
En la Programación didáctica, cada equipo de ciclo  de forma colegiada debe establecer la planificación general de las enseñanzas que tienen asignadas en cada etapa. Para ello ha de partir del currículo de la etapa y de las áreas correspondientes, de las directrices generales que se hayan establecido en los Proyectos cuniculares de etapa y de las orientaciones emanadas de la Comisión de Coordinación Pedagógica.
El conjunto de estas  decisiones debe servir  para asegurar que los alumnos y alumnas adquieran unos aprendizajes comunes y coherentes en cada curso al margen de las peculiaridades del profesor o profesora que les corresponda.
A: su vez, la Programación debe garantizar que la diversidad de capacidades, motivaciones o Intereses  del alumnado quede Suficientemente contemplada a través de los distintos elementos que la integran.
Los elementos de la Programación didáctica son:
-Introducción.
-Objetivos, contenidos y criterios de evaluación para cada ciclo y/o curso.
-La distribución temporal de los contenidos en el ciclo o curso correspondiente metodología didáctica.
-Evaluación: Procedimientos e instrumentos de evaluación del aprendizaje de los alumnos.
-Criterios de calificación que se vayan a aplicar.
-Medidas y actividades de recuperación para los alumnos con asignaturas pendientes, así como las profundizaciones y refuerzos  para lograr dicha recuperación.
-Los materiales y recursos didácticos que se vayan a utilizar, incluyendo los libros de texto para los alumnos.
-Actividades complementarias y extraescolares que se pretenden realizar desde el departamento.
-Medidas de atención a la diversidad.
-Bibliografía.

Implicaciones educativas

Debemos entender la implicación educativa como la repercusión que tiene los contenidos del tema estudiado en la mejora de nuestra práctica docente ya que es obvio que toda práctica tanto pedagógica como en otros campos tiene que tener una buena base teórica que la sustente.
En el caso del tema que acabamos de desarrollar nos aporta un conocimiento del marco legal en el que hemos de basarnos para realizar nuestra labor como docente ya que a través del conocimiento de los principios y las bases fundamentales de las distintas disposiciones legales podemos cumplir los tres son los principios fundamentales que presiden esta Ley:

1.- La exigencia de proporcionar una educación de calidad a todos los ciudadanos de ambos sexos, en todos los niveles del sistema educativo.

2.- La necesidad de que todos los componentes de la comunidad educativa colaboren para conseguir ese objetivo tan ambicioso. La combinación de calidad y equidad que implica el principio anterior exige ineludiblemente la realización de un esfuerzo compartido.

3.- Un compromiso decidido con los objetivos educativos planteados por la Unión Europea para los próximos años. El proceso de construcción europea está llevando a una cierta convergencia de los sistemas de educación y formación, que se ha traducido en el establecimiento de unos objetivos educativos comunes para este inicio del siglo XXI.
Para conseguir que estos principios se conviertan en realidad, hay que actuar en varias direcciones complementarias. En primer lugar, se debe concebir la formación como un proceso permanente, que se desarrolla durante toda la vida. Fomentar el aprendizaje a lo largo de toda la vida implica, ante todo, proporcionar a los jóvenes una educación completa, que abarque los conocimientos y las competencias básicas que resultan necesarias en la sociedad actual, que les permita desarrollar los valores que sustentan la práctica de la ciudadanía democrática, la vida en común y la cohesión social, que estimule en ellos y ellas el deseo de seguir aprendiendo y la capacidad de aprender por sí mismos. Además, supone ofrecer posibilidades a las personas jóvenes y adultas de combinar el estudio y la formación con la actividad laboral o con otras actividades.
Para permitir el tránsito de la formación al trabajo y viceversa, o de éstas a otras actividades, es necesario incrementar la flexibilidad del sistema educativo. Esta flexibilidad del sistema educativo lleva aparejada necesariamente la concesión de un espacio propio de autonomía a los centros docentes. La exigencia que se le plantea de proporcionar una educación de calidad a todo el alumnado, teniendo al mismo tiempo en cuenta la diversidad de sus intereses, características y situaciones personales, obliga a reconocerle una capacidad de decisión que afecta tanto a su organización como a su modo de funcionamiento
La actividad de los centros docentes recae, en última instancia, en nosotros, en el  profesorado que en ellos trabajamos. Conseguir que todos los jóvenes desarrollen al máximo sus capacidades, en un marco de calidad y equidad, convertir los objetivos generales en logros concretos, adaptar el currículo y la acción educativa a las circunstancias específicas en que los centros se desenvuelven, conseguir que los padres y las madres se impliquen en la educación de sus hijos, no es posible sin un profesorado comprometido en su tarea... Este hecho se destaca el la LOE en su título III en el que se desarrolla el protagonismo que debemos tener, sobre todo al prestar una atención prioritaria a nuestra formación inicial y permanente, cuya reforma debe llevarse a cabo en los próximos años, en el contexto del nuevo espacio europeo de educación superior y con el fin de dar respuesta a las necesidades y a las nuevas demandas que recibe el sistema educativo. La formación inicial debe incluir, además de la adecuada preparación científica, una formación pedagógica y didáctica que se completará con la tutoría y asesoramiento a los nuevos profesores por parte de compañeros experimentados. Por otra parte, el título aborda la mejora de las condiciones en que el profesorado realiza su trabajo, así como el reconocimiento, apoyo y valoración social de la función docente, y para poder llevar a cabo este reto es necesario que las Administraciones educativas garanticen la participación de la comunidad educativa en la organización, el gobierno, el funcionamiento y la evaluación de los centros educativos, tal como establece el título V.”Se presta particular atención a la autonomía de los centros docentes, tanto en lo pedagógico, a través de la elaboración de sus proyectos educativos, como en lo que respecta a la gestión económica de los recursos y a la elaboración de sus normas de organización y funcionamiento.” 

Nota. El párrafo donde se hace mención a las características que definen un Proyecto educativo (en la entrega correspondiente al número anterior) ha sido extraído del libro Comprender los centros educativos. Perspectiva micropolítica (Mira Editores, 2006), cuyo autor es José Luis Bernal, profesor de la Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza.

BIBLIOGRAFÍA

-Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio (LODE), que regula el derecho a la educación de todos los españoles.
-Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE).
-Real Decreto 82/1996, de 26 de enero, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de las Escuelas de Educación Infantil y de los Colegios de Educación Primaria
-Real Decreto 83/1996, de 26 de enero, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de los IES de Educación Secundaria.
-Ley Orgánica 9/1995, de 20 de noviembre, de la Participación, la Evaluación y el Gobierno de los Centros Docentes (LOPEG).
-Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación (BOE 24-12-02).
-MEC (2006). Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación. (LOE).
- MEC (2006) Real Decreto 1513/2006, de 7 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas de la Educación Primaria.

 

arriba