La UNESCO pide más ayuda para
la educación en África

El Grupo de alto nivel sobre la Educación Para Todos (EPT) se reúne en Dakar para analizar y evaluar el desarrollo de los objetivos fijados en 2000

El Grupo de alto nivel sobre la Educación Para Todos (EPT) ha mantenido una reunión de tres días en Dakar (Senegal) para impulsar la marcha hacia la realización de los seis objetivos fijados por 164 países en 2000 en esta misma capital africana. El encuentro, al que ha asistido el director general de la UNESCO, Koichiro Matsuura, pretende despertar nuevos compromisos políticos y financieros por parte de la comunidad internacional para hacer realidad los objetivos.
La ayuda a la educación básica de los países de ingresos bajos en 2004 y 2005 (3.100 millones de dólares anuales) se sitúa muy por debajo de la suma de 11.000 millones necesaria para lograr los objetivos de la EPT. (Fotos: Rafael Martínez)

Madrid.
El Presidente de Senegal, Abdoulaye Wade, y el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, presidieron la apertura de la séptima reunión del Grupo de Alto Nivel sobre la Educación para Todos (EPT) que se ha celebrado en Dakar (Senegal). A mitad de camino hacia el 2015, objetivo fijado por la comunidad internacional para lograr la EPT, la reunión de Dakar ha permitido analizar y debatir sobre los distintos medios de acelerar los progresos realizados en este ámbito. Tres jefes de Estado, ministros de Educación de unos quince países y especialistas educativos de más de un centenar de países participaron en la reunión del Grupo de Alto Nivel, encaminada a suscitar nuevos compromisos, políticos y financieros, en favor de los objetivos de la EPT.
Al inaugurar la reunión el presidente de Senegal, Abdoulaye Wade, manifestó su voluntad de hacer de la educación “una prioridad para asegurar la escolarización a todos los niños de su país”. En opinión de Wade, los esfuerzos llevados a cabo en los últimos siete años han hecho posibles unas realizaciones considerables pero queda “aún mucho que hacer para ganar la batalla contra el analfabetismo”.

“Vamos por el buen camino”

Por su parte, Koichiro Matsuura ha instado a los gobernantes, las sociedades civiles y el sector privado a mantener el esfuerzo para realizar el objetivo de EPT. Según sus palabras “la educación debe de ser una prioridad nacional y en este marco una voluntad política sin fallo es algo imprescindible, desde la pequeña infancia y luego a todos los niveles”. Asimismo señaló que “el camino que seguimos es el adecuado, sin embargo los próximos años exigirán más esfuerzos y más creatividad para resolver el caso de los 72 millones de niños no escolarizados y el 20% de adultos sin alfabetizar”, afirmó Matsuura. “África -dijo- es una prioridad para la Unesco y el sistema de las Naciones Unidas en su conjunto” e instó a los gobiernos a invertir en la formación del personal docente y dedicar más atención a la educación básica.
Los participantes prestaron una atención especial a la calidad de la educación, al financiamiento de la educación básica y a la educación integradora, y en la reunión los debates se articularon alrededor de los datos del Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo 2008 “Educación para Todos en 2015: ¿Alcanzaremos la meta?”, presentado recientemente, y sobre los puntos de discusión preparados por el Grupo de Trabajo sobre la EPT que se reunió en París en noviembre de 2007.
Hace ya siete años, en año 2000, 164 gobiernos y organizaciones asociadas del mundo entero contrajeron en común el compromiso de aumentar en proporciones espectaculares, hasta 2015, las posibilidades de educación ofrecidas a los niños, jóvenes y adultos. Los participantes en el Foro Mundial sobre la Educación de Dakar (Senegal) hicieron suya una visión global de la educación, arraigada en los derechos humanos, y reiteraron la importancia que reviste el aprendizaje en todas las etapas de la vida, haciendo hincapié en la necesidad de adoptar medidas especiales para llevar la educación a los grupos sociales más pobres, vulnerables y desfavorecidos.

VI Informe de Seguimiento de la EPT

En el sexto Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo se evalúa en qué medida se ha cumplido ese compromiso. El informe, presentado con motivo de la reunión, destaca los importantes pasos realizados en lo que se refiere a la escolarización de los niños, especialmente de las niñas en los últimos años en Africa subsahariana. Sin embargo, el mismo estudio resalta la mala calidad de la educación, el coste oneroso de la matricula y la persistencia del bajo nivel de alfabetización de los adultos lo que obstaculiza el alcance de los objetivos. Desde 2000, África ha realizado grandes progresos hacia la realización de la escolarización universal en la enseñanza primaria, indica el informe, que fue presentado por Nicholas Burnett, subdirector general de Educación de la UNESCO.
Entre 1999 y 2005, los efectivos han registrado un crecimiento de un 36% aunque algunos países siguen sufriendo enormes retrasos, situación agravada por la disminución de los fondos públicos dedicados a la educación, reza el estudio de la Unesco. Es evidente, se concluyó en la reunión, que se ha producido un “efecto Dakar”. Ese efecto muestra que la unión en torno a una serie de objetivos comunes puede movilizar a los países en la empresa de proporcionar a las personas los medios necesarios para su autonomía. Gracias, en parte, a la supresión de los derechos de escolaridad, hay más niños escolarizados hoy en día que en el año 2000, y este aumento de la escolarización ha sido mucho más acusado en las regiones que más distan de alcanzar los objetivos establecidos en el Foro de Dakar. Muchos gobiernos han adoptado estrategias para poner la educación al alcance de las familias más pobres y fomentar la escolarización de las niñas.
También es cada vez mayor el número de gobiernos que están llevando a cabo evaluaciones nacionales destinadas a calibrar el aprovechamiento escolar de los alumnos, lo cual permite acopiar datos útiles para mejorar la calidad de la educación. Por otra parte, la ayuda externa a la educación básica ha aumentado rápidamente desde el año 2000, pese a que se ha registrado recientemente una tendencia inquietante a su disminución.
No obstante, según precisó el director general de la UNESCO, a medida que los sistemas de educación se van desarrollando, tienen que enfrentarse con problemas más complejos y específicos; deben afrontar el aumento del número de alumnos y la diversidad de la población escolar, tratando de conseguir al mismo tiempo que todos los niños y jóvenes, sea cual sea su medio social de procedencia, puedan tener acceso a una educación de calidad. Asimismo, deben hacer frente a los desafíos de nuestra época: la rápida urbanización, la pandemia del VIH/SIDA y las exigencias de las sociedades del conocimiento. Todo fallo en el cumplimiento de esas obligaciones supone quebrantar el compromiso contraído con la empresa de universalizar la educación básica.

72 millones de niños sin escolarizar

El Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo señala que entre 1999 y 2005, diecisiete países –entre los que figuraban Ghana, Senegal, Malawi, Mauritania y Uganda– vinieron a sumarse a los que ya habían alcanzado anteriormente la paridad entre los sexos en primaria, o sea un número sensiblemente igual de niñas y varones matriculados en ese nivel de enseñanza. En ese mismo periodo lograron la paridad en la enseñanza secundaria diecinueve países, entre los que se contaban Bolivia, Perú y Vietnam. A nivel mundial, en 2005, 63% de los países habían logrado la paridad en la enseñanza primaria y 37% en la secundaria.
La ayuda prestada a la educación básica de los países de ingresos bajos se multiplicó por algo más de dos entre 2000 y 2004, pero en 2005 disminuyó considerablemente. En 2005 los países de ingresos bajos obtuvieron 2.300 millones de dólares para la educación básica, mientras que en 1999 recibieron 1.600 millones.
No obstante, la meta se halla aún distante, a pesar de todos esos progresos alentadores. El Índice de Desarrollo de la Educación para Todos (IDE), que se ha calculado para un total 129 países, muestra que 25 de ellos distan mucho de alcanzar los objetivos de la educación para todos. Dos tercios de esos países rezagados pertenecen a la región del África Subsahariana, pero también figuran entre ellos Bangladesh, India, Nepal, Marruecos, Mauritania y Pakistán.

 

arriba