El sistema educativo español
debe ser más competitivo

En una jornada para analizar los resultados del informe PISA 2006, el MEC anuncia que realizará una evaluación anual de los centros

“España se sitúa en la media de la OCDE, pero debe mejorar sus resultados para resultar competitiva”, ha afirmado Andreas Schleicher, responsable del Informe PISA. Este experto de la OCDE apuesta por la atención individualizada a alumnos con dificultades y la responsabilidad de los centros.
Andreas Schleicher es responsable del Programme for International Student Assessment (PISA). (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El Ministerio de Educación y Ciencia pondrá en marcha un “sistema de evaluación sistemático” de la enseñanza “para contemplar su evolución”, anunció Mercedes Cabrera en el marco de una jornada dedicada al análisis de los resultados del Informe PISA 2006. Para el desarrollo de este seguimiento, este Departamento valora la posibilidad de recabar el apoyo de la OCDE. Esta “herramienta” indicará a los centros las pautas de actuación, precisó la ministra. También reiteró el compromiso de informar anualmente al Congreso de los Diputados de la situación del sistema educativo, como establece la Ley Orgánica de Educación. Los informes PISA no pueden interpretarse “como un ranking, no es una carrera entre países muy distintos con sistemas educativos diferentes”, además reflejan “la incidencia de todos los agentes políticos, sociales e institucionales que intervienen en el proceso educativo”, puntualizó y “sólo implicando al conjunto de sociedad mejoraremos la educación, ya que los alumnos no sólo se educan en los centros, sino también en casa”. No obstante, Mercedes Cabrera subrayó que el Gobierno asume su responsabilidad en la situación del sistema educativo.

Nivel socioeconómico

Para la titular del MEC, España está situada al mismo nivel que los países de nuestro entorno, coincidiendo con la opinión de Andreas Schleicher, responsable del Estudio PISA, quien manifestó que “España ocupa el puesto que se esperaba dado su componente socioeconómico, ligeramente por encima de la media de la OCDE, aunque se pueden mejorar los resultados”. También tuvo palabras de reconocimiento a los esfuerzos realizados, ya que “pocos países en el mundo han tenido el progreso educativo que ha experimentado España en los últimos 20 o 30 años”.
Schleicher, que es jefe de la división de Indicadores y Análisis de la Dirección para la Educación de la OCDE afirmó que los centros españoles no tienen el nivel de responsabilidad de los de aquellos países que obtienen mejores resultados. Este experto asegura que la repetición es un sistema que consume muchos recursos y resulta poco productivo, frente a la ayuda individualizada para los alumnos con dificultades de aprendizaje.
A pesar de que, a juicio del responsable de PISA, “los problemas no se resuelven de la noche a la mañana, hay países que han cambiado en poco tiempo y ellos deben representar el modelo”. “España debe mejorar, no conformarse con estar en la media y realizar un esfuerzo para ser un país competitivo”, reiteró y puso el ejemplo de Corea del Sur que, con una situación socioeconómica similar a la española, ha evolucionado desde los años sesenta para situarse entre los mejores.

Comprensión lectora

Schleicher atribuye los malos resultados de los alumnos españoles en comprensión lectora, “no a que no sepan leer, sino que no saben reflexionar, extrapolar y sacar conclusiones y, desde el punto de vista de las demandas del mercado mundial es una competencia fundamental”.
Por lo que se refiere a la Ley Orgánica de Educación, Schleicher opina que una norma legal no es en sí misma una solución, sino el medio, pero que parece ir en el sentido adecuado y valora especialmente la creación de un sistema de incentivos y apoyos para los centros y el profesorado.
El responsable de PISA explica que los resultados de Finlandia, que sitúan a este país a la cabeza de los participantes en este informe, no es que sean los más altos, sino que todos los colegios tienen buenos resultados. También señala que estos diagnósticos deben retroalimentar el sistema educativo, para mejorar los rendimientos y destacó que países con un cultura de evaluación, como Canadá y Reino Unido, han mejorado la docencia y aumentado el atractivo y prestigio social del profesorado.

 

arriba