El Museo Arqueológico Nacional muestra los enigmas de la civilización etrusca

Josep Guinovart. El Museo de Historia de Cataluña muestra en Barcelona, coincidiendo con la triste desaparición del artista, el trabajo que Joseph Guinovart realizó en cartel, un género capital en su producción creativa. Asociado en su primera época al grupo Dau al Set y, más adelante, fundador del Tahull –junto a Jaume Muxart, Antoni Tàpies y Joan Joseph Tharrats- Guinovart cumplió recientemente 80 años de una intensa actividad, siempre impregnada del el compromiso social y político y ligada a la lucha por la libertad, como esta exposición de sesenta grandes piezas del cartelismo contemporáneo nos recuerda en su recorrido de seis ámbitos-temas: artes plásticas, compromiso social, política, la ciudad de Barcelona, comarcas y entidades culturales y sociales. Hasta el 2 de marzo.

 
   

Centelles. El centro Conde Duque (Madrid) muestra la mayor exposición antológica dedicada a la obra del fotoperiodista Agustí Centelles, creador de una gran parte de la memoria visual de la Guerra Civil española y, muy en concreto, de las vicisitudes del pueblo de Cataluña y sus instituciones durante el conflicto armado. Bajo el título Las vidas de un fotógrafo, 1909-1985, la exposición recoge un gran número de las imágenes que hicieron de Centelles el “Robert Capa catalán” y documenta la historia de cómo logró salvar los negativos en el exilio para evitar las previsibles represalias del ejército franquista sobre los miles de protagonistas de sus fotos. La aproximación global a la figura del fotógrafo y a su obra incluye también la etapa formativa durante los años treinta, el desarrollo del reportaje gráfico en los periódicos de su época, las peripecias del fotoperiodista de la guerra y el exilio, la reconversión forzosa a la fotografía industrial y publicitaria, y su reconocimiento, casi póstumo, como una figura internacional y como referente esencial de las generaciones posteriores de fotoperiodistas catalanes. Hasta el 6 de enero.

 
   

Everstill. El Centro Cultural de la Huerta de San Vicente (Granada) acoge estos meses el proyecto Everstill, organizado por la Fundación Federico García Lorca y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), una acción cultural en homenaje al poeta y dramaturgo García Lorca, en el entorno que le inspiró y que fue su santuario de creación, la que fuera casa de veraneo de la familia desde 1926 hasta el comienzo de la Guerra Civil española. Más de treinta artistas españoles e internacionales, coordinados por Hans Ulrich Obrist, han visitado la casa del poeta y realizado una obra “in situ”: música, pintura, diseño...piezas de un homenaje plural al poeta y a su lugar. Hasta el 30 de enero.

 
   

Galería Buades. El Museo Patio Herreriano (Valladolid) recuerda en una muestra el amplio y acertado registro desarrollado por la madrileña Galería Buades en su actividad de 1973 a 2003. Tres décadas de arte contemporáneo, que fue expuesto por una galería madrileña que, a diferencia de otras galerías que optaran por alguno de los grupos o tendencias, operaba con unos criterios de selección flexibles, lejos de alternativas rígidas y haciendo a la vez justicia a la pluralidad y dispersión que hoy reconocemos como rasgo característico de las vanguardias: la neofiguración madrileña de Luis Gordillo, Carlos Alcolea, Pérez Villalta, Carlos Franco, Manolo Quejido...; la nueva abstracción de Broto, Grau, Tena...; el arte conceptual de Alberto Corazón, Nacho Criado, Navarro Baldeweg...o de escultores extranjeros aunque afincados en Madrid, como Adolfo Schlosser y Eva Lootz, fueron acogidos por la Galería Buades cuando aún estaban empezando las que serían brillantes carreras artísticas. Hasta el 24 de febrero.

 
   

En transición. El Centre de Cultura Contemporània de Barcelona recuerda en sus salas el periodo en que España atravesó de forma oficial el umbral entre la dictadura y la democracia a través de las personas que tuvieron protagonismo en el proceso. Nueve secciones: La huelga; La comisaría; La escuela; Convivencias; El psiquiátrico; La escena musical; Representaciones; El legado democrático y Preguntas a la Transición recorren, tras un espacio introductorio que habla de las contradicciones internas del régimen franquista mediante la reconstrucción de una reunión secreta del Consejo del Movimiento, la situación que vivieron los distintos colectivos sociales durante esta singular etapa política. Hasta el 24 de febrero.

 
   

Juegos de papel. El Museo del Traje (Madrid) saca a la luz algunas de las mejores piezas de recortables con que cuenta su fondo, en una muestra donde destaca la excelente calidad de las láminas de soldados en hilera realizadas en la segunda mitad del siglo XIX y que fueron los primeros recortables que se comercializaron. El recortable volumétrico, con el que se podía construir cualquier medio de transporte, animales o arquitecturas; los teatros de papel; las maquetas y los puzzles; y el recortable estrella, la muñeca de papel que se viste con sus trajes recortados una y otra vez: juegos de extraordinario arraigo popular, que derrochan creativa, que hoy son recuerdos de una sociedad distinta y objetos de culto de coleccionistas. Hasta el 2 de marzo.

 
   

Tipografía y arte. La Biblioteca Nacional recuerda en Madrid cómo el arte y la tipografía han caminado unidos desde la invención de la imprenta en dos recorridos, Arte en la tipografía y Tipografía en el arte, integrados en una sola muestra dirigida por el grafista y teórico catalán Eric Satué, una de las figuras más importantes del diseño español en el último tercio del siglo XX. Cuarenta muestras, seleccionadas de entre los más de 50.000 tipos diseñados hasta hoy desde la invención de la imprenta, representadas por piezas procedentes del fondo de la Biblioteca Nacional, integran la sección El arte en la tipografía, que da paso a la segunda parte, La tipografía en el arte, donde se subraya el interés de los artistas del siglo XX por las letras de imprenta, pintadas en obras magistrales de las que se presentan 40 reproducciones seleccionadas entre las tendencias informalistas que se han sucedido desde el cubismo, firmadas por autores como Jean-Michel Basquiat, George Braque, Chillida o Paul Klee. Hasta el 27 de enero.        

Arte chino. El Instituto Valenciano de Arte Moderno, en colaboración con el Shanghai International Culture Association, muestra en Valencia, a través de 69 obras de quince autores, cómo ha evolucionado el arte pictórico en la China actual: Shen Yong, Jiang Jianzhong, Yu Xiaofu, Chen Yiming, Wang Jieyin, Ding Lipin, Ju Yan, Li Zhaohua, Mou Huan, Jian Baohong, Fu Ming, Son Kexi, Xu Xuechu, Gu Zhongxiang y Huang Azhong, auténtica columna vertebral de la pintura china al óleo, concretan, con diferentes estilos, la actitud de receptividad ante las innovaciones artísticas occidentales y de rechazo al abuso de poder de la autoridad y la tradición. Hasta el 6 de enero.

Miguel Prieto. El Antiguo Convento de la Merced, Ciudad Real, acoge la primera exposición realizada en España sobre Miguel Prieto (1907-1956), una de las figuras más desconocidas de nuestra cultura y, sin embargo, esencial en el diagrama de la literatura y el arte de la primera mitad del Siglo XX español. Organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha, la muestra aborda las múltiples facetas de este pintor y artista militante (sus obras estuvieron junto a las de Picasso, Miró, Alberto Sánchez y Renau en la Exposición Universal de París, celebrada en 1931), tipógrafo, figurinista, ilustrador y escenógrafo, en un recorrido que en sus dos apartados: Miguel Prieto en España (1907-1939) y Miguel Prieto en México (1939-1956), despliegan más de 400 piezas entre óleos, grabados, dibujos, bocetos, manuscritos, cartas, revistas y periódicos. Hasta el 17 de febrero.

El toro mariposa. El Museo del Prado celebra con una muestra la adquisición en 2006 del dibujo de Francisco de Goya El toro mariposa, perteneciente al llamado Álbum G que, junto con el H, fue realizado en Burdeos entre 1824 y 1828, los últimos años de vida del pintor. Rodeado de dibujos y estampas, que ilustran el enorme interés que Goya siempre tuvo por verter su universo creativo en esta modalidad de la expresión artística, El toro mariposa sintetiza algunos aspectos temáticos y formales de la obra de madurez del pintor: los hombres o animales que tratan de volar; las representaciones taurinas, a veces festivas pero casi siempre dramáticas; y las escenas ridículas que incitan a la risa y que van de lo satírico a lo grotesco. Hasta el 3 de febrero.

Napper y Frith. El Museo Nacional de Arte de Catalunya exhibe, en colaboración con el Fondo Fotográfico de la Universidad de Navarra, la muestra Napper y Frith. Un viaje fotográfico por la Iberia del siglo XIX , un recorrido en 120 imágenes de los lugares de la península Ibérica –España, Portugal y Gibraltar- a los que el fotógrafo galés R.P. Napper viajó en el siglo XIX para fotografiarlos por encargo de Francis Frith. La exposición es fruto de un trabajo de investigación realizado sobre la sociedad, Francis Frith & Co, una de las primeras grandes compañías dedicadas a la producción de copias fotográficas en masa, y nunca antes han sido expuestas conjuntamente. Hasta el 10 de febrero.

Existencias. El Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León presenta en Existencias, el tercer proyecto basado en sus fondos, cerca de 200 obras de autores nacionales e internacionales nunca expuestas hasta ahora y 100 instalaciones y videocreaciones de temporadas anteriores,  en un novedoso recorrido por los 4000 metros cuadrados del museo, que pretende instar al espectador a crear su propio discurso expositivo: almacén de arte, síntesis de tendencias y una excusa más para acercarse a esta singular institución cultural de León. Hasta el 6 de enero      

Siglo XIX en el Prado. El Museo del Prado celebra su ampliación exponiendo a la luz pública la que es una de las más excepcionales colecciones de arte español del siglo XIX; su recuperación tras un largo periodo de inaccesibilidad durante el que se ha acometido una profunda revisión de la misma y su total restauración es el gran hito de la temporada artística.  Tres grandes bloques: “Goya y el neoclasicismo” (con algunos de los retratos decimonónicos más emblemáticos de Goya, junto con otras pinturas de los artistas con los que el aragonés convivió de forma natural durante más del primer cuarto de siglo), “La pintura de Historia” (conjunto en el que se incluyen algunas de las pinturas más impresionantes de las colecciones modernas del Museo y en la que se ha forjado algunos de los grandes iconos de la cultura contemporánea española para generaciones enteras) y “Fin de Siglo” (donde tiene cabida desde el realismo exquisito, la pintura cosmopolita y el lenguaje más audaz y moderno de fin de siglo) se reparten las 95 pinturas, 12 esculturas y la selección de dibujos de que consta esta espléndida exposición. Hasta el 20 de abril.

Camille Claudel. La Fundación MAPFRE exhibe en Madrid, y por vez primera en España, la casi totalidad de la producción de la gran escultora de fin de siglo, recordada como la alumna y amante de Rodin. Cerca de un centenar de obras, procedentes de la propia familia de Camille Claudel, de diversas colecciones públicas y privadas y, fundamentalmente, del Musée Rodin de París, reconstruyen la poderosa producción, trágica y delicada, de una artista con una enorme valía aún sin reconocer internacionalmente. La exposición se completa con numerosos documentos y fotografías originales como las apasionadas cartas de amor y reproche entre Camille Claudel y Rodin y algunas concluyentes imágenes del asombroso “caso Claudel”. Hasta el 13 de enero.

España y Sorolla. El Centro Cultural Bancaja de Valencia exhibe, en la exposición “Sorolla. Visión de España”, los catorce paneles de gran tamaño que Sorolla realizó en 1911 por encargo del hispanista norteamericano Milton Huntington. Los lienzos fueron concebidos como decoración de la biblioteca de la Hispanic Society -sociedad constituida a principios del siglo XX para dar a conocer la cultura española en los Estados Unidos- aunque finalmente las obras asumieron el total protagonismo, quedando la sala como un museo permanente de las visiones de España de Joaquín Sorolla. “La fiesta del pan. Castilla”, “Los nazarenos. Sevilla”, “La jota. Aragón”, “El concejo del Roncal. Navarra”, “Los bolos. Guipúzcoa”, “El encierro. Andalucía”, “El baile. Sevilla”, “Los toreros. Sevilla”, “La romería. Galicia”, “El pescado. Cataluña”, “Las grupas. Valencia”, “El mercado. Extremadura”, “El palmeral. Elche” y “La pesca del atún. Ayamonte”, son los títulos de esta colosal obra conjunta, que ocupó los últimos años de la vida activa del pintor y  que constituyen uno de los más importantes conjuntos pictóricos de todo el siglo XX. Hasta el 31 de marzo.

Neoclasicismo francés. El Palacio Real de Madrid evoca en la muestra El gusto a la griega la primera etapa del gran movimiento neoclásico, desarrollado en Francia durante la segunda mitad del siglo XVIII. Con un ideario que rechazaba el estilo rococó y proponía la recuperación de la noble sencillez de la Antigüedad y el uso de un repertorio decorativo que bebía de las fuentes de la arquitectura griega, esta nueva corriente fue inicialmente desarrollada por los escultores y arquitectos y, más adelante, por las artes decorativas y la pintura. Todas estas manifestaciones artísticas están presentes en este recorrido por su historia: 130 piezas, entre pintura, escultura, bronces, orfebrería, relojes, muebles y porcelanas procedentes de los propios fondos del Patrimonio Nacional, del Museo del Louvre y de la Colección Rotschild. Hasta el 6 de enero.

Yves Tanguy.  El Museo Nacional de Arte Contemporáneo de Cataluña, en colaboración con el Musée des Beaux-Arts de Quimper, reúne en Barcelona más de doscientas obras de “el más surrealista de los surrealistas”, el pintor autodidacta francés Yves Tanguy. Se trata de la primera antológica realizada en España y recorre desde sus primeras obras postcubistas y expresionistas de 1924 hasta Multiplicación de los arcos, pintada poco antes de su muerte. Algunas piezas de su obra gráfica: guaches, grabados, “dibujos automáticos” y “cadáveres exquisitos” (juegos surrealistas que Tanguy compartió con amigos suyos como Joan Miró, André Breton o Jacques Prévert), libros y revistas de época ilustradas por el autor, fotografías suyas realizadas por Man Ray o Dora Maar y documentación inédita enriquecen esta completa mirada a un complejísimo autor. Hasta el 13 de enero.

El joven Picasso.  La Fundación Picasso muestra en su Casa Natal en Málaga una selección de 17 obras creadas por el pintor en su etapa de formación, de 1890 a 1901, cuando tenía entre 8 y 19 años de edad. En su mayoría procedentes del Museo Picasso de Barcelona, entre ellas se encuentran una serie de paisajes de los Montes de Málaga, pintadas sobre las tapas de madera de las cajas de puros; figuras de un perro y una paloma recortados sobre papel dibujadas como un juego; recreaciones del escudo de la ciudad o el óleo “El viejo pescador”, pintado en Málaga en 1895 y en el que un Picasso de trece años muestra una enorme maestría. Hasta el 3 de febrero. 

Bajo la bomba. El Macba (Barcelona) muestra a través de su exposición Bajo la bomba. El jazz de la guerra de imágenes transatlántica. 1946-1956 la confrontación que, tras la victoria aliada, vivieron París y Nueva York por ser el gran referente internacional del arte. A través de 400 obras se compara y contrasta el arte producido en Francia y en los EEUU entre 1946 y 1956: los grandes protagonistas de las vanguardias históricas (Picasso, Kandinsky, Leger y Matisse), los triunfadores americanos(Pollock, Motherwell, De Kooning, Rothko y Gorky), los europeos desestimados en la esfera crítica del arte (Henri Michaux, Bram van Velde, Nicolás de Stäel, Pierre Soulages y Hans Hartung) y los que en la actualidad son estudiados (Jean Fautrier, Giuseppe Capogrossi, Jean Paul Riopelle o Steve Wheeler): revisión importante del cómo se construye o se sitúa el poder en el arte. Hasta el 7 de enero.

Tesoros de la Biblioteca. La Biblioteca Nacional exhibe en la muestra `Biblioteca Hispánica´ una selección de manuscritos, dibujos o mapas procedentes de sus fondos bibliográficos, auténticas joyas del patrimonio cultural nacional. Casi 200 piezas en las que están presentes todos los géneros literarios –teatro, novela y poesía-, además de manifestaciones artísticas y científicas, como el dibujo, la música o la cartografía, y en las que se encuentran desde los grandes literatos del Siglo de Oro, las obras filosóficas de los clásicos griegos y los estudios de gran relevancia de la ciencia y la técnica de hace varios siglos. Hasta el 20 de enero.

Poussin y la naturaleza. El Museo de Bellas Artes de Bilbao acoge la primera monográfica española de Nicolas Poussin, el gran paisajista del siglo XVII y uno de los más grandes pintores de la historia francesa. Centrada en el paisaje, organizada cronológicamente y dirigida por el Presidente-Director honorario del Museo del Louvre, Pierre Rosenberg, uno de los mayores especialistas mundiales en la obra de Poussin, la exposición reúne  ochenta obras, entre pinturas y dibujos, que dan cuenta de su evolución estilística y de la transformación que experimentó su visión de la naturaleza. Hasta el 13 de enero.

Pompeya y Herculano. El Centro Conde Duque trae a Madrid la memoria física de las míticas ciudades Herculano y Pompeya antes de su desaparición bajo la lava del Vesubio en el año 79 después de Cristo a través de setenta piezas arqueológicas, originales del Museo Arqueológico de Nápoles, seleccionadas de entre los cientos de miles de objetos rescatados bajo las cenizas y el fango. La muestra está estructurada como una casa romana donde se escenifican a la perfección cómo era la vida cotidiana, los usos y costumbres y los gustos estéticos de los habitantes de estas ciudades italianas: joyas, esculturas, bronces, mármoles, trípodes, muebles, pinturas murales, frescos, etc...y un gran número de material gráfico y audiovisual, como un vídeo de 1945 en el que se ve al volcán en plena erupción como en ese pasado dramático y espectacular. Hasta el 6 de enero.

La abstracción del paisaje. La Fundación Juan March muestra en La abstracción del paisaje. Del romanticismo nórdico al expresionismo abstracto, un conjunto de 124 obras sobre papel de 26 artistas europeos y norteamericanos desde Caspar David Friedrich hasta Mark Rothko, y también de algunos europeos contemporáneos como Amselm Kiefer y Gerhard Richter, que mantienen en su obra una peculiar relación con la herencia romántica, la progresiva transformación del paisaje desde la incipiente espiritualización de sus formas en el romanticismo hasta su disolución total en el expresionismo abstracto americano. Hasta 13 de enero.

Durero y Cranach. El Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid presentan conjuntamente en sus salas madrileñas la muestra Durero y Cranach. Arte y Humanismo en la Alemania del Renacimiento, una recopilación del arte alemán desde finales del siglo XV hasta mediados del XVI. Con las figuras de Durero y Lucas Cranach el Viejo como ejes del recorrido y centrada fundamentalmente en la imagen que el artista tenía de su entorno y el papel que estas imágenes desempeñaron en aspectos como la religión, la política o la guerra, sus más de 230 piezas de pintura, dibujo, estampas, orfebrería, armaduras y otros objetos decorativos, muestran por primera vez en nuestro país la riqueza y variedad del arte del Renacimiento alemán en su conjunto. Hasta el 6 de enero.

Apartheid. El Centre de Cultura Contemporània de Barcelona exhibe en Apartheid. El espejo sudafricano, una aproximación conceptual y visual a las viejas y nuevas formas de prejuicio y discriminación racial a partir de una amplia selección de obra artística original y de material documental. Con un hilo narrativo que se inicia con los orígenes europeos del racismo moderno y pasa por su extensión planetaria durante la guerra colonial, para acabar regresando a las regiones del mundo más privilegiadas en la época poscolonial, se muestran obras clave de los artistas sudafricanos más reconocidos internacionalmente –Jane Alexander, David Goldblatt, William Kentridge, Zwelethu...-, pero también de otros muchos de extraordinaria importancia y calidad y sin embargo escasamente conocidos fuera de Sudáfrica: Albert Adams, Peter Clarke, Ernest Cole, Dumile Feni, Billy Mandindi, Ephrain Ngatane, Gerad Sekoto y Durant Sihlali, entre otros. Hasta 13 de enero.  

Últimas obras. El Museo de Arte Contemporáneo de Segovia reflexiona en la muestra Aún aprendo. Últimas obras de Tiziano a Tàpies acerca de los cambios que la vejez –fase  en que se domina la técnica y, a la vez, se ven mermadas las capacidades físicas- imprime en las obras de algunos de los grandes de la pintura. Un conjunto de 80 obras realizadas en su última etapa por 57 grandes artistas españoles y extranjeros como Goya, Picasso, Dalí, Miró, Sorolla, Rembrandt, Kandinsky, de Kooning o Cézanne, entre otros, demuestran cómo al término de sus vidas supieron entregarse aún mejor en su creación. Hasta el 13 de enero.

Los etruscos. El Museo Arqueológico Nacional exhibe en su muestra Los etruscos un completo recorrido por la cultura del pueblo más influyente en el desarrollo de la Península Itálica. Mil años –desde los orígenes de la civilización etrusca, hacia el siglo IX aC., hasta la completa romanización de Etruria- estructurados en cinco apartados: Los orígenes de la civilización etrusca, La sociedad de los príncipes, La sociedad urbana, Helenismo y romanización y la Religión, que recogen alrededor de 350 piezas, todas procedentes de museos estatales de la Toscana, algunas de las cuales –como “Mater Matuta” o el “Frontón de Talamone”- nunca antes habían salido de Italia. Hasta el 6 de enero. 

 

arriba