Una forma de expresión y seducción

El Museo del Traje desarrolla actividades para alumnos de Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato

Además de cubrir el cuerpo, el traje es también un complejo y expresivo lenguaje. El oficio, el contexto histórico y cultural, la procedencia geográfica y social se reflejan en un vestido, además de ser un indiscutible objeto de seducción. El Museo del Traje organiza actividades para alumnos de Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato.
Tras el recorrido por el área didáctica, estos alumnos de Primaria se trasladan al taller para diseñar su traje ideal. (Fotos: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El sastrecillo valiente y La Bella Durmiente son los relatos elegidos para la actividad “Cuentos con mucha tela”, especialmente diseñada para escolares de Educación Infantil, donde se utiliza el recurso del cuento como forma de acercamiento a las colecciones. A partir de una historia conocida, el monitor intenta dirigir la atención de los niños a los objetos expuestos y, mientras, la narración está animada con canciones, exploración de distintos objetos. Para desarrollar el cuento de El sastrecillo valiente, los niños se instalan en la sala dedicada a “El traje regional”, donde los oficios, el cuerpo humano y los sonidos cobran un especial protagonismo. Para concluir, los niños pueden trabajar de forma práctica alguno de los aspectos que han visto en el cuento.
¿Cómo hilaba la Bella Durmiente? Se preguntan los escolares y utilizan la rueca como pieza clave para esta sesión de cuentacuentos, en la que tienen la oportunidad de descubrir los elementos y la técnica de este oficio artesanal.

Primaria

En la etapa de Educación Primaria se apuesta por la experimentación, mediante actividades prácticas que abordan temas generales de la indumentaria aplicables a cualquier periodo histórico, como la relación de la moda con el arte, el folklore y otras manifestaciones culturales o el origen de las fibras textiles.
Dar a conocer los elementos básicos del diseño en cuanto a formas, tejidos y colores, es el objetivo de “Mi Traje.es”. En el transcurso de esta sesión, los alumnos crean el traje ideal para una profesión, situación o actividad. Al finalizar el curso, un jurado elige los diseños ganadores, que serán confeccionados según las instrucciones de sus autores.
Botones, presillas, imanes, corchetes, cremallera y lazos se conjugan en la actividad “Había un botón, ton, ton”. Durante esta visita, los niños descubren que los trajes pueden tener un gran variedad de cierres diferentes y cuál era el sistema más utilizado en cada una de las épocas.

ESO y Bachillerato

Para los niveles de ESO y Bachillerato, el Museo propone el traje como hilo conductor para examinar la colección desde el Arte, la Literatura o la tecnología. Mediante preguntas y ejercicios de deducción y reflexión, los estudiantes elaboran sus hipótesis y conectan los objetos de la colección con sus conocimientos sobre las distintas disciplinas.
Mostrar cómo los acontecimientos históricos no sólo se traducen en cambios económicos y sociales, sino que también repercuten en aspectos de la vida privada de las gentes como son las costumbres y la vestimenta, es la finalidad de “Al hilo de la Historia”. Mientras que “Al hilo de la tecnología” muestra cómo con el paso del tiempo aparecen nuevas fibras y materias tintóreas o se mecanizan los procesos textiles, hasta llegar a los modernos tejidos inteligentes del siglo XXI, que permiten cosas tan sorprendentes como hidratar la piel o controlar el ritmo cardiaco.
Desde los clásicos españoles del Siglo de Oro, pasando por la novela realista, hasta nuestros días, con la sesión “Al hilo de la Literatura”, los jóvenes descubren cómo las obras literarias han ido reflejando los diferentes modos de vestirse a lo largo del tiempo.

Otras actividades

El programa didáctico del Museo del Traje también incluye para este curso visitas autónomas, en las que los profesores pueden solicitar un material didáctico para trabajar en clase y, posteriormente, realizar el recorrido con sus alumnos de forma autónoma.
Sombreros, boinas, monteras, birretes, chisteras, gorras, turbantes, cofias y otras formas de cubrir nuestras cabezas, las familias pueden acudir los fines de semana al Museo del Traje para conocer la evolución histórica de los tocados.
En la programación del museo también tienen cabida los talleres para mayores de 65 años, que realizan una visita centrada en los aspectos tecnológicos de los tejidos y, posteriormente, en un taller experimentan con la técnica de teñido por reserva shibori.
Hasta el próximo mes de febrero, permanecerá abierta al público la exposición “Mujeres de blanco”, una colección de trajes de novia de los siglos XIX, XX y XXI de las prestigiosas firmas Balenciaga, Pertegaz, Pedro Rodríguez y algún significativo ejemplo internacional.
De nuevo, este curso el Museo del Traje convoca el concurso de fotografía “¿Cómo T vistes, cómo T ves?, modos y modas de vestir entre los jóvenes”, en el que pueden participar los alumnos de Educación Secundaria, Bachillerato y Ciclos Formativos de Grado Medio. Las fotos deberán plasmar aspectos que reflejen las relaciones de los jóvenes con la indumentaria. Cada concursante podrá presentar un máximo de tres fotografías digitales que, junto con el boletín de inscripción, se podrá descargar de la página web, en el Departamento de Difusión del Museo del Traje CIPE: museodeltraje@mcu.es Todas las imágenes se proyectarán durante un mes en la pantalla del vestíbulo del Museo. El Jurado concederá tres premios y, también, se otorgará un premio especial del público, elegido según los votos de los visitantes. El plazo de admisión finaliza el próximo 14 de marzo. 

 

arriba