Los alumnos españoles están en
la media de la OCDE en ciencias

Presentados los resultados del Informe Pisa 2006, que muestran
un descenso generalizado en cuanto a comprensión lectora

Los jóvenes españoles de 15 años se desenvuelven positivamente en ciencias y de manera aceptable en matemáticas. Así lo ha expresado la ministra de Educación
y Ciencia, Mercedes Cabrera, en la presentación de los resultados españoles del Informe Internacional de Evaluación PISA 2006 de la OCDE, que también muestra un descenso generalizado en comprensión lectora en todos los países, especialmente significativo en España.
La titular del MEC. Mercedes Cabrera, durante la rueda de prensa.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
“La lectura es nuestra gran asignatura pendiente, y manejarla bien ayuda a sacar mejores resultados en otras materias”, ha afirmado la ministra en la rueda de prensa de presentación de los resultados del Informe PISA 2006, que ha evaluado a 20.000 alumnos españoles, pertenecientes a 686 centros educativos públicos y privados. Los datos del estudio de la OCDE, que se han presentado a nivel mundial, señalan que los alumnos españoles han tenido un rendimiento en ciencias que sitúa a España en la media de los países de la OCDE, compartiendo resultados con otros países desarrollados, en el entorno de los 490 puntos -como la media de la OCDE o Estados Unidos- y muy por encima de la media internacional, situada en 460 puntos.

PISA 2006

Rendimiento en Ciencias

Media

Países

565

Finlandia

560

555

550

545

540

Hong Kong, China

535

Canadá

530

China Taipei, Estonia, Japón, Nueva Zelanda

525

Australia, Países Bajos

520

Liechtenstein, Corea, Castilla y León, La Rioja, Eslovenia

515

Alemania, Reino Unido, Aragón, República Checa

510

Suiza, Navarra, Macao China, Austria, Bélgica, Cantabria, Asturias, Irlanda

505

Galicia, Hungría, Suecia

500

Promedio OCDE, Polonia

495

Dinamarca, Francia, País Vasco, Croacia

490

Cataluña, Total OCDE, Islandia, Letonia, Estados Unidos, Eslovaquia, España, Lituania

485

Noruega, Luxembrugo

480

Rusia

475

Italia, Portugal, Andalucía, Grecia

470

465

460

Total internacional

455

Israel

450

445

440

Chile

435

Serbia, Bulgaria

430

Uruguay

425

Turquía

420

Jordania, Tailandia, Rumania

415

410

Montenegro, México

405

400

395

Indonesia

390

Argentina, Brasil, Colombia

385

Túnez

380

Azerbaiyán

375

370

365

360

355

350

Qatar

345

340

335

330

325

320

Kirguistán

La competencia básica principal de PISA 2006 ha sido ciencias, después de que en 2000 fuera la lectura y en 2003 las matemáticas. En cada uno de estos estudios a la materia principal se le dedica aproximadamente el 55% del tiempo de evaluación. Los resultados se recogen en una escala en la que se hace equivaler a 500 puntos el promedio de las puntuaciones medias de los países de la OCDE. El informe pone de manifiesto que estas puntuaciones no son “calificaciones” como las que otorga habitualmente un profesor a sus alumnos, sino que el promedio de 500 puntos de la OCDE es un número índice “que facilita la comparación entre países”. Cabrera ha advertido del riesgo de querer establecer un ranking entre países con estas puntuaciones. La OCDE también señala que el informe tiene una desviación de 95 puntos, en el que el país con mejores resultados obtiene una puntuación promedio de 563 puntos (Finlandia) y el de peores de 322 (Kirguistán).

Rendimiento medio o alto

De forma más detallada, el 80% de los alumnos españoles ha obtenido en la prueba de ciencias un rendimiento medio o alto -nivel 2 o superior- en relación al resto de países analizados. En la franja del rendimiento bajo se sitúa un 20% de los jóvenes españoles, cuando el total de la OCDE es de un 23%, por lo que nuestros alumnos están en niveles de rendimiento mejores que la media de la OCDE en ciencias.
Según Cabrera, un 75% de los alumnos está en la franja de resultados intermedios y un 5% obtiene resultados excelentes -8% en la OCDE-. La ministra ha puesto de manifiesto que son datos “positivos aunque mejorables”, sobre todo en relación a la franja de los alumnos que han obtenido un rendimiento brillante.
El resultado global en ciencias ha sido en España de 488 puntos –por debajo del Promedio OCDE de 2006- sin diferencias significativas con el Total OCDE (491) y por encima del Total Internacional (461). De acuerdo con el informe, tiene interés la comparación de los resultados de ciencias 2006 con los de matemáticas en 2003 o los de lengua en 2000, pues en los tres casos fueron estas las materias principales. La diferencia entre la media española y el promedio de la OCDE ha sido en ciencias 2006 de 12 puntos, mientras que en matemáticas fue de 15 puntos y en lectura de siete. En otras palabras, los resultados de los alumnos españoles en este último estudio en la competencia de ciencias han sido, comparativamente, ligeramente mejores que los de 2003 en competencias matemática y ligeramente inferiores a los de 2000 en comprensión lectora. Eso sí, en los tres casos, se han situado en el entorno del Promedio OCDE y Total OCDE, en una zona en la que se encuentra la práctica totalidad de países europeos, entre los 525 puntos de los Países Bajos y los 473 de Grecia. También todas las Comunidades Autónomas que han participado en la muestra se sitúan en esta zona. La Rioja y Castilla y León, con resultados muy próximos a los de los Países Bajos, solo superados en Europa por Finlandia y Estonia. Pero también Aragón, Navarra, Cantabria, Asturias y Galicia tienen resultados similares a Alemania, Reino Unido, República Checa, Suiza, Austria, Bélgica o Irlanda.

Evaluación

Hay que señalar que la evaluación del concepto de competencia científica comprende tres dimensiones: conocimiento y conceptos científicos evaluados a través de su empleo en aspectos específicos de la vida real; procesos científicos; y situaciones o contextos en los que se evalúa el conocimiento y los procesos que adoptan la forma de problemas de contenidos científico.
En la agrupación de países según los resultados en ciencias aparece en primer lugar y destacado Finlandia, seguida de Hong Kong y Canadá, con puntuaciones netamente superiores al Promedio OCDE, superior a 530 puntos. En un segundo grupo aparecen un conjunto de países y Comunidad Autónomas españolas con puntuaciones comprendidas entre 530 y 510 puntos. En el tercer grupo se sitúan el resto de países europeos y Comunidades Autónomas, con puntuaciones que oscilan entre los 505 y los 475 puntos, con resultados en torno a los promedios de la OCDE. En el cuatro grupo está Israel y en el quinto, la totalidad de países iberoamericanos, con promedios que oscilan entre los 440 y los 390 puntos.

Matemáticas y lectura

El informe se hace eco de los resultados de los alumnos españoles en las áreas de matemáticas y lectura. Según la OCDE, esta una parte del estudio no se puede comparar con datos de años anteriores por ser una muestra pequeña. En todo caso, el resultado de los alumnos españoles en matemáticas es de 480 puntos, cuando la media internacional es de 454 y el total medio de la OCDE es de 484. “Nuestros alumnos están, en este sentido, dentro de la media de la OCDE”, según la ministra.
El informe PISA 2006 se detiene asimismo en la comprensión lectora y constata que se ha producido un descenso generalizado en todos los países. Retroceso que es también significativo en el caso español, ya que nuestros alumnos de 15 años alcanzaron una puntuación en el Informe PISA 2006 de 461, 15 puntos por encima de la media internacional pero 24 puntos por debajo de la media total de la OCDE, que es de 484, y 31 puntos por debajo del Promedio OCDE. “El informe revela que la lectura es un problema que merece toda la atención”, ha subrayado Cabrera. En su opinión, la mejora de dicha competencia “debería convertirse en un objetivo del conjunto de la sociedad, en el que deben implicarse, además de las autoridades educativas y los educadores, también las familias”.

Estatus social y cultural

Otro aspecto relevante del informe es el Índice de estatus social, económico y cultural (ESEC), donde se pone de manifiesto, el esfuerzo que ha realizado España pese a su histórico retraso, ha destacado la ministra. El ESEC se calcula utilizando diversas variables sobre las que son encuestados los alumnos, entre ellas, el nivel educativo de los padres, el prestigio profesional, el espacio que tienen los jóvenes para estudiar, los libros y otros recursos. Aunque no sea completamente determinante, los sucesivos informes PISA vienen confirmando que el rendimiento educativo de los alumnos está relacionado de manera muy directa con el estatus social, económico y cultural de las familias. Desde esta perspectiva, España se sitúa en este índice en una franja media, entre Polonia y China Taipei, según los expertos debido al retraso que todavía arrastramos en materia de educación. No obstante, los estudiantes españoles han tenido un resultado en las pruebas de PISA 2006 similares a los de los alumnos de Estados Unidos o Islandia, cuyos índices de estatus social, económico y cultural se muestran muy superiores. Es revelador, por ejemplo, que en un 36% de los hogares españoles los estudios más altos de los padres no pasan de ser los secundarios obligatorios, mientras que en la OCDE este dato es del 15%. Entre los alumnos españoles cuyas familias tienen menos formación y los hijos de universitarios hay una diferencia en PISA 2006 de 85 puntos.
Otro dato revelador es que el 7% de los alumnos españoles que viven en hogares donde hay menos de 10 libros consigue una puntuación media de 407 puntos, cifra que se eleva a los 542 puntos en el caso de alumnos en cuyos hogares hay más de 500 libros.

Mayor equidad

Del informe se desprende además que el sistema educativo español es comparativamente uno de los que ofrece mayor equidad a sus alumnos, próxima a la de los países nórdicos. Las diez comunidades autónomas que han ampliado muestra tienen mejores resultados en equidad que la media española y que los promedios OCDE. Por otro lado, según las conclusiones de PISA 2006, si todos los países y regiones participantes en la muestra tuvieran un índice social, económico y cultural similar, España y todas las comunidades autónomas mejorarían su puntuación. España lo haría en 10 puntos, igualando el Promedio OCDE, y situándose a una distancia no significativa de Reino Unido, Alemania o Francia. La más notable mejoría corresponde a Andalucía, cuyo resultado mejoraría en 21 puntos, situándose prácticamente en el Total OCDE y a una distancia no significativa de Suecia, España o el Promedio OCDE y por delante de Dinamarca, Estados Unidos y Noruega.
Por otro lado, los alumnos españoles que no han repetido curso obtienen 528 puntos en ciencia, resultado similar a países con buenos resultados. Si han repetido un curso, el promedio desciende a 439 puntos y si han repetido dos a 386 puntos: es decir, una diferencia entre repetir dos veces o no repetir de 142 puntos. El informe resalta estas diferencias y la ineficacia de la repetición como medida educativa.
Asimismo, en todos los países participantes en PISA 2006 hay una diferencia significativa a favor de aquellos alumnos con una expectativa laboral relacionada con las ciencias. Las puntuaciones en ciencias de los alumnos españoles que esperaban tener un trabajo relacionado con las ciencias y alguno de sus padres tiene una actividad laboral de carácter científico, alcanzan los 554 puntos, solo superada en la escala de países por Finlandia.

Formación docente

Los resultados del informe PISA 2006 confirman el diagnóstico previo y las medidas puestas en marcha por el MEC a través de la Ley Orgánica de Educación (LOE). Uno de los objetivos de dicha norma es la mejora de las competencias en lectura. La LOE y sus desarrollos establecen que todos los días se debe dedicar al menos media hora lectiva a la lectura en Primaria y que también debe haber un tiempo diario de lectura en Secundaria. También contribuirá a mejorar los resultados la atención más individualizada de los alumnos que propugna la Ley.
La titular del MEC también ha hecho hincapié en la importancia del los profesorado para la mejora del sistema educativo y ha expresado su confianza en que la nueva formación del profesorado, -un año más de estudio para los maestros y la realización de un máster para los profesores de secundaria-, contribuyan a mejorar los resultados educativos. Según Cabrera, “queremos a los mejores profesores y a los que mayor vocación tienen, y los nuevos requisitos académicos, tantos los nuevos grados como el máster, nos ayudarán a conseguirlo”.
La ministra ha subrayado asimismo la importancia de la cooperación territorial y ha recordado los Planes de Refuerzo, Orientación y Apoyo (PROA) que se desarrollan en la actualidad en 2.500 centros, así como el nuevo Programa de mejora del éxito escolar que se está negociando con las CC.AA. y que cuenta con un presupuesto de 25 millones de euros en 2007, que ascenderán a 40 con la aportación autonómica. Cabrera también ha recordado los 7.000 millones de euros adicionales para el sistema educativo que establece la memoria económica de la LOE y los 56 millones de euros invertidos por el Ministerio en mejorar las bibliotecas escolares de todas las Comunidades Autónomas. 
La ministra ha hecho un llamamiento a las familias para que fomenten la lectura en casa: “La mejora del sistema educativo no sólo depende de las administraciones educativas sino de la sociedad en su conjunto”.

 

arriba