El Laboratorio Ibérico de Nanotecnología será una referencia mundial
Mercedes Cabrera participa en una Conferencia europea de
Alto Nivel
celebrada en la localidad portuguesa de Braga
El Laboratorio Ibérico de Nanotecnología será una referencia a nivel mundial y un ejemplo de la vertebración del Espacio Europeo de Investigación, según ha afirmado la ministra Mercedes Cabrera durante una Conferencia europea de alto
nivel celebrada en Braga. En su opinión, los avances de la ciencia de lo minúsculo permitirán mejorar el bienestar de los ciudadanos y favorecer el desarrollo sostenible.

Madrid. G. A.
La Presidencia Portuguesa de la Unión Europea ha organizado en la ciudad lusa de Braga una Conferencia de Alto Nivel sobre Nanotecnología”, la ciencia de lo minúsculo en la que se basa la fabricación de componentes microscópicos para la industria, la medicina o las comunicaciones. Entre los asistentes, ha destacado la presencia de los ministros responsables del área de Ciencia en España y Portugal, Mercedes Cabrera y José Mariano Gago, respectivamente, y de los comisarios europeos de Investigación y Ciencia, Jenez Potocnik, y de Telecomunicaciones, Viviane Reding.
Durante el encuentro se ha hablado sobre el futuro Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología que, según la ministra española, supondrá “la puesta en marcha de un centro de referencia en Europa y en el mundo”, y será “un excelente ejemplo de la vertebración del Espacio Europeo de Investigación”. Se ubicará en Braga con un régimen jurídico internacional, que proporcionará “un entorno adecuado para realizar investigación de frontera la partir de la excelencia ya existente en Portugal y España”.
En su opinión, la iniciativa de ambos países constituye “un activo importante” para toda la comunidad investigadora europea, y en el estará abierta a la participación de otros actores. Más de 200 investigadores trabajarán inicialmente en este centro, que estará dirigido por el catedrático de Electromagnetismo de la Universidad de Santiago de Compostela, José Rivas.

Gran potencial. Mercedes Cabrera ha manifestado que “quedan pocas dudas” sobre el potencial de la nanociencia y la nanotecnología para generar innovación, y ha recordado que “en los últimos años se han producido grandes avances en la capacidad del ser humano para manipular átomos y moléculas, con el objeto de crear máquinas, estructuras y materiales con nuevas propiedades”. Dichos avances permitirán introducir tecnologías que, entre otras cosas, “permitirán mejorar la salud y el bienestar de los ciudadanos, y contribuirán a preservar el medio ambiente y a favorecer el desarrollo sostenible”.
Por su parte, el ministro portugués  ha reconocido que Europa llegó tarde al campo de la nanotecnología en relación a los Estados Unidos y Asia, y ha abogado por “políticas decididas” en el seno comunitario. Mariano Gago ha dicho que para avanzar en esta materia hay que facilitar acuerdos entre el sector privado y las entidades públicas, especialmente las universidades, a través de lo que ha calificado como “plataformas integradas”, y se ha mostrado partidario de que la UE atraiga recursos humanos, sin descartar que pueda recibir también flujos financieros de otras partes del mundo “para enfocarlos a esas áreas científicas claves para numerosas industrias”.

Mayor esfuerzo. El comisario Janez Potoenik ha pedido un mayor esfuerzo comunitario en el ámbito de la investigación en nanotecnología y nanociencia, y ha desatacado que el futuro Laboratorio Ibérico es “una buena muestra” de las iniciativas necesarias. Y Viviane Redinag ha reclamado más fondos financieros para proyectos de investigación en estas dos ramas, consideradas la base del futuro de los microchips o de tecnologías destinadas a usarse en fines tan variados como los aviones, las prótesis o los electrodomésticos.
La Comisión Europea ha difundido un documento sobre esta reunión, en el que asegura que la UE es ya el mayor inversor mundial de las investigaciones en esta rama científica, pero también advierte que debe mantener e impulsar esta política, si no quiere perder las oportunidades que ofrece “una actividad tan dinámica y ligada a las últimas tecnologías”. En este sentido, Viviane Reding ha advertido que para garantizar la prosperidad futura, Europa precisa “absolutamente” mantener su “posición fuerte en esta materia”.

 

Aprobada la creación del Instituto Europeo
de Tecnología

Madrid. El Consejo de Ministros de Competitividad (Mercado Interior, Industria e Innovación) de los veintisiete países de la UE ha aprobado la creación del Instituto Europeo de Tecnología (IET), que empezará a funcionar durante la primavera de 2008 y cuyas áreas prioritarias de investigación serán el cambio climático, las energías renovables y las tecnologías de la información y la comunicación. Aunque será durante la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, que se celebrará en diciembre, cuando se determine de qué partidas saldrán los 308,7 millones de euros necesarios para ponerlo en marcha, ya que no están contemplados en las perspectivas financieras comunitarias para el periodo 2007-2013.
Austria y Polonia son, de momento, los dos únicos países que aspiran oficialmente a albergar el IET, pero España también está sopesando presentar una candidatura. Su núcleo central será relativamente pequeño, con un máximo de 60 trabajadores y con un consejo de administración formado por quince personas procedentes del mundo de la empresa, de las universidades y de la investigación. Esa junta de gobierno seleccionará instituciones de educación superior, centros de investigación, empresas y otras organizaciones, para formar redes de excelencia que se denominarán “comunidades de conocimiento e innovación” (CCI).
La creación del IET fue propuesta por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en febrero de 2005, en un intento de emular al Instituto Tecnológico de Massachussets. Su principal pretensión es servir de vínculo entre el mundo universitario, el ámbito científico y las empresas, para evitar que la economía europea deje de perder terreno en materia de innovación frente a los Estados Unidos y Japón.

Proyecto español en la Estación
Espacial Internacional

Madrid. Un proyecto experimental español, bautizado como Laboratorio de Tribología (TRIBOLAB), será lanzado el próximo 6 de diciembre integrado en el módulo del laboratorio Columbus de la Agencia Espacial Europea, a bordo del Transbordador Atlantis que partirá del Centro Kennedy, en Florida (USA), con destino a la Estación Espacial Internacional (ISS). Este proyecto ha sido desarrollado por el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) en colaboración con Tecnalia Aerospace, y viajará en el Atlantics junto a otros ocho programas europeos.
La plataforma TRIBOLAB está constituida por una bancada de experimentos en tribología, una ciencia que se encarga del estudio de la fricción, el desgaste y la lubricación que tiene lugar entre superficies sólidas en movimiento. Y la finalidad de este proyecto será ensayar el comportamiento de nuevos lubricantes sólidos desarrollados para entornos muy agresivos, propios del espacio. Y como las condiciones extremas de microgravedad, oxígeno atómico, vacío, temperaturas y radiación no son directamente reproducibles en la Tierra, la ISS conformará “un entorno único” para la realización de estos estudios.
El TRIBOLAB realizará tres clases de experimentos tribológicos, con los que estudiará la fricción entre dos superficies en condiciones espaciales y el grado de desgaste de los lubricantes que las cubren. Duranatea trews años los datos científicos del experimento se enviarán a la Tierra, donde podrán ser seguidos en tiempo real y descargados varias veces al día, y al final del programa la plataforma podrá ser analizada detalladamente, para comprobar el estado en el que se encuentran los materiales. Todo ello con el fin de estudiar cómo reducir la fricción y el desgaste para lograr movimientos más rápidos y precisos, incrementando así la productividad y minimizando el mantenimiento.

El principal reto de REDIRIS es proporcionar conexiones más rápidas

Madrid. El director de REDIRIS, Tomás de Miguel, ha participado en unas jornadas técnicas celebradas en la localidad asturiana de Mieres, en lasa que han participado 500 expertos en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), y donde ha afirmado que el principal reto de este organismo es proporcionar conexiones más rápidas, que permitan “realizar cosas como controlar un telescopio a distancia y al mismo tiempo garantizar la seguridad”. También ha manifestado que las conexiones más rápidas permitirán “mandar un trabajo a un supercomputador para que haga, por ejemplo, una simulación meteorológica, un análisis del genoma humano o un estudio sobre el origen del universo”.
REDIRIS es la red telemática que sirve de soporte al mundo de la investigación en España, y cuenta con más de 300 instituciones científicas conectadas a la red. También está empezando a desarrollar “toda la tecnología de fusión que debería, en pocos años,  permitir la construcción de un reactor con el que todos los problemas de energía que existen en la actualidad se puedan resolver en gran medida”. Se trata de un trabajo que se debe simular y experimentar en los laboratorios, y para eso “hacen falta muchos investigadores”. Este proyecto se denomina LHC y está liderado por el Organismo Europeo de Investigación Nuclear (CERN) con sede en Ginebra, y están trabajando en él más de 50 centros de todo el mundo coordinados a través de la red”.

España celebra el vigésimo aniversario
de su entrada en el ILL

Madrid. El Institut Laue Langevin (ILL), situado en Grenoble (Francia), es un centro internacional dedicado al área de la ciencia de neutrones, y alberga la fuente de neutrones más intensa del mundo y 40 instrumentos asociados. España celebra ahora el vigésimo aniversario de su entrada en este instituto con el encuentro “Veinte años de colaboración fructífera entre España y el ILL”, al que han asistido, entre otros, el secretario de Estado de Universidades e Investigación, Miguel Ángel Quintanilla, el secretario general de Política Científica y Tecnológica, Francisco Marcellán, y el director del ILL, Richard Wagner.
En la actualidad, este instituto acoge anualmente a 1.200 investigadores de 30 países, que desarrollan 700 experimentos en disciplinas como la física de la materia, química, biología, física nuclear y ciencia de los materiales. España fue el primer socio científico que se sumaba al grupo de los tres países fundadores, Alemania, Francia y Reino Unido.
El primer acuerdo con el ILL, suscrito en 1987, daba derecho al uso de un 1,5% del tiempo de haz de neutrones. Ese porcentaje se ha cuadriplicado en la actualidad, con un 6% de tiempo total. La comunidad de investigadores en ciencias de neutrones en España está formada por 250 personas, una cifra destacada en comparación a la de países de mayor tamaño.
Los experimentos del ILL contribuyen a aplicaciones científicas y tecnológicas diversas, desde el diseño de nuevos materiales para aplicaciones en energía y medioambiente o tecnologías de la información, hasta el entendimiento de procesos biológicos en el nivel celular y molecular que permitirán mejorar la acciòn de nuevos fármacos. Otras de sus aplicaciones tecnológicas contribuirán a desarrollos electrónicos del futuro. El ILL también aporta conocimiento en aspectos teóricos de la ciencia, al albergar pruebas que permiten experimentar los procesos fundamentales que explican el origen del Universo y de la vida.

 
arriba