En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@mec.es

 
     
   

Más deporte en las escuelas

El Parlamento Europeo acaba de dar la voz de alarma. Nuestros escolares –no sólo los españoles, también los del resto de la UE- presentan cada vez mayor obesidad y son más sedentarios. Por ello, la Eurocámara ha aprobado un informe en el que pide que los colegios e institutos de la Unión Europea que impartan obligatoriamente tres horas semanales de gimnasia, con el objetivo de paliar el sobrepeso y la obesidad infantil.
Los diputados europeos han hecho está petición tras comprobarse que en los últimos años se ha reducido el horario dedicado a esta actividad de 121 a 109 minutos semanales, según señala un informe aprobado por los eurodiputados. En el mismo se indica que en España, más del 30% de los niños de entre 7 y 11 años padece esos problemas de peso. El texto aprobado señala que “los niños de hoy están menos en forma que los de las generaciones de los años setenta y ochenta debido a la inactividad física: los niños no comen más, sino que se mueven menos”.
Lo que parece claro es que al sur del Europa existe una tendencia a la gordura que no se da en otras latitudes. Así, en España, Italia, Grecia, Chipre o Malta, uno de cada tres chavales de la citadas edades tiene sobrepeso. Y una cosa es cierta, la creciente obesidad infantil tiene que ver con que las actividades lúdicas y de ocio son mucho más sendentarias ahora que hace unos años. No hay tampoco mucho interés en hacer deporte por parte de los jóvenes, teniendo en cuenta que están los juegos de ordenador y la Play Station. Todo ello se traduce en que la mayoría de los niños y adolescentes consume más calorías de las necesarias y no realiza la actividad física suficiente para quemar ese exceso calórico.
Por eso, uno de los temas en los que debería mayor énfasis la reforma de la enseñanza es en el fomento de la Educación Física y la dedicación de más recursos, profesores y horario al deporte escolar.
Los eurodiputados alertan con esta iniciativa de una “marginación” del deporte en los centros de enseñanza y ponen de relieve que “la Educación Física es la única asignatura que prepara a los niños para un estilo de vida saludable y se centra en su desarrollo físico y mental”.

Francisco Javier Martínez
Madrid

 
     
   

El verdadero debate educativo

Se acercan las elecciones y como es habitual la educación volverá a salir a la palestra a lo largo de los próximos meses. Pero sin duda no será un debate sobre cuestiones de fondo que afectan a la enseñanza, como la inversión presupuestaria, sobre si este u el otro partido contempla en su programa electoral elevar las partidas destinadas a educación con respecto al PIB, si son necesarios más medios y recursos en las aulas, si el profesorado está convenientemente formado o sobre la necesidad de un pacto de Estado por la educación.
Aunque aparezcan en los programas, la mayor parte de estos temas nunca se abordan en las campañas electorales. Al contrario, el único mensaje que reciben los ciudadanos es que, por ejemplo, si nos referimos a los actuales opositores, si acceden al poder, lo primero que harán es derogar la actual ley de Educación, hacer desaparecer de los planes de estudio la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos y dar mayor protagonismo a las clases de Religión. Los dos partidos que han ocupado el poder en los últimos veinticinco años se tiran los trastos a la cabeza con el tema del fracaso escolar en Secundaria y sin embrago las cifras relativas a este asunto no disminuyen, esté quién esté en el Gobierno.
Y ese es el verdadero debate de la educación: analizar las causas de un problema real y poner los medios para solucionarlo, más allá de discusiones ideológicas sobre la escuela. Y hay más temas: la definición de una vez por todas de un Estatuto para el profesorado, una reivindicación ya histórica que no acaba de concretarse y que va a tener que esperar a la próxima legislatura. Otra cuestión eterna es la de la formación de maestros y profesores; esperemos que con la nueva definición de las carreras y la adaptación de la Universidad al espacio Europeo de Educación Superior acabe de concretarse en el marco universitario una auténtica formación para desempeñar la docencia para los futuros profesionales de Primaria y Secundaria.
El verdadero debate de la enseñanza no son las “cuitas” entre unos sectores y otros, sino aquellos temas que tienen que ver con una enseñanza de mayor calidad y con una adecuada situación profesional y laboral de los encargados de formar a las jóvenes generaciones.

Javier Hernández
(Madrid)

 
       
arriba