En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@mec.es

 
     
   

El verdadero debate educativo

Se acercan las elecciones y como es habitual la educación volverá a salir a la palestra a lo largo de los próximos meses. Pero sin duda no será un debate sobre cuestiones de fondo que afectan a la enseñanza, como la inversión presupuestaria, sobre si este u el otro partido contempla en su programa electoral elevar las partidas destinadas a educación con respecto al PIB, si son necesarios más medios y recursos en las aulas, si el profesorado está convenientemente formado o sobre la necesidad de un pacto de Estado por la educación.
Aunque aparezcan en los programas, la mayor parte de estos temas nunca se abordan en las campañas electorales. Al contrario, el único mensaje que reciben los ciudadanos es que, por ejemplo, si nos referimos a los actuales opositores, si acceden al poder, lo primero que harán es derogar la actual ley de Educación, hacer desaparecer de los planes de estudio la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos y dar mayor protagonismo a las clases de Religión. Los dos partidos que han ocupado el poder en los últimos veinticinco años se tiran los trastos a la cabeza con el tema del fracaso escolar en Secundaria y sin embrago las cifras relativas a este asunto no disminuyen, esté quién esté en el Gobierno.
Y ese es el verdadero debate de la educación: analizar las causas de un problema real y poner los medios para solucionarlo, más allá de discusiones ideológicas sobre la escuela. Y hay más temas: la definición de una vez por todas de un Estatuto para el profesorado, una reivindicación ya histórica que no acaba de concretarse y que va a tener que esperar a la próxima legislatura. Otra cuestión eterna es la de la formación de maestros y profesores; esperemos que con la nueva definición de las carreras y la adaptación de la Universidad al espacio Europeo de Educación Superior acabe de concretarse en el marco universitario una auténtica formación para desempeñar la docencia para los futuros profesionales de Primaria y Secundaria.
El verdadero debate de la enseñanza no son las “cuitas” entre unos sectores y otros, sino aquellos temas que tienen que ver con una enseñanza de mayor calidad y con una adecuada situación profesional y laboral de los encargados de formar a las jóvenes generaciones.

Javier Hernández
(Madrid)

 
     
   

Un videojuego saludable

La obesidad infantil se está convirtiendo en una verdadera epidemia. Si hace quince años el 5% de los niños españoles eran obesos, esta proporción alcanza el 16% en la actualidad. En Estados Unidos estos índices aún son más preocupantes, ya que un 20% de la población infantil sufre de obesidad y los médicos advierten que, si este problema comienza en la infancia, tenderá a agravarse en la edad adulta.
Los expertos en nutrición atribuyen este incremento de la obesidad infantil al cambio de hábitos en la alimentación y al sedentarismo, ya que las actividades físicas tradicionales se están cambiando por la televisión y los videojuegos.
Para captar la atención de este sector de la población, una organización norteamericana de salud ha presentado un videojuego por Internet, con el que se pretende que los niños de 9 y 10 años descubran los beneficios del ejercicio físico y de consumir una dieta saludable.
Según los creadores de este producto, los niños pasan demasiado tiempo delante del televisor y los mensajes publicitarios que reciben sobre la comida, la actividad física y los modelos de comportamiento son inadecuados. Este videojuego incluye una función que impide que los usuarios permanezcan más de 20 minutos jugando y otra que no les deja volver a entrar durante 60 minutos.
Además, contiene búsquedas imprimibles que enseñan a los alumnos la importancia de las etiquetas de los productos, experimentos que muestran cómo medir el azúcar de las bebidas, recetas de menús saludables, ejercicios musculares y actividades con la familia que incentiven una mejor alimentación.

Marisa Ruiz Costa
Majadahonda (Madrid).

 
       
arriba