El entorno protagoniza un
concurso de investigación didáctica

Este certamen tiene un enfoque multidisciplinar y va dirigido a alumnos madrileños de Infantil, Primaria, Secundaria y Educación Especial

Más de 9.000 estudiantes madrileños participan cada año en el concurso “Investiga a través del entorno y exponlo”, con trabajos monográficos, pero realizados desde un enfoque multidisciplinar. En esta XXI edición se concederán una beca de 9.000 euros, otra de 6.200 y tres de 3.000 cada una.
Los alumnos también se encargan del diseño y montaje de la exposición.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Investigar a través del entorno y realizar una exposición didáctica son los objetivos del concurso de becas en el que, en sus 21 ediciones, han participado más 530 centros de Educación Infantil, Primaria y Secundaria de la Comunidad de Madrid. Entre los trabajos presentados, 116 proyectos han obtenido becas y 153 han quedado finalistas.
Con sus becas de investigación y experimentación didáctica, este certamen pretende apoyar a  los equi-

pos docentes que desarrollan proyectos didácticos innovadores y creativos, diseñados para que los alumnos se impliquen, tanto en los procesos de investigación y elaboración del conocimiento, como en los de expresión y comunicación de los conocimientos adquiridos.
Esta iniciativa surge del interés de “El Corte Inglés”, como patrocinador, por apoyar la labor de los docentes. Daniel Ribao, miembro del equipo de asesoría pedagógica del concurso, destaca que aunar el trabajo de investigación y exponer es algo tradicional en los centros educativos, desde hace más de treinta años, pero hacerlo a través de una metodología activa, en la que el entorno tome protagonismo resulta más novedoso. En sus 21 ediciones “El Corte Inglés” ha invertido 418.000 euros.

Enfoque globalizador

Para Fernando Fullea, también asesor del concurso, analizar, observar, recoger datos, ponerlos en común y relacionarlos, sacar conclusiones, comprobarlas, expresarlos de forma oral o escrita, de manera gráfica... son técnicas muy comunes en la escuela, “pero hacerlo desde una perspectiva globalizadora o multidisciplinar, implicando a veces a  todo o a casi todo el alumnado y profesorado del centro, ya es menos común”.
Este profesor de Historia del Arte explica que “imbricar los procesos comunicativos en cada proyecto, entrelazando los recursos de los distintos lenguajes, oral, escrito, matemático, musical, gráfico, plástico, gestual, dramático y tecnológico, para buscar su oportunidad didáctica como proceso expresivo y creativo de manera que se desarrolle en los alumnos sus capacidades para representar y trasladar a otros, en clase, en el ciclo o etapa, o presentarlo a su comunidad educativa, es lo que convierte a este concurso en una iniciativa singular, donde caben todos los que entienden la educación escolar como una proceso intercomunicativo, como un espacio para el aprendizaje cooperativo, una ocasión para generar conocimientos y vivencias y un lugar de encuentro de los intereses de una comunidad escolar”.

Transversalidad

Mientras que para Daniel Ribao, “el gran mérito de los centros becados es lograr que la transversalidad de un tema, elegido en función del contexto y de los intereses de una comunidad educativa, unifique el enfoque de los objetivos, la elección de los contenidos y el tratamiento de la metodología”. Así, el entorno se convierte en recurso didáctico, en objeto de análisis, en motivo de intervención y en destinatario de la labor investigadora y divulgativa de los protagonistas: alumnos y profesores, puntualiza este profesor de Infantil y Primaria.
Recientemente tuvo lugar la presentación de libro “Aprender a convivir desde el entorno escolar”, que recoge los trabajos becados de las convocatorias correspondientes a los cursos 2004-05 y 2005-06. En cada publicación de este concurso se aborda una tema monográfico y en esta undécima edición se incluyen ocho artículos de expertos sobre la convivencia escolar. Fernando Fullea justifica la elección del tema por su gran actualidad y porque “es preciso abordarlo de forma integral, tanto desde el punto de vista organizativo como curricular, puesto que las actitudes y sentimientos también forman parte de los aprendizajes”.
Por su parte, Daniel Ribao especifica como objetivo que “los expertos aportaran ideas para mejorar el grado de convivencia, empatía y solidaridad y participación democrática de los centros”. Este profesor de Infantil y primaria opina que la elección de los autores ha sido muy acertada, ya que “aportan reflexiones, puntos de vista y experiencias relacionados con la convivencia escolar y la resolución de conflictos, además sugieren medidas preventivas y propuestas innovadoras y participativas para su ejecución por parte de los claustros y las comunidades educativas, especialmente con la figura del mediador escolar”. También este libro incluye las diez memorias de los proyectos becados en las ediciones XVIII y XIX del Concurso.

 

arriba