La evaluación es imprescindible para mejorar la calidad de la enseñanza

El MEC organiza unas Jornadas sobre las nuevas perspectivas que
abre la LOE a la Inspección educativa y la Formación Profesional

La evaluación es “imprescindible” para mejorar la calidad de la educación, según las conclusiones de unas Jornadas sobre Inspección y Formación Profesional organizadas por el MEC. En ellas se ha debatido sobre los distintos modelos de valoración de los sistemas de enseñanza y aprendizaje y de supervisión de los centros, y sobre lasa líneas maestras de la formación pedagógica y didáctica del profesorado.
El secretario general de Educación, Alejandro Tiana, ha representado al MEC en las Jornadas. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. A.
El Ministerio de Educación y Ciencia ha organizado recientemente en Madrid la tercera edición de las Jornadas de Inspección Educativa, en las que han participado 230 profesionales de todas las comunidades autónomas españolas, de Europa, Iberoamérica y Marruecos, que han debatido sobre La Inspección de Educación y la evaluación de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Nuevas perspectivas de la Formación Profesional. Su principal objetivo ha sido analizar los sistemas de evaluación de los procesos de enseñanza-aprendizaje que están promoviendo las diversas administraciones educativas, nacionales e internacionales, y reflexionar sobre la interrelación entre la evolución de dichos procesos y las actuaciones de la inspección.
El secretario general de Educación, Alejandro Tiana, ha presidido estas jornadas, que también han servido para dar a conocer las nuevas perspectivas que se abren en el ámbito de la formación Profesional en el marco y desarrollo de la LOE, tanto desde la dimensión europea como española. Y para promover el intercambio de experiencias que posibiliten la adopción de adecuadas estrategias de inspección, y de las mejores prácticas de supervisión de los centros educativos. Además, el Ministerio ha querido dejar patente su pretensión de que la Inspección sea un factor de cambio y de calidad de enseñanza, así como “garantía a la educación para todos los alumnos en iguales condiciones de calidad, desde una convivencia armónica basada en los principios de libertad, tolerancia y pluralismo”.

Supervisión

El programa de las jornadas se ha estructurado en tres sesiones, en las que se han desarrollado dos paneles de intercambio de experiencias y una mesa redonda con debate posterior, y se han impartido cinco ponencias. De todas estas actividades se han extraído unas conclusiones, en las que se afirma que la evaluación es “imprescindible” para mejorar la calidad del sistema educativo, “tanto por lo que se refiere a la aplicación de pruebas estándar a nivel, general como a la evaluación de los procesos de enseñanza y aprendizaje”. Y se destaca el “importante” papel de la inspección como “agente, asesora y supervisora en esos procesos de evaluación de centros, profesorado, programas y aprendizajes”.
En estas conclusiones se indica que los centros que se implican en procesos de mejora y de calidad educativa adoptan mecanismos de evaluación global como “herramienta de conocimiento, cambio e innovación”, por lo que hay que crear una cultura de evaluación en los mismos, “modificando las ideas previas o prejuicios que se tienen tradicionalmente sobre el tema”. Y se añade que “la evaluación como proceso sirve para reflejar claramente los factores positivos del centro y las disfunciones que presenta, por lo que permite tomar medidas inmediatas para continuar con su evolución hacia la calidad”, y “debe abarcar no sólo los aprendizajes del alumnado, sino también las actuaciones de la familia y el profesorado”.

Conocimientos pedagógico-didácticos

Por otra parte, durante el encuentro se ha recordado que, para ser competente, el profesorado precisa de conocimientos científicos en la materia que imparte, y de conocimientos pedagógico-didácticos para alcanzar el mejor aprendizaje del alumnado al que se dirige. Por ello, el MEC trabaja desde la publicación de la LOE en el establecimiento de la formación inicial de los maestros y, a nivel de postgrado, en la formación pedagógica y didáctica de los licenciados que deseen ser profesores de Educación Secundaria. Las líneas maestras se orientan hacia una formación de 60 créditos, de los que el Ministerio regularía entre el 60% y 70% de su contenido, mientras que el resto será establecido por las universidades.
Finalmente, en estas Jornadas se ha constatado que la Formación profesional plantea “retos importantes” en España y en Europa para conseguir la evaluación y acreditación de competencias, “tanto mediante la cualificación como a través de la experiencia profesional”. Y que la actual legislación española abre nuevas perspectivas al flexibilizar el sistema educativo y permitir combinar matrículas parciales, totales, presenciales o a distancia, y favorecer su acercamiento a las personas adultas. Por ello, “las nuevas titulaciones persiguen el equilibrio entre la polivalencia y la especialización, de maneara que sea posible el ejercicio de una profesión y, a la vez, la adaptación a las nuevas necesidades que surjan en el contexto internacional”.

 

arriba