La cooperación científica es clave para el desarrollo y la cohesión social
Mercedes Cabrera participa en el Encuentro Iberoamericano sobre Ciencia y Tecnología que reúne en Madrid a delegaciones de 21 países

La cooperación internacional en materia de ciencia, tecnología e innovación es fundamental para promover el progreso y la cohesión social, según ha manifestado la ministra Mercedes Cabrera durante un encuentro con delegaciones de 21 países iberoamericanos.  Por ello, ha reiterado el compromiso de su departamento para favorecer la cooperación internacional
en esta materia, y ha recordado que el Plan Nacional de I+D+i incluye un programa específico al respecto.

Madrid. La Ministra Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, ha participado en el “Encuentro Iberoamericano sobre Ciencia y Tecnología para el Desarrollo y la Cohesión Social en la Sociedad del Conocimiento” (CYTED), que ha reunido en Madrid a delegaciones de 21 países para debatir sobre el papel de las políticas científicas y tecnológicas y la creación de redes de colaboración en el impulso de la economía y el progreso social. En este sentido, ha advertido que “es necesario convertir la inversión en ciencia y tecnología en una prioridad política”
Durante la inauguración de este Encuentro, que ha coincidido con la celebración del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, la ministra española ha manifestado que “la cooperación internacional en materia de ciencia, tecnología e innovación se reconocen como factores decisivos para el progreso, la cohesión social y el bienestar de nuestros pueblos”. Y ha recordado que nuestro Plan Nacional de I+D+i, aprobado recientemente, contiene “una línea específica de actuación y un programa de internacionalización”, con el fin de avanzar en “la creación de nuevos instrumentos para mejorar la cooperación internacional”.

Madurez. Mercedes Cabrera ha dicho que se dan las condiciones “para pasar a una fase de madurez en los programas de cooperación multilateral, y así seguir avanzando en la articulación del Espacio Iberoamericano del Conocimiento en torno a la investigación, el desarrollo y la innovación, condición necesaria para incrementar la productividad”. Y ha afirmado que, precisamente para potenciar la colaboración internacional, los ministerios de Educación y Ciencia, de Asuntos Exteriores y Cooperación y de Industria, Turismo y Comercio, trabajarán estrechamente para promover la conclusión y posterior desarrollo de acuerdos internacionales, “que sirvan de marco para favorecer el trabajo conjunto en ciencia y tecnología”.
En este sentido, ha explicado que el amplio consenso sobre el papel de la investigación en el progreso económico y social cuenta con el compromiso del Gobierno de España, que entre los años 2004 y 2008 ha aumentado en un 164% las partidas presupuestarias dedicadas al sistema de ciencia y tecnología. Y ha recordado la importancia de iniciativas de difusión y divulgación, como la declaración de 2007 como “Año de la Ciencia” con el fin de acercar el sistema científico a la sociedad.

Aportación española. Por su parte, el secretario de Estado de Universidades e Investigación, Miguel Ángel Quintanilla, ha indicado que el MEC destina 130 millones de euros anuales a proyectos científicos en el ámbito internacional, y ha afirmado que España tiene un “interés máximo” en ampliar las redes de cooperación científica en el exterior, especialmente en América Latina. También ha desatacado el esfuerzo presupuestario  de su departamento en el proyecto CYTED, al que nuestro país destina casi cinco millones de euros (90% del total), y ha avanzado que la Agencia Española de Cooperación (AECI) se reincorporará a este programa a partir del próximo año con un “presupuesto considerable”, tras haber permanecido al margen durante los últimos cuatro años “por discrepancias internas en dicho organismo”.
Miguel Ángel Quintanilla ha añadido que existe un “compromiso político” de la AECI para recuperar el “papel estratégico que había desempeñado en el programa CYTED desde su nacimiento en 1984, cuando participaron 19 países iberoamericanos, incluidos España y Portugal. Y ha recordado que el MEC también impulsa otros proyectos, como la puesta en marcha del Centro Internacional de Nanociencia y Nanotecnología en la ciudad portuguesa de Braga, y la creación del Centro Binacional en Genómica Vegetal en la localidad argentina de Rosario.


La ministra Mercedes Cabrera, ha encabezado a las 21 delegaciones de países iberoamericanos que se han reunido en Madrid. (Foto: R. Martínez)
   

El MEC reformará las bases españolas
de la Antártida

España dedica más de 8 millones al Año Polar Internacional

Madrid. El Ministerio de Educación y Ciencia ha previsto una partida de 3,8 millones de euros en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado del año 2008, para reformar las bases científicas españolas de la Antártida. Así lo ha anunciado la ministra Mercedes Cabrera en Barcelona durante la clausura del ciclo de conferencias “Más allá del cambio climático. Retos del Año Polar Internacional”, organizado por la Fundación Caixa Cataluña con motivo del VI Año Polar Internacional, en el que participa España.
A finales de 2008 comenzarán las obras de remodelación de la Base “Juan Carlos I” con una inversión de 3,5 millones y con unos criterios de diseño que, según la ministra, permitirán que el impacto medioambiental de esta reforma sea “prácticamente nulo”. Además, se van a destinar otros 300.000 euros para financiar un convenio con el Ejército de Tierra cuyo objetivo es la adecuación y mejora de la Base “Gabriel de Castilla”. Estas dotaciones económicas se suman a las dedicadas explícitamente a la investigación polar, cuyo “principal instrumento de apoyo” son las convocatorias del Plan Nacional de I+D+i, y a la convocatoria extraordinaria realizada en 2005 con motivo del Año Polar. Todas estas iniciativas permiten financiar 19 proyectos en los que participan 22 investigadores.

Inversiones. En definitiva, el MEC ha destinado al Año Polar Internacional más de 8 millones de euros, de los que 3,5 millones se dedican a proyectos de investigación, 1 millón a becas y 3,5 millones a la logística de las bases antárticas y los buques. A ello hay que sumar el esfuerzo de otras instituciones como el Instituto Nacional de Meteorología o el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, que dedican fondos propios para la investigación en zonas polares.
Mercedes Cabrera ha destacado la importancia de la investigación polar porque “estas zonas, a pesar de lo lejanas que puedan parecer, juegan un papel de gran relevancia en el sistema terrestre y su evolución afecta directamente a los ecosistemas y al ser humano”, por lo que son un “laboratorio natural único” para entender la evolución de nuestro planeta. En su opinión, “la necesidad de investigar en este ámbito se está haciendo cada vez más evidente”, ya que “el calentamiento de nuestro planeta y su contribución a la fusión de los hielos polares exige una respuesta científica precisa, que permita evaluar la situación actual con la máxima exactitud posible y que oriente las medidas correctoras que los responsables políticos han de poner en marcha”.


La ministra ha destacado
en Barcelona la importancia
de investigar las zonas
polares. (Foto EFE)
 
 
 

Ratificado el Acuerdo para acoger en Barcelona la Empresa Común Europea para ITER

Madrid. El Consejo de Ministros ha decidido remitir a las Cortes el Acuerdo de Sede, Privilegios e Inmunidades entre el Reino de España y la Empresa Común Europea para ITER y el Desarrollo de la Energía de Fusión, que habían firmado el pasado mes de junio la ministra española de Educación y Ciencia y el Comisario europeo de Ciencia e Investigación. El ITER es un proyecto internacional, que pretende demostrar la viabilidad tecnológica de la obtención de energía, utilizando procesos de fusión nuclear a partir de una fuente inagotable como el hidrógeno. Se construirá en la localidad francesa de Cadarache, aunque se instalará en Barcelona una agencia asociada al mismo.
Este “Acuerdo de acogida” regula las condiciones de establecimiento de la sede de la Empresa Común en la Ciudad Condal, contempla las facilidades que ofrece España en cuanto a locales y servicios, y especifica el estatus de sus trabajadores e investigadores, según determina el Protocolo sobre Privilegios e Inmunidades del personal al Servicio de las Comunidades Europeas. Según el Gobierno, acoger la Empresa Común para ITER “situará a España en una posición preeminente en el contexto europeo y mundial en investigación de fusión”.
El Proyecto ITER tiene por objeto “acometer un paso decisivo” en el proceso de obtención de energía por medio de la fusión termonuclear controlada, mediante la construcción de un gran reactor experimental de fusión en un marco de cooperación internacional del que forman parte Europa, Japón, Rusia, Estados Unidos, India, Corea y China. Su objetivo es demostrar la viabilidad de esta fuente de generación de “energía limpia, segura e inagotable, que supondría un paso decisivo para la humanidad en su camino por alcanzar un esquema energético duradero y sostenible”. La Empresa Común ubicada en Barcelona gestionará la participación europea en ITER, incluyendo los suministros industriales que Europa se ha comprometido a aportar al proyecto, cuyo importe económico superará los dos mil millones de euros durante los próximos años.

El Gobierno destina 150 millones de euros para grandes equipos de investigación

Madrid. El Consejo de Ministros ha autorizado al MEC a “adquirir los compromisos de gasto” derivados de la resolución de la convocatoria de 2007 del “Programa de ayudas a grandes grupos del investigación CONSOLIDER”, que contempla la financiación de veintiocho proyectos con un total de 150 milloneas de euros, para el periodo 2007-2011. Esta iniciativa es una de las líneas de actuación incluida en el programa de trabajo “INGENIO 2010”, del Gobierno, cuyo objetivo es impulsar la I+D+i de “alta calidad”.
El Programa CONSOLIDER otorga “financiación estable” durante cinco años a grandes equipos de investigación, con “líneas de trabajo en la frontera del conocimiento, resultados previos de calidad, y una trayectoria acreditada y solvente dentro de la comunidad científica internacional”. En la convocatoria de 2006 se aprobaron diecisiete proyectos para el periodo 2006-2010, que involucran a unos doscientos grupos de investigación y a casi 1.500 científicos, mientras que en la presente convocatoria se han seleccionado veintiocho proyectos de “los mejores equipos” de investigación de España, que involucran a 303 grupos distribuidos por toda la geografía nacional.

 
arriba