Panorama de la Educación 2007

Uno de cada tres jóvenes españoles no concluye la Secundaria postobligatoria, según el último informe de la OCDE

A pesar del aumento de titulados universitarios, la tasa de alumnos españoles que finalizan la FP es más baja que la media de la UE. Según se desprende del informe que ha elaborado la OCDE sobre el curso 2004-05, uno de cada
tres jóvenes no concluye Bachillerato y FP y menos de la mitad de las personas entre 25 y 64 años poseen el título de Bachillerato.
El incremento del gasto por estudiante en España, entre 1995 y 2004, fue similar al de la OCDE. (Fotos: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Ante los resultados del informe “Panorama de la Educación 2007, Indicadores de la Educación”, Alejandro Tiana, secretario general de Educación, ha señalado la tendencia positiva de los datos relativos a España. “Estamos con unos indicadores educativos que van mejorando, aunque nos gustaría que mejorasen más rápido, pero van en un sentido de mejora indudable”, puntualizó. También precisó que España “ha conseguido revertir una tendencia negativa que durante unos años hemos tenido en educación y vamos reforzando una tendencia positiva”.

Según este informe elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que agrupa los treinta países más desarrollados, en el curso 2004-05, el porcentaje de españoles de 25 a 34 años que ha completado estudios de Educación Secundaria superior ha aumentado 3 puntos con respecto a años anteriores y, aún siendo importantes, han disminuido las diferencias con el resto de países de la OCDE. Mientras que en 2005 el porcentaje fue del 64%, tres puntos más que el año anterior, el porcentaje de españoles que ha alcanzado la titulación universitaria o de Formación Profesional superior es del 28%. Esta tasa es más elevada que la que corresponde a la media de la OCDE, 26%, o de la UE, 24%.

Etapas postobligatorias

Tiana advierte que aunque “estamos consiguiendo tener cada vez mejores niveles de titulación postobligatoria, aún estamos alejados de la OCDE. Tenemos un porcentaje de jóvenes que termina FP de grado medio inferior a los países europeos y creo que es una necesidad que debemos seguir mejorando”. Los Programas de Cualificación Profesional Inicial que han entrado en vigor este curso con la LOE vienen a atajar este problema.
Para el secretario general de Educación, estos indicadores transmiten el mensaje de que “educarse vale la pena, tanto individual como socialmente, que tiene un buen rendimiento para uno mismo, para el empleo, para el trabajo, para la vida personal, pero también socialmente, ya que las sociedades que tienen una población más formada y más preparada tienen un mejor rendimiento económico y una mejor cohesión social”.

De los datos de este documento, se desprende que la población adulta que alcanza mayores niveles de formación tiene unas tasas de ocupación más elevadas, menores porcentajes de desempleo y un mayor sueldo, tanto en España como en el conjunto de los países de la OCDE. En todos ellos, los mayores niveles de formación se ven remunerados con mayores sueldos. Aunque, en España las diferencias en el sueldo entre los niveles de formación más altos y los más bajos son menos acusadas, con excepción de las mujeres.
La tasa de titulados universitarios ha pasado del 24% en 1995 al 33% en 2005 y el porcentaje de titulados en ciclos formativos de grado superior del 2% en 1995 al 17% en 2005. Un graduado universitario cobra un 41% más de media que un titulado en Secundaria superior.

Gasto educativo

Por lo que se refiere al gasto público en educación con respecto al PIB descendió en España entre 1995 y 2004 y aumentó su diferencia con respecto a la media de la OCDE. No obstante, se ha producido un notable cambio en la financiación del gasto en Educación Primaria y Secundaria, ya que ha disminuido la financiación privada y ha aumentado la pública.
Mientras que el incremento del gasto por estudiante, en Primaria y Secundaria, entre 1995 y 2004 ha sido en España (36%) similar al de la OCDE (38%), el aumento en educación Superior ha sido mayor que el de la OCDE. Así como, la proporción del gasto corriente destinado a los profesores es mayor en España que en esos países.

Asimismo, las tasas que pagan los universitarios en España son comparativamente inferiores a las de la media de la OCDE, pero también es inferior la proporción de alumnos que se benefician de préstamos públicos y de becas.
Este informe constata que el sistema educativo español presenta cifras de escolarización inferiores a la media de la OCDE en FP de grado medio, aunque en los últimos años han disminuido en España las tasas de entrada en la universidad y han se han incrementado las de acceso a la FP superior.

Organización de centros

En cuanto a la organización de los centros, este documento especifica que el número de horas de clase en Primaria y Secundaria es mayor en España que en la OCDE y la UE. Mientras que la media de alumnos por clase en los centros públicos de Primaria (19,4) es más baja que en la OCDE (21,7) y que en la UE (20,3), en los privados la situación es la contraria.
Si bien el salario inicial de los profesores españoles es superior a las medias de la OCDE y la UE, se incrementa en menor proporción a lo largo de la carrera profesional y las retribuciones finales se equiparan. El número de horas netas de clase de los docentes españoles es superior al de la OCDE y la UE en Primaria y similar en las otras etapas educativas.
Por último, la edad del profesorado de Primaria en España, donde casi un 64% supera los 40, es ligeramente mayor que la de la OCDE y la UE, donde el índice de docentes mayores de 40 años no alcanza el 60%.
No obstante, Alejandro Tiana puntualiza que “aunque somos conscientes de que tenemos una serie de áreas en las que debemos seguir haciendo un esfuerzo grande, la puesta en marcha de la LOE permitirá mejorar sustancialmente en los próximos años”. El secretario general de educación expresa su satisfacción por los Programas de apoyo y refuerzo educativo (PROA) que llevan funcionando 3 años y que se desarrollan en 2.500 centros, “con los que se ha conseguido que muchos niños de Educación Primaria o ESO avancen en sus estudios y haya menos riesgo de abandonarlos”.

 

arriba