Valores y preferencias profesionales de
los jóvenes españoles de 15 a 24 años
Un reciente estudio muestra que la mayoría de los jóvenes españoles se decantan por profesiones relacionadas con la empresa, los negocios y la docencia
“Jóvenes, valores, drogas”, un estudio realizado por la FAD, presenta una visión completa de la escala de valores dominantes de los jóvenes españoles de 15 a 24 años, que traza un panorama completo de su universo ético, moral y actitudinal, así como de sus preferencias sobre las profesiones que quieren ejercer en un futuro.
Las profesiones vinculadas al ejercicio de la docencia se sitúan en un segundo nivel de preferencia, tras empresa y negocios, entre los jóvenes españoles. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
Según la investigación sociológica “Jóvenes, valores, drogas”, realizada por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas y Obra Social Caja Madrid, el 37.9 % de los jóvenes españoles de 15 a 24 años desean convertirse en empresarios.
La investigación sociológica explica las influencias del nivel de estudios, la edad, el sexo, ocupación del preceptor, etc., a la hora de elegir el trabajo que les gustaría desarrollar.
El género, pese a todos los cambios, todavía presenta rasgos que consagran los estereotipos tradicionales: mujeres más sensibles, con mayor inclinación social, pero también más atraídas por la estética y lo formal; hombres más pragmáticos y agresivos.
El objetivo de la investigación, realizada a través de 1.200 entrevistas domiciliarias a jóvenes de 15 a 24 años y seis grupos de análisis, es “conocer la imagen que los jóvenes tienen de sí mismos, sus aspiraciones y valores, los iconos con los que se identifican, o en qué grado justifican ciertos comportamientos como el consumo de drogas, para trazar un panorama completo del universo ético, moral y actitudinal de las nuevas generaciones”.
La elección de la profesión de empresario iría seguida por la de profesor (31.8%), profesional de las Ciencias Humanas (29.9%), deportista de élite (26.3%), periodista o presentador de televisión (24.4%) y actor o actriz de teatro (23.8%). Es decir, destacan las profesiones relacionadas con la empresa y los negocios, seguidas de las que tiene que ver con la docencia, las Ciencias Humanas, los deportes, la información y el espectáculo.
La investigación arroja algunos datos sorprendentes, tales como, la frecuencia de elección de la profesión de profesor, pese a la conflictividad que actualmente se asocia a menudo a ese trabajo, el escaso peso de actividades glamourosas y las posiciones medias o bajas en la escala de profesiones “históricas” como médico o abogado.
Además se ratifica el desprestigio actual de determinadas instituciones, ya que las profesiones religiosas (0.8%), las políticas, (6.6%), las de judicatura (8.3%) y las militares (8.4%), son las menos mencionadas por los jóvenes encuestados.
Los hombres presentan porcentajes de elección bastante por encima de las mujeres en las profesiones empresario, deportista de élite y militar de carrera, así como en oficios diversos. Las mujeres destacan, respecto a los hombres, en profesiones como profesor, profesional de las Ciencias Humanas, actor o actriz de teatro, médico, investigador científico, esteticista, modelo profesional y técnico de una ONG.

Procedencia y niveles de estudios

Según la ubicación del domicilio, en los municipios de mayor tamaño se encuentran porcentajes inferiores de “futuros” abogados, directores de grandes bancos, empresarios. Sin embargo, es mayor la tendencia en este tipo de hábitats a elegir profesiones del tipo actor de teatro, cantante o músico, periodista, investigador, técnico de ONG, pintor, político, profesor, incluso militares de carrera.
Por su parte, en los que viven en municipios más pequeños es superior la elección de las ocupaciones más rechazadas en los grandes (abogados, empresarios…), y una tendencia también superior a interesarse por ocupaciones como esteticista, oficios diversos, etc.
Respecto a la ocupación del principal preceptor, son los hijos de profesionales y funcionarios los que más destacan en la elección de oficios tradicionalmente considerados como “más serios” (abogados, empresarios, directores de bancos), y no precisamente los hijos/as de directivos y empresarios que, parece, sueñan con no seguir los pasos de sus progenitores.
El nivel de estudios alcanzado marca una línea de corte por encima y por debajo del Bachillerato. Para los estudiantes de ESO son más atractivas las ocupaciones relacionadas con el espectáculo, el deporte de élite, las pasarelas y la estética, además de la carrera militar y la medicina. Los más jóvenes, los de 1º y 2º, además se interesan por dirigir grandes bancos, la política y los oficios diversos. Jueces, profesores e investigadores se encuentran más entre los estudiantes de Bachillerato y los universitarios. El interés empresarial es mayor entre los estudiantes de Módulos Profesionales y los que no estudian.
Finalmente, según el autoposicionamiento en la escala política, se encuentran más abogados, jueces, actores, investigadores, militares, pintores, profesores y esteticistas entre los que se autoposicionan en la izquierda y la extrema izquierda; interesados en la dedicación política y el periodismo tanto en la extrema izquierda e izquierda como en la derecha y extrema derecha. Y más vocaciones de deportistas, banqueros, empresarios y militares en aquellos que se autoposicionan en el centro y la derecha y extrema derecha.

 

arriba