Regulación de los programas de diversificación curricular en la ESO
Cada proyecto deberá especificar la metodología, contenidos y criterios de evaluación que garanticen el logro de las competencias básicas
La regulación de los programas de diversificación curricular en la Educación Secundaria Obligatoria queda
establecida según una resolución recientemente publicada de por la Secretaría General de Educación, en la que se precisa que la configuración final de estos programas deberá responder globalmente a los objetivos generales de la etapa y que sus contenidos habrán de guardar por ello el equilibrio necesario.
La finalidad es que los alumnos, mediante una metodología específica, alcancen los objetivos generales de la ESO. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
La Secretaría General de Educación del MEC ha hecho pública una resolución, recogida en el “Boletín Oficial del Estado” de fecha 22 de agosto, por la que se regulan los programas de diversificación curricular en Educación Secundaria Obligatoria.
El Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria, dispone las características básicas de los programas de diversificación curricular. En la citada norma se especifica la estructura básica de estos programas, a través de los ámbitos lingüístico y social y científico-tecnológico y el marco en el que ha de moverse la configuración del resto de las materias que los componen, así como las condiciones de titulación del alumnado al que se dirigen.
Esta nueva resolución regula la organización y acceso de los alumnos a los programas de diversificación curricular, que tienen por finalidad que los alumnos y alumnas, mediante una metodología específica a través de unos contenidos, actividades prácticas y materias diferentes a las establecidas con carácter general, alcancen los objetivos generales de la etapa de Educación Secundaria Obligatoria y, por lo tanto, obtengan el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria.
De acuerdo con lo establecido en el artículo 20.2 de la Orden 2220/2007, de 12 de julio, por la que se establece el currículo y se regula la ordenación de la Educación Secundaria Obligatoria, se podrá participar en estos programas desde tercer curso de ESO. Asimismo, con carácter excepcional, podrán hacerlo, según se precisa en la citada orden, quienes una vez cursado segundo no estén en condiciones de promocionar a tercero y ya hayan repetido una vez en la etapa.
El equipo docente podrá proponer la incorporación a un programa de diversificación curricular del alumnado que en cursos anteriores se haya encontrado con dificultades generalizadas de aprendizaje, cualquiera que sea su causa, en tal grado que, aún manifestando una actitud positiva hacia el aprendizaje, le haya impedido alcanzar los objetivos del curso correspondiente y se encuentre en situación de riesgo evidente de no alcanzar los objetivos y competencias básicas cursando el currículo ordinario.

Dos años de duración

La duración de estos programas será con carácter general de dos años. No obstante, se podrán establecer programas de un año de duración para quienes se incorporen después de haber cursado cuarto curso. Excepcionalmente, para los mayores de diecisiete años que hayan permanecido dos años en el tercer curso sin superarlo, se podrá proponer su incorporación a un programa de un año.
Estos programas incluyen dos ámbitos específicos y al menos tres materias. El ámbito científico-tecnológico integra contenidos de tercer y cuarto curso de Matemáticas, Ciencias de la naturaleza y Tecnologías. El ámbito lingüístico y social integra contenidos de tercer y cuarto curso de Ciencias sociales, Geografía e Historia y Lengua castellana y Literatura. Estos dos ámbitos, junto con la materia de Lengua extranjera, se impartirán en cada uno de los años de duración del programa.
Los centros completarán estos programas con algunas de las materias de Educación física, Educación plástica y visual, Música, Educación ético-cívica e Informática, garantizando el tratamiento de los contenidos que son comunes a todos los alumnos en la etapa y favoreciendo que estas materias se cursen en un grupo ordinario. Los centros adaptarán los contenidos del ámbito científico-tecnológico y del ámbito lingüístico y social cuando el programa de diversificación tenga un año de duración.

Estructura y organización

La estructura y organización de los programas de diversificación curricular se ajustará a lo establecido en la Orden ECI 2220/2007, y según se especifica en la resolución, “con carácter general, los alumnos y alumnas que sigan un programa de diversificación cursarán junto con el resto del alumnado de su curso de referencia, integrados en grupos ordinarios, las enseñanzas de las materias del currículo común y, en su caso, las materias optativas”. No obstante, la organización del programa podrá prever que la materia de Lengua extranjera se organice de manera diferenciada. Excepcionalmente, si las condiciones del centro así lo aconsejan, podrán establecerse otras fórmulas de agrupamiento.
Las materias optativas que se ofrezcan a este alumnado podrán ser de la oferta ordinaria del centro para los dos últimos cursos de la etapa o materias específicas establecidas al efecto. La configuración final del programa deberá responder globalmente a los objetivos generales de la etapa y sus contenidos habrán de guardar por ello el equilibrio necesario.
En los centros públicos, las enseñanzas correspondientes a cada uno de los ámbitos lingüístico y social y científico-tecnológico serán impartidas por el profesorado del Departamento de Orientación de apoyo a las áreas de Lengua y Ciencias Sociales y de Ciencias o Tecnología.
Si el número de horas de las áreas específicas es superior a las que pueden ser asumidas por el citado profesorado o, en los casos en los que la organización del centro así lo aconseje, podrán ser impartidas por catedráticos y profesores de Enseñanza Secundaria de alguna de las especialidades que tengan atribución docente para impartir cualquiera de las materias que se integran.
En los centros privados, las enseñanzas correspondientes a cada uno de los ámbitos lingüístico y social y científico-tecnológico serán impartidas por profesores que estén en posesión de alguna de las titulaciones requeridas para impartir cualquiera de las materias que los integran.

Elaboración de los programas

El programa de diversificación curricular de cada centro será elaborado conjuntamente por el Departamento de Orientación en colaboración con los departamentos didácticos, coordinados por el jefe de estudios. Una vez elaborado, este programa pasará a formar parte de su propuesta curricular de la etapa como medida específica de atención a la diversidad, debiendo ser informado expresamente por parte de la Inspección educativa en el marco de dicha propuesta curricular.
Cada programa de diversificación curricular deberá especificar la metodología, contenidos y criterios de evaluación que garanticen el logro de las competencias básicas. El programa de diversificación se adaptará a las circunstancias personales de cada alumno. El programa incluirá los siguientes elementos, con las precisiones que sean necesarias en función de que su duración sea de un año o de dos: Principios pedagógicos, metodológicos y de organización en los que se basa; Criterios y procedimientos para determinar el alumnado que se va a incorporar a estos programas en coherencia con los criterios de evaluación y de promoción establecidos por el centro en su propuesta curricular; Horario semanal y criterios para el agrupamiento del alumnado y la organización de los espacios y los recursos materiales; Programación didáctica, con referencia explícita a los criterios de evaluación;  Determinación de las materias optativas que se consideran adecuadas para el alumnado que curse estos programas, tanto si corresponden a la oferta general de los dos últimos cursos de la etapa como si son específicas de los programas de diversificación; y Criterios y procedimientos para la evaluación y revisión del propio programa de diversificación.

 

arriba