Siete comunidades autónomas impartirán Educación para la Ciudadanía en el presente curso
Veintidós países europeos incluyen esta materia en el currículum
Mercedes Cabrera presentó al Consejo de Ministros un informe sobre el inicio del curso escolar. Entre otras novedades, subrayó la introducción de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, que se implantará este año académico en Asturias, Cantabria, Cataluña, Andalucía, Extremadura, Navarra y Aragón. El resto de las comunidades autónomas lo harán en el curso 2008-09.
La vicepresidenta del Gobierno y la titular del MEC, durante
la rueda de prensa.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA.
En rueda de prensa, la ministra manifestó que la no asistencia a la clase de esta asignatura se considera “absentismo” escolar, porque esta materia es equiparable a “otra cualquiera”, de carácter obligatorio e igualmente importante. “Desde el punto de vista jurídico, la posibilidad de objetar es muy cuestionable y creo que es irresponsable llamar a la objeción sin informar de las consecuencias”, señaló.
Por lo que se refiere a los distintos libros de texto, puntualizó que no existe control previo y que las editoriales toman decisiones “libérrimas” para elaborarlos, teniendo en cuenta los contenidos establecidos legalmente. En su opinión, la formación de los estudiantes como ciudadanos en una democracia es imprescindible y el sistema educativo y las familias “nos lo llevan pidiendo de manera insistente”.
Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega consideró que “ninguna ideología, ninguna creencia religiosa, ningún grupo debería oponerse a la enseñanza en valores democráticos”. También, precisó que la asignatura responde a la prevención desde las aulas de problemas sociales, como la violencia de género y los riesgos de las drogas y al fomento de la igualdad entre hombres y mujeres, además del cuidado del medio ambiente. Finalmente, destacó que esta materia ya se imparte en una veintena de países europeos. 

Contenidos Primaria

Según establece la LOE, la Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos se impartirá en 5º o 6º de Educación Primaria, en un curso de los tres primeros de ESO, que las comunidades autónomas sitúan en 2º o 3º. Mientras que en 4º de Secundaria se denominará Educación Etico-cívica, en 1º de Bachillerato, la Filosofía, que se mantiene, pasará a denominarse Filosofía y Ciudadanía.
Si bien el Estado fija las enseñanzas mínimas y las comunidades autónomas desarrollan el conjunto de horario, que deben seguir todos los centros, en Educación Primaria las enseñanzas mínimas que suponen el 65% del tiempo escolar por reparto competencial, suponen 3.605 horas, de las cuales se dedicarán a Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos 50. En la ESO, esta materia tiene una carga horaria de 70 horas en el conjunto de la etapa de un total de las enseñanzas mínimas de 2.735.
Por lo que se refiere a los contenidos de Primaria se organizan en tres grandes bloques. En el primero se abordan los individuos y relaciones interpersonales y sociales, que incluye autonomía personal, autoestima, libertad y responsabilidad, emociones y bienestar, los derechos humanos y los derechos de la infancia, las diferencias de género, la igualdad de derechos de hombres y mujeres. El segundo analiza la convivencia y relaciones con el entorno, valores cívicos, deberes ciudadanos básicos, participación, convivencia y conflicto, valoración del diálogo, situaciones de marginación, de discriminación y de injusticia social. En el tercer bloque, los alumnos estudiarán vivir en sociedad, que incluye bienes comunes y servicios, la contribución de todos mediante los impuestos, los hábitos cívicos, valoración de la defensa como un compromiso cívico y solidario al servicio de la paz, el cuidado del entorno, la protección civil, la movilidad vial o el consumo responsable.

ESO

De 1º a 3º de la ESO, de los cuatro bloques, el primero se orienta a las relaciones interpersonales y participación, que incluye autonomía personal y relaciones interpersonales, la familia, la división social y sexual del trabajos, los prejuicios sociales racistas, xenófobos, sexistas y homófobos. La participación en el centro y en actividades sociales. El segundo hace referencia a deberes y derechos ciudadanos, Declaración Universal de los Derechos Humanos, igualdad de derechos y diversidad y los derechos de las mujeres. El tercer bloque alude a las sociedades democráticas del siglo XXI, la Constitución Española, el funcionamiento de los estados democráticos, la diversidad cultural y social, convivencia intercultural, bienes comunes y servicios públicos, distribución de la renta, consumo racional, protección civil y educación vial. Así como, el cuarto se dedica a la ciudadanía en un mundo global, riqueza y pobreza, ayuda al desarrollo, los organismos internacionales y las Fuerzas Armadas en misiones de paz, el poder político y el económico.
Paralelamente a ello, en 4º de Secundaria, el primer apartado plantea identidad y alteridad, educación afectivo-emocional, los interrogantes del ser humano, habilidades y aptitudes para la convivencia. Mientras que en el segundo se abordarán las teorías éticas, los derechos humanos, cívicos, políticos, económicos, sociales y culturales, el tercero plantea ética y política, la democracia, los valores constitucionales, la participación ciudadana, las instituciones democráticas. En el cuatro bloque se analizarán los problemas sociales, globalización, ciudadanía global, desarrollo humano sostenible, la defensa de los derechos humanos, los conflictos armados y la cultura de la paz. La igualdad entre hombres y mujeres, la prevención y protección integral de la violencia contra las mujeres son algunos de los contenidos del último apartado.

Implantación europea

En 2002 el Consejo de Europa aprobó la recomendación 2002/12 sobre Educación para la Ciudadanía Democrática, en la que considera prioritaria la acción de la escuela para adquirir varias competencias entra las que se figuran resolver conflictos de forma no violenta, argumentar en defensa de los puntos de vista propios, escuchar, comprender e interpretar los argumentos de los otros, aceptar las diferencias, considerar alternativas y analizarlas, asumir responsabilidades compartidas, establecer relaciones constructivas con los demás y desarrollar un enfoque crítico de la información recibida.
Por iniciativa del Consejo de Europa, el año 2005 fue proclamada Año Europeo de la Ciudadanía a través de la Educación, cuya finalidad era favorecer que los estados miembros fijasen como objetivo prioritario de la política educativa la Educación para la Ciudadanía Democrática. Como consecuencia de esas recomendaciones se diseña un nuevo programa de actuación para el año 2008 a 2010 para promover la ciudadanía activa y los valores democráticos, centrándose en la cohesión e inclusión social, desde la perspectiva de la educación a lo largo de la vida.

Objetivos

De igual modo, la Unión Europea, en el contexto de la Estrategia de Lisboa, ha señalado como uno de los objetivos educativos para el año 2010 “velar para que se promueva el aprendizaje de los valores democráticos y de participación  con el fin de preparar a los individuos a la ciudadanía”.
Por su parte, la UNESCO aprobó en 1995 una declaración sobre la Educación para la Paz, los Derechos Humanos y la Democracia.
Como consecuencia de este conjunto de recomendaciones, diversos países han introducido estas enseñanzas en sus sistemas educativos. Según datos europeos de la Red Eurydice de información educativa, correspondientes al año 1005, la asignatura de Educación para la Ciudadanía aparece en una serie de países como asignatura propia, con es denominación, en otros países integrada en otras materias y países que la abordan de forma transversal. Mientras que en algunos sistemas educativos se imparte en Educación Primaria, en otros se incluye en el currículum de Secundaria Obligatoria o bien en Secundaria post obligatoria. De los 22 países que en alguna etapa incluyen Educación para la Ciudadanía como asignatura específica, 7 países europeos la tratan como asignatura propia en Primaria, 16 en Secundaria Obligatoria y 14 en la Secundaria post obligatoria. De manera integrada en otra materia, 16 países la incorporan en Primaria, 18 en Secundaria Obligatoria y 19 en la post obligatoria, así como de manera transversal: 16, 13 y 13.

Trámite parlamentario

La Ley Orgánica de Educación (LOE) fue aprobada en el Congreso de los Diputados y en el Senado, por mayoría absoluta de los diputados. En su preámbulo, especifica “la finalidad de la Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos consiste en ofrecer a todos los estudiantes un espacio de reflexión, análisis y estudio acerca de las características fundamentales y el funcionamiento de un régimen democrático, de los principios y derechos establecidos en la Constitución Española y en los tratados y las declaraciones universales de los Derechos Humanos, así como de los valores comunes que constituyen el sustrato de la ciudadanía democrática en un contexto global. Esta educación, cuyos contenidos no pueden considerarse en ningún caso alternativos o sustitutorios de la enseñanza religiosa no entra en contradicción con la práctica democrática que debe inspirar el conjunto de la vida escolar y que ha de desarrollarse como parte de la educación en  valores con carácter transversal a todas las actividades escolares”.

 

arriba