Una educación integral, donde el eje principal es la música, constituye la base del proyecto educativo. (Fotos: Rafael Martínez)
Aulas abiertas a la música

El centro “Padre Antonio Soler”, de San Lorenzo de El Escorial, imparte Primaria, ESO y Bachillerato en paralelo a las enseñanzas musicales de grado elemental y medio

Más de 400 alumnos del Centro Integrado de Música “Padre Antonio Soler” de la localidad madrileña de San Lorenzo de El Escorial cursan estudios desde 3º de Primaria, Secundaria y Bachillerato, paralelamente a las enseñanzas musicales de grado elemental y medio. La oferta de este centro, que desarrolla modelos pedagógicos de atención individualizada, también incluye la enseñanza de música reglada, como en los Conservatorios.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Por iniciativa de Irina Shirokij, profesora de Coro y Lenguaje Musical, en 1993 se pusieron en marcha las aulas integradas, como una experiencia piloto con alumnos de 3º de Primaria del colegio Público “San Lorenzo”, que también asistían al Conservatorio Profesional “Padre Antonio Soler”. Sucesivamente, cada curso se fue incorporando un nuevo grupo.
En esta primera etapa se constituye el centro, para lo que se adecuan los espacios de las Casas de Oficios de San Lorenzo de El Escorial y se establece el modelo pedagógico curricular y organizativo, con el diseño de las Aulas Abiertas. Progresivamente, se implantan los niveles de Primaria-grado elemental de música y Secundaria-1º y 2º ciclos de grado medio. Aunque la creación de Centros integrados de música estaba prevista en la LOGSE, existía un vacío legal, porque no se había producido un desarrollo normativo específico. Con la promulgación del Decreto 73/2003 se dio plena validez a este proyecto educativo.

Innovación

En ese año se desarrollaba una línea de Primaria, una de Secundaria Obligatoria y comenzaba el primer grupo de 5º grado medio de música/1º de Bachillerato en las enseñanzas integradas. “Nuestra propuesta fue doblar la línea de Primaria en la enseñanza integrada e instaurar el grado elemental en la no integrada”, puntualiza Mª Victoria Rodríguez, directora del centro.
Actualmente, el grado elemental está consolidado en la enseñanza no integrada y en la integrada se está doblando Secundaria/grado medio. “Nos planteamos un nuevo proyecto pedagógico de innovación, a camino entre la enseñanza convencional y las pedagogías avanzadas”, señala. Mientras que las enseñanzas generales se imparten en grupo, las musicales presentan diferentes agrupamientos como individual una hora de instrumento, piano complementario 30 minutos, otros grupos heterogéneos de acompañamiento, orquesta, banda y colectivas.

Unidades flexibles

“En esta línea hemos creado un sistema de unidades lectivas flexibles, Aulas Abiertas, distribuidas en algunos periodos lectivos semanales, que permiten la utilización de la misma banda horaria para una u otra enseñanza”, explica esta profesora de lenguaje musical y piano.
Otra propuesta innovadora se concreta en las Mañanas Abiertas, donde los alumnos trabajan individualmente o en pequeños grupos en una de las dos áreas afines que se imparten, siguiendo el programa personal de cada alumno. El profesor actúa de mediador y el alumno es el protagonista de su aprendizaje, con su propio ritmo, pero con apoyo, supervisión e evaluación de los docentes de esas áreas que comparten espacio.
“Una educación integral, donde el eje principal es la música, constituye la base del proyecto educativo de este centro. Tratamos de formar profesionales de la música en un sentido amplio, desarrollando una orientación académica y profesional específica. Paralelamente, impartimos una enseñanza general de calidad, que potencia la interdisciplinariedad y la integración de las distintas enseñanzas musicales y generales”, describe esta directora.

Educación en valores

Dos tutores realizan un seguimiento del alumno desde 3º de Primaria/1º grado elemental hasta 2º de Bachillerato/ 6º de grado medio. Pero también fomentan la sensibilidad artística, el espíritu crítico, la creatividad, la autodisciplina y responsabilidad, la capacidad de trabajo para el estudio y la práctica instrumental, la autonomía personal, el respeto y la tolerancia y el espíritu de colaboración en grupo, entre otros valores.
En palabras de la directora, “nuestra carta de presentación son los conciertos, actuaciones e intercambios que se desarrollan durante el curso. “Tenemos agrupaciones en los dos niveles de enseñanza, orquestas y coros de grado elemental y medio. Además, este centro posibilita que los alumnos se presenten a concursos, “con el fin de prepararles para el futuro y saber afrontar mejor la competitividad”.

Nueva normativa

Según Mª Victoria Rodríguez, la entrada en vigor de la Orden por la que se regulan las enseñanzas y la organización y funcionamiento de los Centros Integrados de Enseñanza de Música en la Comunidad de Madrid, el pasado septiembre, hizo peligrar algunos de nuestros principios, ya que en el aspecto curricular esta normativa supone un recorte de tiempos lectivos en los dos tipos de enseñanzas e incluso la eliminación de alguna asignatura de música. Esta nueva norma pretende aliviar la carga lectiva, adaptando el currículo y el horario. “Pero considero que si ese alivio conlleva un empobrecimiento de la enseñanza, lo que se está consiguiendo es un centro donde se exige menos esfuerzo que en un Conservatorio, se tiene menos carga lectiva y se enseña menos, por lo tanto la calidad es menor. Nuestra propuesta educativa no se corresponde con ese planteamiento”, afirma esta profesora.
Asimismo, la entrada en vigor de la LOE y la publicación el pasado mes de enero de un Real Decreto por el que se fijan los aspectos básicos del currículo de las enseñanzas profesionales de música, conlleva una revisión del currículo de los grados elemental (no regulado por el MEC) y profesional en los Conservatorios, por parte de las comunidades autónomas, lo que supondrá otro cambio en el currículo de los centros integrados.

 

arriba