El mayor telescopio del mundo ve su “primera luz” en la isla de La Palma
El príncipe de Asturias y la ministra de Educación presiden la inauguración oficial del GTC, cuya construcción ha durado siete años

Madrid. G. A.
El príncipe de Asturias don Felipe de Borbón y la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, han presidido la ceremonia de “Primera Luz” del Gran Telescopio de Canarias (GTC) en el observatorio astronómico del Roque de Los Muchachos, en la isla canaria de La Palma. El príncipe ha sido el encargado de introducir los códigos que han puesto en marcha los sistemas se seguimiento de este telescopio óptico-infrarrojo que, con un espejo primario de 10,4 metros de diámetro fabricado con vitrocerámica pulida, es el más grande del mundo al superar por 0,5 metros al Keck de Hawai.
La construcción del GTC ha durado siete años, tres más de los previstos inicialmente. Según su director, Pedro Álvarez, la estimación de concluir los  trabajos  en  2003  “fue  demasiado

ambiciosa”, porque transportar los materiales para construir un telescopio de 41 metros de alto y 500 toneladas de peso por una estrecha carretera secundaria hasta los 2.400 metros de altura del Roque de Los Muchachos, ha sido una obra “faraónica”. Además, los trabajos se han interrumpido en numerosas ocasiones debido a las duras condiciones meteorológicas.
Construir el GTC ha costado casi 130 millones de euros, financiados a través de la empresa pública GRANTECAN, en la que participan el MEC y el Gobierno de Canarias. También han participado con un 5% del presupuesto, respectivamente, instituciones internacionales como la Universidad de Florida (EE.UU), el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica de México, y el Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de este país. La primera actividad científica de esta “gran infraestructura de investigación” ha contado con la presencia de una amplia representación de la comunidad astronómica mundial. Durante el presente año una fase de pruebas y últimos ajustes, antes de ser inaugurado en 2008 y empezar a funcionar a pleno rendimiento.

Nuevos hallazgos. El Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) ha sido la institución promotora del GTC, que está situado en “uno de los mejores enclaves del mundo” para la observación y permitirá distinguir otros sistemas planetarios, conocer la materia oscura, descubrir el nacimiento de estrellas, ver las galaxias más remotas y estudiar los agujeros negros o los componentes químicos que provocaron el “Big Bang”. Aunque su principal objetivo será, encontrar planetas similares al nuestro en otras estrellas y, según ha manifestado el director del IAC Francisco Sánchez, podría encontrar “cosas impensables”.
El príncipe de Asturias ha destacado “el alto nivel de la astrofísica en nuestro país”, y ha afirmado que la captación de la primera luz estelar con este telescopio supone “un reconocimiento internacional que sitúa a España entre los diez primeros países del mundo en este campo, y pone de relieve el esfuerzo, la entrega, la preparación y el talento de nuestros hombres y mujeres de ciencia”. Y la ministra de Educación y Ciencia ha manifestado que el GTC es un nuevo paso “en el afán por hacer más y mejor ciencia”, y es un ejemplo de hacia dónde se quiere avanzar en materia científica en España, “que ahora se sitúa en la vanguardia del conocimiento haciendo de la I+D+i un factor para mejorar la competitividad empresarial y avanzar en la internacionalización de las actuaciones”.

El príncipe de Asturias ha introducido los códigos que han puesto en marcha el Gran Telescopio de Canarias, durante un acto que ha presidido acompañado por la ministra de Educación y Ciencia.
(Foto: EFE)

Las revistas científicas “Nature” y “Science” reciben el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades
El jurado estima que ambas publicaciones han contribuido durante más de un siglo a “acercar la ciencia a la vida”

Madrid. Las revistas científicas “Nature” (británica) y “Science” (estadounidense) han obtenido el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, por haber logrado “acercar la ciencia a la vida” desde hace más de un siglo, según el jurado. Reconocidas como “fuentes indiscutibles de información para el periodismo especializado de todos los países”, se publican con periodicidad semanal y se han impuesto en la última votación a la agencia de prensa “Mágnum” y al grupo público audiovisual británico BBC.
Nature” pertenece al grupo editorial Macmillan, fue creada en 1869 y pronto se distinguió por recoger los artículos científicos originales sobre el darwinismo. Desde entonces ha presentado numerosos avances que han supuesto hitos para la ciencia, como el descubrimiento de la estructura del ADN. Por su parte, la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS) edita actualmente “Science”, que se publicó por primera vez en 1889 con el apoyo de Thomas Edison y, posteriormente, de Alexander Graham Bell. Ambas revistas difundieron en el año 2000 el primer logro de secuenciación del genoma humano.

Prestigio, rigor y calidad. El periodista Jesús de la Serna ha afirmado en nombre del jurado que las dos publicaciones premiadas “son pioneras” en su campo, y combinan “un prestigio, un rigor admirable y una calidad que hace asequible a todo el mundo los grandes conocimientos que el hombre está adquiriendo”. Y sus directores han agradecido el galardón y han destacado la importancia que tiene actualmente la ciencia en la cultura y en los medios de comunicación.
Así, Philip Cambell ha manifestado que este Premio “reconoce el doble papel que “Nature” tiene al comunicar a un público diverso los hechos científicos más desatacados y los temas sociales claves. Pero sobre todo, es un reflejo del valor y el impacto que en la cultura actual tiene la investigación científica en sí”. Y el director de “Science” ha declarado que “la comunicación científica objetiva, de gran autoridad y sin fronteras es imprescindible para la prosperidad mundial pues la ciencia y la tecnología, cada vez más esenciales, están también, sin embargo, cada vez más politizadas en ciertas regiones”.

Entra en vigor la Ley de Investigación Biomédica que regulará la clonación terapéutica

Madrid. El “Boletín Oficial del Estado” publicó el pasado 4 de julio la Ley de Investigación Biomédica, que entró en vigor al día siguiente y regulará avances científicos como la llamada “clonación terapéutica”, para que repercutan en la mejora de la salud de los ciudadanos “en un contexto de máximas garantías éticas, de calidad y seguridad en el ámbito de la investigación”. Esta nueva Ley fija normas en ámbitos no regulados anteriormente, como los análisis genéticos, la investigación con muestras biológicas humanas, en particular las de naturaleza embrionaria, o los biobancos.
El texto definitivo fue aprobado en el Congreso de los Diputados el 14 de junio con el apoyo de todos los grupos parlamentarios, salvo el Partido Popular, tras haberse incorporado durante su tramitación parlamentaria más del 60% de las enmiendas presentadas. El tema más controvertido durante el debate ha sido la autorización y regulación de la clonación terapéutica, que consiste en transferir el núcleo de una célula adulta de un paciente a un ovocito al que se le ha extraído previamente su núcleo, con el fin de reprogramar su crecimiento celular y tratar de reorientarlo hacia la creación de órganos o tejidos, que luego puedan ser transplantados al paciente para combatir alguna patología.
El actual Código Penal castiga con penas de cárcel le inhabilitación a quienes fecunden óvulos humanos con cualquier fin distinto a la reproducción humana. Y esta nueva Ley prohíbe “expresamente” la clonación de seres humanos (clonación reproductiva) o la creación de embriones destinados a la investigación. Pero sí permite la utilización de cualquier técnica de obtención de células troncales embrionarias humanas con fines terapéuticos. Además, garantiza la confidencialidad de los datos, la gratuidad de la donación de material biológico y el mantenimiento de los estándares adecuados de calidad y seguridad de las células y tejidos humanos. Y facilita la implantación de investigaciones en los centros de salud, incentiva la colaboración entre centros de investigación y hospitales y estimula la cooperación entre el sector público y el privado.

Los sistemas universitarios italiano y español amplían su ámbito de cooperación

Madrid. La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, ha recibido al ministro italiano de Universidad e Investigación, Fabio Mussi. Ambos ministros han constatado la amplia colaboración existente entre los sistemas universitarios y de investigación científica de España e Italia, y han tomado nota de la posibilidad de ulteriores desarrollos a los que esta colaboración puede conducir en los próximos meses, dándose cita en la próxima Cumbre Bilateral de diciembre para definir nuevos acuerdos de colaboración. A tal fin los dos ministros han decidido constituir un Grupo de Trabajo Común.
La ministra Cabrera y el ministro Mussi, según se precisa en una declaración conjunta emitida al término de la reunión, “han expresado su deseo de que la Conferencia de Rectores italianos y los representantes de los Rectores españoles establezcan una fructífera colaboración con el fin de reforzar los ya sólidos lazos de cooperación que unen al mundo académico de los dos países”.
Asimismo, ambos ministros expresan su deseo de que “se puedan alcanzar, en el respeto de la autonomía universitaria, nuevos acuerdos de colaboración entre las universidades italianas y españolas que permitan instituir cursos conjuntos, cuyos títulos sean reconocidos en ambos países”, y han manifestado su compromiso personal en colaborar juntos para reforzar la dimensión euro-mediterránea en los sectores de su competencia, a continuación de la Conferencia Ministerial de El Cairo de 18 de junio de 2007, sobre la creación del área euro-mediterránea de instrucción universitaria y de investigación.
En la declaración conjunta se añade que “se ha constatado que hoy se abren interesantes perspectivas de colaboración bilateral en diferentes sectores científicos, compartiendo la voluntad de imprimir un fuerte impulso”. A este respecto, el ministro Mussi y la ministra Cabrera han acordado que esta colaboración pueda valerse de las amplias oportunidades que ofrece el séptimo Programa-Marco de la Unión Europea, incluidos los proyectos de infraestructuras, y de la creación del Instituto Europeo de Tecnología, dando especial prioridad al ámbito de Cambio Climático y Energía. En este sentido, España ha manifestado su disposición a albergar en su territorio, contando con la colaboración internacional, la Fuente Europea de Neutrones por Espalación.

 
arriba