El MEC financia con más de un millón de euros 53 estudios para la mejora del sistema universitario

Madrid. La adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, el apoyo a los universitarios y su incorporación al mundo laboral, el análisis de las necesidades específicas de las personas con discapacidad y las políticas de igualdad de género en la Universidad, son algunas de las líneas de estudio que el Ministerio de Educación y Ciencia subvencionará en 2007 a través de la resolución de la convocatoria del programa de Estudios Análisis 2007, dependiente de la Subdirección de Estudios, Análisis y Evaluación de la Dirección General de Universidades, para la subvención de un total de 53 estudios que servirán para mejorar el sistema universitario español. Dicha convocatoria ha sido publicada recientemente por el Boletín Oficial del Estado.
El programa, que cuenta con una dotación total de 1.021.720 euros, financiará proyectos de 32 organismos diferentes, con especial atención a aquellas iniciativas orientadas al apoyo de los universitarios, tanto en su etapa inicial como a lo largo de su trayectoria universitaria y en los inicios de su incorporación al mercado laboral, y al proceso de adaptación de las universidades españolas al Espacio Europeo de Educación Superior, ya que la introducción de innovaciones en los procesos de evaluación de aptitudes y competencias de los estudiantes es un aspecto de “particular importancia para nuestras universidades”.
Además, por primera vez la convocatoria recoge, entre sus ochos líneas de estudio, una dirigida a analizar las necesidades de las personas con discapacidad con propuestas específicas para facilitar su integración en la Universidad. También este año es novedad la línea destinada a examinar aspectos relacionados con la igualdad de género y la equidad en la Universidad española.

Líneas de investigación. En la convocatoria de 2007 se han ampliado las líneas de investigación financiadas de tres a ocho, adaptando las prioridades a la situación actual.
Los ámbitos de trabajo son los siguientes:
- Instrumentos de orientación y apoyo para los universitarios españoles: estudio de los instrumentos que las universidades ponen a disposición de los alumnos como las estrategias de tránsito de la educación secundaria a la universitaria, o de paso de la universidad al mercado laboral
- Estudio del rendimiento de los estudiantes en la universidad: proyectos que incorporan propuestas concretas de mejora del rendimiento estudiantil y análisis de las causas de la discrepancia entre la duración teórica de los estudios y su duración real.
- Definición y evaluación de aptitudes y competencias de los estudiantes universitarios en España: análisis de las dificultades que generan los cambios metodológicos derivados de la construcción del EEES.
- Seguimiento de los egresados universitarios y análisis de la formación permanente: relación entre las demandas de formación del mercado laboral y los planes de estudio; estudio de las necesidades de los profesionales que pueden solucionarse a través de la formación a lo largo de la vida.
- Necesidades de formación para el gobierno y la gestión de las universidades españolas.
- Uso y resultados de plataformas e-learning de formación y apoyo a la enseñanza universitaria: análisis de las experiencias de aplicación de nuevas tecnologías en la metodología docente.
- Estudios para las necesidades de las personas con discapacidad para facilitar su integración en la universidad en igualdad de condiciones: los trabajos deberán proponer medidas concretas para eliminar los obstáculos que dificultan la integración plena de los discapacitados en la Universidad
- Estudios para analizar la igualdad de género y la equidad en la Universidad española.

 
 

Los países euromediterráneos acuerdan un programa específico de ayudas para estudiantes

Madrid. La Primera Conferencia Euro-Mediterránea de Ministros de Educación Superior e Investigación Científica, celebrada en El Cairo (Egipto), concluyó con la firma, el pasado 18 de junio, de la Declaración de El Cairo, en la que figura la propuesta de creación, establecimiento y desarrollo de un Espacio Euromediterráneo de Educación Superior y un Espacio Euromediterráneo de Investigación.
La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, ha apoyado la creación de ambos Espacios Euromediterráneos, así como la propuesta incluida en la Declaración de introducir un esquema de becas para los países euromediterráneos dentro del programa Europeo Erasmus Mundus. La ministra española ha propuesto que dicho programa de becas tenga un nombre específico y diferenciador.
Mercedes Cabrera explicó ante los medios de comunicación que “la Declaración de El Cairo refleja claramente nuestro compromiso con la Educación, un elemento que desempeña un papel crucial para el desarrollo político, social y económico”, y precisó que ha insistido ante sus colegas en la importancia que tiene la erradicación del analfabetismo, especialmente entre las mujeres, puesto que, a su juicio “la mejora de la educación está completamente unida a las mejoras hechas en el campo de la igualdad de género”.
La Declaración de El Cairo se enmarca en el llamado Proceso de Barcelona y el programa de acción aprobado en la cumbre de Barcelona de 2005. El objetivo es impulsar la cooperación de la Unión Europea con los países mediterráneos para temas políticos, económicos, socioculturales, de emigración, integración social, justicia y seguridad.
Sobre el Espacio Euromediterráneo de Educación Superior la ministra ha querido destacar el importante papel desempeñado por las universidades y, en concreto, por la universidad Rovira i Virgili de Tarragona, que ha sido fundamental en la creación del Foro Universitario Permanente Euromediterráneo, que la Declaración de El Cairo apuesta por promover.
La Declaración también propone acercar los sistemas de educación superior euromediterráneos al Proceso de Bolonia (construcción del Espacio Europeo de Educación Superior) y al sistema de créditos europeos ECTS (European Credit Transfer System). Asimismo apuesta por aprovechar las posibilidades de las Tecnologías de la Información y la Comunicación para promover la cooperación entre universidades y para crear una biblioteca digital mediterránea.

Movilidad. La Declaración de El Cairo recoge asimismo una propuesta de impulso de la movilidad de estudiantes e investigadores. En este sentido, Mercedes Cabrera ha puesto en valor en su intervención el programa europeo de cooperación Erasmus Mundus, un sistema de ayudas para que estudiantes no comunitarios estudien posgrados de calidad en varias universidades europeas, en el que las universidades españolas suelen tener un papel destacado, y precisó que “España siempre ha sido muy activa en defender la necesidad de incrementar la visibilidad de las iniciativas lanzadas en el marco de la unión euromediterránea”. A este respecto, la ministra española afirmó que “un paso positivo para asegurar la visibilidad de nuestro sistema de ayudas sería presentarlo no diluido dentro del Programa Erasmus Mundus, sino con un nombre específico para individualizar nuestros esfuerzos y mostrar que, a través de iniciativas específicas y bien financiadas, afrontamos los retos presentes y futuros de nuestra región”.
Mercedes Cabrera ha propuesto el nombre de Averroes, en honor al filósofo cordobés del siglo XII, para este programa, que se uniría a la vertiente mediterránea del programa de cooperación en enseñanza superior Tempus, Tempus Meda.
Otro de los aspectos importantes de la Declaración se refiere a la creación del Espacio Euromediterráneo de Investigación, y para ello se propone integrar socios mediterráneos en el Espacio Europeo de Investigación, promoviendo los enlaces entre centros de excelencia, o facilitando la participación de países mediterráneos en el séptimo programa marco de investigación de la Unión Europea. Asimismo, en la Declaración se proponen medidas para impulsar las interrelaciones de la comunidad científica y los programas de movilidad en este ámbito.

 
   
arriba