Hacia una escuela coeducativa

La Consejería de Educación de Andalucía edita una colección de materiales para fomentar la igualdad entre hombres y mujeres

Avanzar en la consecución de una escuela coeducativa es la finalidad del I Plan de Igualdad entre hombres y mujeres, que ha puesto en marcha la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. Entre otras actuaciones ha editado una colección para difundir materiales y recursos en los centros.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
La Consejería de Educación de la Junta de Andalucía decidió emprender el I Plan de Igualdad entre Hombres y Mujeres en Educación, ya que consideraba que el sistema educativo debe hacerse cargo de crear las condiciones necesarias para que la escuela potencie los aprendizajes para la vida afectiva e incorpore el valor y la riqueza que supone la diversidad de modos de ser hombre y de ser mujer, que son el sustrato imprescindible para establecer unas relaciones  basadas  en  la  equi-

Los gráficos de arriba reflejan la distribución del profesorado en la dirección de centros de Primarua y Secundaria (curso 2005-06), mientras que los inferiores muetran el reparto de funciones (equipos directivos, jefes de departamento y coordinación de ciclos).

dad, el respeto y la corresponsabilidad”, explica Cándida Martínez, consejera de Educación.
Entre otras actuaciones, este Plan incorpora la colección Plan de igualdad, que incluye materiales y recursos dirigidos a los centros. Una de sus publicaciones recoge cifras, datos e indicadores, segregados por sexo, que explican desigualdades de género que aún se producen en el sistema educativo. Los gráficos reflejan la promoción y titulación del alumnado por sexo; elección de especialidades en Ciclos Formativos, Bachillerato y Universidad; conductas contrarias a la convivencia en los centros; distribución del profesorado en los puestos de dirección y en los cargos directivos, entre otros apartados.

Guía de buenas prácticas

Dentro de esta colección también figura la Guía de buenas prácticas para favorecer la igualdad entre hombres y mujeres en educación, especialmente diseñada para trabajar en la escuela por la coeducación. Transformar la realidad que arrastra la herencia injusta de una construcción social androcéntrica, compensar las desigualdades, posibilitar el desarrollo de las capacidades de hombres y mujeres, son objetivos de la coeducación y esta guía plantea orientaciones, acciones, propuestas y prácticas, desde distintos ámbitos de actuación.
El primer capítulo hace un repaso a la historia de la coeducación. A lo largo del pasado siglo XX, el sistema educativo recogía dos modelos de enseñanza, dirigidos a fomentar las diferencias entre niños y niñas. La cultura doméstica constituía el eje formativo escolar de las mujeres hasta 1970. No obstante, la demanda de coeducación ha sido una constante desde el último tercio del siglo XIX, siendo pionera la Institución Libre de Enseñanza.
Garantizar que el alumnado de los niveles obligatorios adquiera los conocimientos y habilidades necesarios para responder a las responsabilidades familiares puede significar en estos momentos, la medida coeducadora más crucial en la educación de la ciudadanía.

Diagnóstico

Este documento también incluye un diagnóstico del centro educativo en materia de igualdad entre hombres y mujeres, en que se analiza la situación actual, la detección de desigualdades por razón de sexo que se producen en la organización escolar y propuestas de trabajo.
Asimismo, presenta unos argumentos y orientaciones para un uso equitativo del lenguaje. Otro de los capítulos examina la participación y contribución de la familia, el profesorado y el alumnado para mejorar la convivencia en los centros. En el apartado dedicado al ámbito científico-tecnológico, ciclos formativos y TIC, donde se especifica que el sexismo en la enseñanza no se manifiesta en el acceso global a la educación, ni en el rendimiento académico. A diferencia de otros países europeos, las alumnas son mejores estudiantes que sus compañeros varones. Pero reconoce que la segregación que se producía hace años entre Letras para chicas y Ciencias para los chicos se ha desplazado a los estudios de Ciencia y Tecnología. En los ciclos formativos, de grado medio, el porcentaje de hombres supera al de mujeres en 10 puntos, mientras que en el grado superior apenas hay diferencia ya que se requiere el Bachillerato y son más las mujeres que tienen esa titulación. Así como, las ramas con presencia mayoritariamente femenina son Textil, Confección, Piel, Sanidad, Química, Imagen Personal, Comercio y Marketing, tanto en grado medio como en superior.

Detección del sexismo

Para la detección del sexismo en los materiales curriculares se introducen unas pautas de observación, como el lenguaje, las imágenes, los temas y el enfoque.
Por último incluye unas propuestas didácticas, que abordan el reconocimiento del problema del sexismo, los rasgos sexistas y disimétricos de las relaciones humanas, el estudio y crítica del mundo patriarcal y la práctica del valor de la igualdad y la educación de los sentimientos y emociones y de la comunicación afectiva y erótica.
Alma Schindler-Mahler, Clara Campoamor, Marie Curie o Hipatia de Alejandría son algunos de los relevantes personajes que figuran en “¿Conoces a...?”. Con esta guía didáctica, dirigida a profesores y alumnos de Primaria, se pretende rescatar la memoria de las mujeres filósofas, científicas, maestras, compositoras o luchadoras por la igualdad y los derechos humanos. Cándida Martínez, consejera de Educación de la Junta de Andalucía, puntualiza que esta publicación desarrolla una de las medidas contempladas en el I Plan de Igualdad entre Hombres y Mujeres en el Educación, “para hacer cada vez más real y efectivo el derecho a la igualdad entre todos los seres humanos, para poner en valor la contribución de las mujeres al desarrollo de las sociedades y para eliminar aquellos presupuestos, costumbres y prácticas que invisibilizan, minusvaloran o discriminan a las mujeres”. 

Autonomía

“Aprender a cuidar y a cuidarnos” recoge experiencias para la autonomía y la vida cotidiana. Esta iniciativa forma parte de un proyecto europeo, que ha dotado a los centros escolares del material e instrumentos necesarios para realizar actividades culinarias y de cuidado de ropa. La profesoras que han desarrollado esta experiencia apuntan el ejemplo de Inglaterra, donde conocimientos relacionados con el cuidado de las personas se estudian en la asignatura Home Economics o de Holanda, donde se imparte Verzorgen (Cuidado emprendedor) en diferentes cursos. Estas docentes afirman que con “nuestra actuación intentamos cambiar la cultura escolar, para incluir en ella aprender a convivir, además de potenciar que los hombres y las mujeres sean autónomos, tanto en el ámbito doméstico como en el laboral”.
Entre los objetivos figuran introducir los conocimientos asociados al cuidado de las personas, que tradicionalmente se han considerado propios de la cultura femenina, en el sistema educativo; revalorizar los conocimientos de las mujeres y romper con la dicotomía “lo femenino versus los masculino”; acabar con los aspectos sexistas de las ideología de la masculinidad hegemónica y potenciar las responsabilidades sociales entre hombres y mujeres.

 

arriba