Las quejas ciudadanas en el ámbito de la enseñanza
El informe del Defensor del Pueblo 2006 recoge un aumento de casos de violencia escolar, y protestas relativas a instalaciones y admisión de alumnos
Las quejas planteadas al Defensor del Pueblo en 2006 sobre violencia en el medio escolar registra- ron un aumento “notable” respecto a ejercicios anteriores, en los que no se tenía constancia de ellas, aunque las mismas “no representan cifras muy altas en el conjunto de las relacionadas con la educación”, según se señala en el informe sobre 2006 elaborado por este organismo.
Además de las
referidas a la
violencia escolar,
en el informe se
incluyen quejas
relativas a
instalaciones
escolares,
escolarización,
admisión de
alumnos y acceso
a la Universidad.
(Foto: Rafael
Martínez)

Madrid.
El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ha entregado al presidente del Congreso de los Diputados, Manuel Marín, el informe de este organismo sobre el año 2006, que será remitido asimismo al presidente del Senado, Javier Rojo, y en el que se incluye un apartado dedicado a la Administración educativa.
En el informe del Defensor del Pueblo, según informa Efe, se recuerda que la presencia social y en los medios de comunicación del problema de la violencia escolar motivó al Defensor del Pueblo a la realización de un informe monográfico al respecto, presentado a las Cortes Generales en 2000, mientras que su actualización ha sido acometida en 2006.
En el capítulo correspondiente a la Administración educativa del informe se incluyen, además del apartado sobre la violencia escolar, otros epígrafes relacionados con la enseñanza, como los relativos a las quejas recibidas sobre educación no universitaria, instalaciones escolares, escolarización, admisión de alumnos, educación especial, enseñanza universitaria, acceso a la Universidad o ayudas públicas al estudio y a la investigación.
En relación con la violencia escolar se destaca que en los centros docentes y en su entorno próximo “está siendo enfrentada con medidas eficaces y adoptadas con la necesaria inmediatez respecto de los hechos”.
En relación con el informe monográfico de violencia escolar, cuya actualización fue dada a conocer a principios del presente año y cuyo objetivo era determinar las principales magnitudes del maltrato entre iguales en el contexto de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) en España, sus resultados, comparados con los del anterior informe de 2000, desvelan que el panorama de maltrato entre iguales por abuso de poder “ha mejorado” en estos años.

Tendencia decreciente en el maltrato

Tanto las respuestas de los alumnos como las de los profesores ponen de manifiesto, salvo excepciones, que la incidencia del maltrato ha tendido claramente a disminuir, especialmente en aquellas conductas abusivas más frecuentes y menos graves. Así, el porcentaje de incidencia total de las víctimas de insultos pasa del 39,1% al 27%, y la de víctimas de motes ofensivos, del 37,7 al 26,6%. Asimismo, según los datos del informe, también disminuyen los porcentajes declarados de víctimas de otras conductas más graves, como la agresión física indirecta, e incluso alguna forma de amenazas, y el acoso sexual presenta una disminución relevante, cercana al 65%.
“La prevención es fundamental para evitar que un alumno se convierta en maltratador, pero también lo es que exista un clima social y una conciencia personal y colectiva en la que sea palpable el rechazo hacia este tipo de conductas”, se precisa en el informe, en el que se añade a este respecto que “aunque la situación ha mejorado, falta mucho por hacer, porque todavía hoy son más los alumnos que se reconocen como agresores que como víctimas, es decir, que todavía parece tener un menor coste personal y social reconocerse como autor de conductas de maltrato que como víctima de las mismas”.
Asimismo, en el informe se constata que “otras conductas padecidas por los alumnos, como la exclusión social, que sufre un 30% de los alumnos, o ciertas formas de agresión física, así como las modalidades más graves de amenazas, no muestran esta tendencia a la baja y se mantienen en niveles similares a los existentes en 1999”. A este respecto se concluye que “las políticas preventivas y las líneas de intervención que se han seguido logran ciertos resultados parciales, siempre bienvenidos, pero insuficientes, en la medida en que sólo alivian pero en absoluto resuelven el problema”.

Instalaciones escolares y admisión

Volviendo al informe de 2006 el Defensor de Pueblo constata que se han planteado quejas sobre instalaciones escolares, y en este ámbito las quejas de mayor envergadura tienen que ver con centros docentes públicos, haciéndose referencia en casi todos los casos a “deficiencias” en el estado de conservación de los mismos y al mantenimiento o la carencia de determinadas instalaciones o medidas de seguridad preceptivas.
En materia de escolarización, las quejas hacen referencia a disfunciones (insuficiencia o inadecuada distribución) por parte de ciertas administraciones educativas respecto a la oferta de plazas escolares para niños de tres años.
Sobre becas y ayudas al estudio convocadas por el Ministerio de Educación y Ciencia, aunque las quejas han disminuido, según se precisa en el informe, las más numerosas de éstas se refieren a la valoración que los órganos de selección realizan de la situación económico-familiar del aspirante.

 

arriba