El Informe de Evaluación da a España una nota de 3,5 sobre 5

Europa fomentará la dimensión social de
las universidades y extenderá la movilidad

La Conferencia de Londres evalúa los progresos logrados en la construcción del EEES y analiza las medidas para su consolidación

Mercedes Cabrera asistió en Londres a la reunión de la V Conferencia de Ministros
de Educación del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), en la que se analizaron las políticas universitarias que deberán desarrollar los 45 países que participan en la construcción de este espacio, se evaluaron los logros alcanzados y se acordó impulsar la movilidad y fomentar la dimensión social de las universidades.
La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, durante la reunión de la V Conferencia de Ministros de Educación europeos celebrada en Londres.
(Foto: EFE)

Madrid.
La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, ha asistido a la V Conferencia de Ministros de Educación del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) que se celebró, los días 17 y 18 de mayo, en el Palacio de Congresos Reina Isabel II de Londres.
La ministra estuvo acompañada por el director general de Universidades, Javier Vidal; el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y rector de la Universidad de Oviedo, Juan Vázquez; el rector de la Universidad de Cantabria, Federico Gutiérrez Solana; el experto en universidades Guillermo Bernabéu, y un representante de los estudiantes, Guillermo Rodríguez Lorbada.
Cada dos años los ministros de Educación de los países que forman parte del EEES se reúnen para analizar los progresos realizados hasta el momento, definir las políticas que se deben llevar a cabo para conseguir que en 2010 el EEES sea una realidad y preparar el camino más allá de esa fecha. En la Conferencia de Londres hubo representación de 45 países europeos y a la reunión se incorporó la República de Montenegro como nuevo miembro.
Los participantes en la Conferencia de Londres analizaron los logros ya conseguidos a lo largo del proceso de implantación y construcción del EEES, y trataron sobre una serie de puntos clave para su desarrollo y consolidación, como son, entre otros, los siguientes:
-La movilidad entre los diferentes sistemas universitarios de estudiantes, profesores, investigadores y personal de administración y servicios.
-La adaptación de las distintas enseñanzas en un sistema de tres ciclos (grado, máster y doctorado) que sea “reconocible y homologable” por todos los países del EEES. En este sentido se resaltó la importancia de la estructura de las enseñanzas en créditos ECTS.
-La implementación de un registro de agencias de calidad europeas. Este registro permitirá crear una confianza mutua en los procesos de acreditación de los diferentes estudios ya que las agencias en él inscritas deberán regirse por unos criterios comunes fijados por la ENQA (Red Europea para la Garantía Calidad) que tiene por finalidad promover la cooperación europea de todos los agentes implicados en el proceso de garantía de la calidad.
-El establecimiento de un marco nacional de cualificaciones, clave para facilitar la transparencia del sistema y la movilidad.
-El aprendizaje a lo largo de la vida, de forma que permita el acceso de los estudiantes a las enseñanzas en cualquier momento de su vida, así como compatibilizar mejor estudios y trabajo.
-La dimensión social de la enseñanza universitaria, en referencia a las políticas de apoyo a los estudiantes, como becas y préstamos ligados a renta futura, y a la disponibilidad de datos sobre estas iniciativas.

Autonomía y responsabilidad

El proyecto de un espacio europeo común de educación superior surgió con la Declaración de Bolonia, suscrita por 29 países europeos el 19 de junio de 1999. En esta declaración se establecen los principios básicos del EEES y de lo que se ha dado en llamar desde entonces el “Proceso de Bolonia”, es decir, la convergencia de los sistemas universitarios europeos en un marco reconocible por todos.
El EEES pretende modernizar la enseñanza superior europea dotándola de mayor autonomía, al tiempo que se incentiva su calidad a través de sistemas de rendición de cuentas y de evaluación por objetivos. De esta forma, se pretende dotar a las universidades europeas de los instrumentos necesarios para que se diversifiquen y especialicen en lo que son mejores y así sean capaces de competir no sólo a nivel europeo sino mundial. El EEES pretende flexibilizar la educación superior para que las universidades puedan responder con mayor agilidad a las necesidades de un entorno cambiante y global.
Tras la reunión de Bolonia en 1999, los ministros de Educación de los países que forman parte del EEES se han reunido en varias ocasiones: en 2001 los representantes de 32 naciones europeas ratificaron en Praga la Declaración de Bolonia, y los siguientes encuentros se celebraron en Berlín (2003) y Bergen (2005). La próxima reunión será en la ciudad belga de Lovaina, famosa por su tradición universitaria.

Grupo de Seguimiento

España ha sido elegida por el Grupo de Seguimiento del Proceso de Bolonia (BFUG, en sus siglas en inglés) como miembro de su Junta Directiva. Dicha Junta, que supervisa los trabajos del BFUG, tiene como principal objetivo promover la participación en la construcción del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) de todas las instituciones implicadas, así como la difusión de sus principios. Guillermo Bernabéu será el representante español en la mencionada Junta Directiva.
La elección de España como miembro de la Junta Directiva del BFUG, que será efectiva a partir de junio, supone que nuestro país formará parte por vez primera de la dirección del Proceso de Bolonia y será un actor de primera fila en la puesta en marcha de los acuerdos que se adopten en la Cumbre Ministerial que está teniendo lugar en Londres. En ella se reúnen los responsables de educación de los 45 países que forman parte del EEES, entre ellos España.
La Junta Directiva (Board) está constituida por la actual, la anterior y la próxima Presidencia de la Unión Europea, por el país que alberga la próxima cumbre ministerial (en la actualidad el Reino Unido), por la Comisión Europea, cuatro miembros consultivos (el European University Association, el The National Unions of Students in Europe, la European Association of Institutions of Higher Education y el Consejo de Europa) y tres países elegidos por el BFUG. España ha sido elegida entre estos tres últimos.
El BFUG tiene como misión el desarrollo de las políticas acordadas en la reunión de Berlín de 2003, la dirección del Proceso de Bolonia y la preparación de las cumbres ministeriales. Por su parte la Junta Directiva ayuda al BFUG a coordinar sus trabajos y ejerce labores de supervisión, organiza grupos de trabajo y apoya eventos relacionados con el Proceso de Bolonia.

La Universidad, en el centro de la sociedad

La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, expresó en Londres ante los medios de comunicación su convicción de que “en 2010 ya estarán construidos los cimientos del EEES, con una estructura similar de los estudios, mayor movilidad y un contenido social de las reformas”, y agregó al respecto que “la reforma que está desarrollando Europa pondrá al sistema universitario en el centro de la sociedad”, precisando que “este cambio no sólo importa a las universidades, sino al conjunto de la sociedad”.
Tras subrayar la importancia de la dimensión social del EEES, Mercedes Cabrera destacó la necesidad de crear una “cultura en la sociedad y explicar a todos los agentes, incluidos el mercado de trabajo y las empresas, lo que estamos haciendo en las universidades”. A este respecto, y relacionado con la nueva estructura en tres ciclos, grado master y doctorado, la ministra resaltó que “nuestra apuesta, y la de la totalidad de los países europeos, es que el título de grado tenga toda la preparación necesaria para acceder al mercado laboral”, y recordó que “los títulos tendrán capacidad para preparar a futuros profesionales en la medida en que la sociedad los reconozca; esto conlleva un cambio en muchos casos profundo, y por ello en esta Conferencia se estudia sobre cómo transmitirlo a la sociedad”.
La Conferencia de Londres analizó los avances conseguidos desde la reunión de Bergen (Noruega) en 2005 así como los retos pendientes para conseguir el objetivo de tener en 2010 un Espacio Europeo de Educación Superior común. Esos retos, en los que los diferentes países, incluida España, han conseguido ya avances significativos, son “conseguir una estructura similar de los estudios, mayor movilidad y un contenido social de las reformas”.
Mercedes Cabrera expresó asimismo su convencimiento de que en 2010 la educación superior europea dispondrá ya de unos cimientos comunes que le permitirán alcanzar los objetivos marcados en otro de los grandes proyectos europeos asumidos por España, la Estrategia de Lisboa: más empleo, de más calidad, con más formación.

Informe de Evaluación

La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, ha hecho balance de la V Conferencia de Ministros de Educación del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), que ha emitido un informe sobre el grado de adaptación de cada país al Proceso de Bolonia. A este respecto la ministra ha puesto en valor los progresos realizados en los últimos años en aspectos como la estructura de los ciclos y ha señalado que ahora uno de los grandes desafíos es que la sociedad se beneficie de la autonomía de las universidades.
El Informe de Evaluación presentado durante la Conferencia de Londres muestra avances del sistema universitario español en su adaptación al EEES, y da a España una nota de 3,5 puntos sobre 5 por sus progresos en la construcción del EEES. Nuestro país saca sus mejores resultados en lo referente a la estructura en ciclos, la evaluación de la calidad y el aprendizaje a lo largo de la vida.
El Informe de Evaluación, da a España una nota de 3,5 puntos sobre 5 por sus progresos en la construcción del EEES. Nuestro país saca sus mejores
Tras conocer el informe de evaluación de Bolonia, la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, ha declarado que España puede “mirar con confianza el horizonte de 2010” ya que “tanto la reforma de la Ley Orgánica de Universidades como la Nueva Organización de las Enseñanzas cumplen con el sistema cíclico de Bolonia”.
En cada conferencia interministerial (que se celebran cada dos años) se presenta este informe con notas del 1 al 5. En el presentado en la reunión de Londres España ha avanzado respecto al realizado con ocasión de la Conferencia de Bergen en 2005. Allí se expuso un análisis con apartados estructurados en tres bloques: evaluación de la calidad, implantación del sistema de ciclos y reconocimiento de títulos y créditos. En Londres se ha incorporado un nuevo bloque con dos asuntos: convenios de cooperación y educación a lo largo de la vida.
Dichos bloques son los siguientes:
1. Evaluación de la calidad: ya en 2005 España recibía buenas calificaciones en este apartado, notas que se mantienen en el informe de 2007. Además, se destaca el papel de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (ANECA).
2. Implantación del sistema de ciclos. Mientras que en Bergen en 2005 nuestra valoración era relativamente baja, en el informe de 2007 ha habido avances, especialmente en cuanto al acceso del primer ciclo (grado) al segundo (master).
3. Reconocimiento: en esta ocasión se ha valorado con mejor nota la implantación de los créditos ECTS. En cuanto a la ratificación del Convenio de Lisboa, España ha aprobado recientemente, y con posterioridad a la elaboración de este Informe, una resolución por la que se garantiza el acceso a la educación superior en pie de igualdad de los estudiantes de países extranjeros.
4. Educación a lo largo de la vida y convenios de cooperación: en este bloque, que no estaba contemplado en 2005, España parte de una situación favorable que permitirá un adecuado cumplimiento de estos objetivos.
La nota media de los 12 apartados analizados en el informe Bolonia Scoreboard es de 3,5 sobre 5.
Mercedes Cabrera ha declarado en relación con los datos del informe que España puede “mirar con confianza el horizonte de 2010, ya que la reforma de la Ley Orgánica de Universidades y la nueva organización de las enseñanzas cumplen con el sistema cíclico impuesto por Bolonia”.
En cuanto a los retso del sistema universitario a medio plazo, Mercedes Cabrera ha explicado que “el gran desafío de nuestras universidades es que se beneficien del ejercicio de su autonomía así como la creación de identidades propias, la especialización y la diversidad”. Asimismo, la ministra ha destacado otros dos grandes retos: la movilidad, entendida entre las universidades de un mismo país y también “hacia fuera, siendo capaces de atraer estudiantes e investigadores” de todos los lugares del mundo y también la dimensión social para hacer más equitativo el sistema universitario.

Bolonia para todos

Mercedes Cabrera destacó “la convicción expresada por todos los países de construir el Espacio de Educación Superior Europeo (EEES)”, y añadió al respecto que, bajo la filosofía de “Bolonia para todos”, los responsables de la educación superior de 46 países europeos “han acordado incentivar la movilidad y la dimensión social del EEES para hacer posible que este proyecto sea una realidad accesible para el conjunto de los estudiantes”.
La ministra, al término de las reuniones de la Conferencia de Ministros de Educación, resaltó de nuevo la especial incidencia e importancia que en el encuentro tuvo “la dimensión social de este proyecto común europeo”, y recordó que “estamos construyendo un espacio que exige comparabilidad y movilidad, pero que también debe tener los recursos para que sea accesible para absolutamente todos los estudiantes”. Finalmente, la ministra expresó su absoluto acuerdo con la idea “Bolonia para todos”, lanzada por la delegación de Bélgica, país que será anfitrión de la próxima Conferencia de Ministros europeos de Educación en la ciudad universitaria de Lovaina, en 2009.
Esta accesibilidad para todos ha sido uno de los ejes fundamentales de la Conferencia de Londres, en la que los ya 46 países tras la incorporación de Montenegro, se han comprometido a fomentar la movilidad de los estudiantes. Estos incentivos no sólo serán económicos sino que también deben consistir en “quitar los obstáculos administrativos como la concesión de visados y permisos de trabajo en su caso”, según precisó Mercedes Cabrera. La ministra recordó asimismo que entre los horizontes del Proceso de Bolonia no sólo está Europa, sino la capacidad de las universidades europeas de ser atractivas para otros sistemas, como el iberoamericano.
Otra de las conclusiones de la Conferencia de Londres ha sido el acuerdo de todos los países para que “en 2010 hayamos cumplido con todos nuestros objetivos”. Además, tal y como explicó la ministra española, los ministros de Educación europeos han decidido “ir mas allá de 2010 en la construcción de ese espacio común”, y se ha alcanzado el compromiso de, una vez conseguidos los cimientos del EEES en 2010, “seguir profundizando en la consecución de un sistema reconocible y accesible en todos los países europeos”.
“Esta profundización –precisó la ministra- supone trabajar por un sistema más abierto, de forma que no estamos hablando de más requisitos y más burocracia, sino todo lo contrario: un sistema más abierto que tiene que ver con el modelo social europeo”.

 

arriba