El MEC recuerda la obligatoriedad de la asignatura Educación para la Ciudadanía
Un comunicado ministerial precisa que todas las CC.AA. y todos los centros educativos “tienen el deber de impartirla”
El MEC recuerda la “obligatorie- dad” de impartir la asignatura Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos. Esta precisión se produce después de unas recientes declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en las
que presentaba una “opción de voluntariado” como alternativa a dicha materia. Por otro lado, Alejandro Tiana ha anunciado que la nueva asignatura comenzará a impartirse el próximo curso en tercero de ESO en seis Comunidades Autónomas.

Madrid.
Ante las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en las que propone medidas para que las familias que presenten objeción de conciencia a la asignatura Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos puedan convalidar la materia por tareas de voluntariado, el Ministerio de Educación y Ciencia ha recordado en una nota la “obligatoriedad” de impartir la citada asignatura, “ya que está declarada como tal por la Ley Orgánica de Educación, aprobada por el Congreso de los Diputados el 6 de mayo de 2006”. En el comunicado del MEC se precisa que, “por tanto, todas las Comunidades Autónomas y los centros educativos tienen el deber de impartirla”. El Ministerio de Educación y Ciencia recuerda asimismo que la primera obligación de todos los poderes públicos es cumplir y hacer cumplir la ley y que las Comunidades Autónomas no pueden decidir sobre su observancia.
Además, el MEC también precisa que no ha iniciado ningún requerimiento contra la Comunidad Autónoma de Madrid sobre las órdenes de admisión de alumnos por el hecho de dar puntos a los que provengan de familia numerosa, sino por incluir este criterio en el apartado de “criterios prioritarios”, incumpliendo así lo dispuesto en el artículo 84.2 de la LOE. De hecho, se indica en la nota al respecto, “el MEC, en los territorios que gestiona da puntos a las familias numerosas en las órdenes de admisión de alumnos y lo hace como criterio complementario al igual que otras Comunidades Autónomas”.
Por otra parte, según informa Efe, la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) aseguró que las declaraciones en las que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, planteaba una opción alternativa a la asignatura Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos son “impropias”.
Aguirre anunció el pasado 13 de mayo que, si sigue gobernando la Comunidad de Madrid, creará una “opción de voluntariado” para los alumnos de ESO cuyas familias muestren “objeción” ante la nueva materia. La presidenta de la Unión de Asociaciones Familiares, Carmen Toledano, asegura en una nota informativa que la objeción planteada por Aguirre supone una “invitación manifiesta” a incumplir la ley, y ha recordado a la presidenta que el principal cometido de una persona que ostenta un cargo público es cumplir y hacer cumplir la ley.
Toledano muestra su desacuerdo con estas declaraciones y explica en la citada nota que las Comunidades Autónomas no tienen competencias sobre las asignaturas que se imparten, por lo que considera que las declaraciones de Aguirre son “imprudentes e impropias de una persona que representa a todos los madrileños”.

Ética básica

Asimismo, el autor del primer manual de la asignatura Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, el filósofo y profesor José Antonio Marina, cree que es un “disparate” plantear la objeción de conciencia respecto a esta materia, que recordó que es obligatoria por ley y se está explicando “mal” a los padres.
Marina hizo estas declaraciones con motivo de su presencia en Santander para participar en la jornada pedagógica de InterAulas. El filósofo reconoció, según informa Efe, que esta asignatura se incluyó dentro de un “marco discutible” como fue la modificación de la Ley Orgánica de la Educación, un cambio que criticó porque no se puede, a su juicio, “estar cambiando leyes orgánicas de educación”. Aun así, dijo que la nueva asignatura es “absolutamente necesaria” y “y señaló que plantear la objeción de conciencia respecto a la misma es algo que sólo puede estimar un juez.
“Creo que ha habido una cantidad de malentendidos tremendos”, afirmó Marina, e insistió en que al ser una asignatura obligatoria, los jóvenes que no acudan a sus clases suspenderán la materia y, por tanto, no podrán obtener el título de Educación Secundaria, así como los colegios concertados podrían perder el concierto si no la imparten.
Además, dijo que en el caso de que un juez estimara que no se puede aplicar la objeción de conciencia en la asignatura, los jóvenes que no hubieran cursado la materia tendrían que aprobarla después.
Tras recordar que esta materia es una recomendación del Consejo de Europa, el filósofo consideró que quien está en contra de esta asignatura está en contra de que se estudien los derechos humanos en las aulas, y señaló que no sólo los padres son los responsables de la educación de sus hijos. Recordó que esta asignatura comenzó a impartirse en Estados Unidos cuando el Gobierno se dio cuenta de que los jóvenes aprendían ideologías racistas en su entorno familiar y que las escuelas podían corregir ese tipo de enseñanzas familiares. Marina afirmó asimismo a este respecto que esta asignatura es “un curso de ética básica”.

Implantación en seis CC.AA.

Por otra parte, las comunidades autónomas de Andalucía, Asturias, Cantabria, Cataluña, Extremadura y Navarra serán las primeras en impartir la nueva asignatura el próximo curso escolar 2007-08, en tercero de Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Así lo ha anunciado el secretario general de Educación, Alejandro Tiana, en el transcurso del VIII seminario de primavera de la Fundación Santillana, celebrado bajo el lema “Educación para la Ciudadanía”, informa Europa Press. Esta nueva disciplina entrará solamente el curso que viene en las comunidades autónomas que la hayan incluido entre las asignaturas en tercero de ESO. “Por tanto, va a entrar sólo en un curso y no en todas las comunidades autónomas”, concretó Tiana.
“Eso debería permitir que sea una entrada paulatina y que podamos ir viendo cómo va marchando y aprender de ahí todos”, dijo el secretario general de Educación, quién aseguró que el MEC hará “todo el esfuerzo necesario” para que la aplicación de la reforma educativa “sea lo mejor posible y se note el efecto positivo en los centros educativos”.
También destacó que desde muchas CC.AA. y el propio Ministerio de Educación está prevista la organización de actividades del profesorado, como cursos en verano de preparación a impartir la nueva disciplina. “Estamos trabajando para que las novedades de la LOE vayan conociéndose y difundiéndose para convertirse en realidad”, afirmó.
Tiana subrayó que a partir de ahora y hasta septiembre se abre un período “muy importante” porque las novedades de la reforma educativa, entre ellas la puesta en marcha de Educación para la Ciudadanía, es cuando empiezan “a verse ya claramente”. Resaltó que ya existen libros de texto de Educación para la Ciudadanía, con lo que ya se puede comenzar a ver cómo se configura esta materia.

 

arriba