En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@mec.es

 
     
   

Reivindicar la escuela

En el próximo curso empieza a andar la Ley Orgánica de Educación (LOE). Después de tres años de discusión finalmente se podrán poner en práctica –aunque de forma gradual- muchas de las novedades que aporta esta nueva reforma de la enseñanza que intenta, así al menos se recoge en su filosofía, combinar la “calidad” con la “equidad”. Es por tanto el momento de los hechos, cuando las recetas se tienen que aplicar, cuando los políticos pasan a segundo plano y los profesores toman el relevo, son protagonistas.
La puesta en funcionamiento de una ley constituye una de las claves del buen funcionamiento del sistema educativo. Por eso es importante tanto la financiación –que esta vez parece que si está garantizada- como disponer de un profesorado motivado y convenientemente formado para acometer este nuevo reto. En este sentido, todavía se hecha de menos el disponer de un Estatuto del profesorado que completase las numerosas lagunas que todavía existen en lo que se refiere a la profesión docente (acceso, promoción, carrera profesional, formación, movilidad, jubilación...), aspectos todos ellos necesarios para el buen funcionamiento de un colectivo profesional.
En todo caso la LOE es una nueva oportunidad para reivindicar una escuela pública y de calidad y para situar la enseñanza en el lugar que le corresponde. Muchos profesionales esperamos que esta sea la reforma definitiva, más allá de los abarates políticos y de los resultados electorales. Aunque mucho me temo que esto solo sea una utopía. No hay más ver la polémica que ha suscitado el nuevo modelo de Bachillerato presentado por el MEC. Cuando se trata de una simple propuesta, ya se han alzado numerosas voces –sobre todo las del Partido Popular y las de los sectores menos progresistas de la enseñanza- criticando el nuevo modelo, que consideran va a incrementar las cifras de fracaso y abandono escolar y devaluar el título de bachiller, la etapa previa a la Universidad. Es este país nunca nos pondremos de acuerdo en nada, y menos en lo que se refiere a la educación.

Francisco Javier García
Madrid

 
     
   

“Quedamos al salir de clase”

El Ayuntamiento de Madrid ha puesto a disposición de los padres trabajadores un servicio para atender a nuestros hijos al finalizar el horario escolar. Hasta ahora para muchas familias suponía un problema buscar a una persona que fuera a recoger a los niños al colegio, que les diera la merienda y les ayudase a hacer los deberes, además de acompañarles hasta que nosotros terminamos el trabajo. Este proyecto piloto se ha puesto en marcha en 21 colegios madrileños, uno por distrito, que amplían su horario y permanecen abiertos de lunes a viernes hasta las 20,00 horas y los días de vacaciones de 7.30 a 15.30 horas.
En cada centro, cuatro profesionales educativos les proponen actividades lúdicas, apoyo escolar, utilización de nuevas tecnologías y formación en medio ambiente, salud y valores. El equipo se completa con tres personas de apoyo que se ocupan de los traslados y la preparación de meriendas y comidas.
Además de la atención y cuidado de los menores, esta experiencia favorece su desarrollo integral y previene situaciones de riesgo por la ausencia de un adulto. Otro de los objetivos es la conciliación de la vida familiar y laboral de los padres, muchos de ellos de origen inmigrante y con mayores dificultades para hacer compatibles las responsabilidades parentales y los amplios horarios de trabajo.
Esperamos que esta iniciativa se extienda a más centros escolares, por los buenos resultados que ha cosechado y el grado de satisfacción que expresamos los padres.

Julio Ruiz Morente
Parla (Madrid).

 
       
arriba