Tendencia decreciente de la tasa de abandono escolar prematuro desde 2004

Mercedes Cabrera presenta el informe de evaluación del Plan PROA 2005-06,
cuya aplicación es valorada positivamente por el 80% de los docentes

La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera ha presentado el Informe de Evaluación de los Planes de Refuerzo, Orientación y Apoyo (Planes PROA) correspondiente al curso escolar 2005-06, en el que se constata que más del 80% de los profesionales de la educación están satisfechos con este Plan, puesto en marcha en 2004 por el MEC, que en el presente curso se desarrolla en casi 1.200 centros docentes de toda España mediante convenios de colaboración y cofinanciación, al 50%, con las distintas Comunidades Autónomas.
La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, y el consejero de Educación de la Junta de Castilla-La Mancha, José Valverde, durante la visita al IES “Arcipreste de Hita” de Azuqueca de Henares. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, ha presentado el Informe de Evaluación del Plan PROA (Plan de Refuerzo, Orientación y Apoyo) del curso 2005-2006, elaborado por Asunción Manzanares Moya, profesora de la Universidad de Castilla-La Mancha, en uno de los 1.200 centros que actualmente aplican y desarrollan los programas en que se articula este Plan, el IES “Arcipreste de Hita”, de Azuqueca de Henares (Guadalajara), en el transcurso de un acto que contó con la presencia del consejero de Educación de la Junta de Castilla-La Mancha, José Valverde.
El Plan PROA tiene como objetivo la mejora de los resultados académicos  de los estudiantes con más dificultades mediante la adopción y aplicación de medidas de apoyo directo e individualizado, así como contribuir a la mejora de la convivencia en los centros y de la integración familiar y social de los alumnos.
Según los datos del informe de evaluación, más del 80% de los profesionales de la Educación (profesores, equipos directivos, tutores, coordinadores, orientadores, etc.) y de las familias encuentran “muy o bastante satisfactoria” la participación en el Plan PROA, cuya aplicación tiene también una valoración positiva por parte de los propios alumnos.
Durante la presentación del informe, la ministra destacó en su intervención que los diferentes indicadores educativos muestran que “se está trabajando en la dirección correcta”, y precisó que el abandono educativo temprano, cuya tasa hace referencia al porcentaje de población entre 18 y 24 años de edad que no ha completado la Educación Secundaria en su segunda etapa y que no sigue ningún tipo de estudio-formación, “está comenzando a reducirse en nuestro país”. Mercedes Cabrera resaltó no obstante que “todavía queda mucho trabajo por hacer con respecto a este problema, porque aún estamos lejos de la media europea, pero lo importante es que estos datos muestran una tendencia indicativa de que el abandono escolar prematuro empieza a reducirse”. A este respecto, la ministra explicó que, según Eurostat, en el año 2004 la tasa de abandono educativo temprano se situaba en España en el 31.7%, pasó a ser del 30.8% en el año 2005 y en el pasado año, 2006, se situó en el 29.9%.
Mercedes Cabrera expresó su satisfacción por los resultados del informe, pero hizo especial hincapié en que los buenos datos del estudio “no deben llevarnos a la autocomplacencia, sino que han de ser un estímulo para extender el plan y mejorar sus programas y sus aplicaciones”.

Acompañamiento, apoyo y refuerzo

Los Planes PROA se pusieron en marcha de manera experimental en 2004 adelantando las medidas de atención a la diversidad que se plasmarían en la Ley Orgánica de Educación (LOE), aprobada en abril de 2006. Ese año participaron en el los programas del Plan PROA 143 centros, pertenecientes a siete Comunidades Autónomas.
En la actualidad, cofinanciados por el Ministerio de Educación y Ciencia y las Comunidades Autónomas al 50%, se desarrollan planes PROA en 1.165 centros educativos de toda España, y en el próximo curso se ampliará la participación a más de 2.500 centros, con un presupuesto de financiación de 97 millones de euros, que duplica los recursos destinados al Plan PROA en el presente curso.
El Plan PROA engloba un abanico de actuaciones y se estructura en dos tipos de programas: el Programa de Acompañamiento Escolar, aplicable en  Primaria y Secundaria y cuyas acciones se centran en el apoyo directo e individualizado al alumnado, y el Programa de Apoyo y Refuerzo en Secundaria, pensado para facilitar que se produzca un cambio global en el centro.
Entre los resultados más destacados del Informe de Evaluación, relativo al curso escolar 2005-2006 y en cuya elaboración han participado 235 de los 609 centros docentes que aplicaron los programas del Plan PROA en el citado curso, cabe señalar que más del 65% de los responsables de la implantación de los distintos programas del Plan PROA (coordinadores de apoyo y refuerzo y tutores de acompañamiento) consideran que el Plan tiene efectos “muy o bastante positivos en la mejora de los hábitos y técnicas de estudio”.
Otro dato especialmente significativo del informe hace referencia al impacto del Plan en la reducción del absentismo escolar, ya que más de un 81% de los profesionales de la educación (tutores, equipos directivos, orientadores, etc.) que han participado en la evaluación considera que se ha reducido el absentismo “bastante o mucho”. El programa de Acompañamiento tiene especial incidencia en este aspecto, ya que el 97% de los tutores y monitores de este programa señalan que “la asistencia a clase ha mejorado”.

Convivencia e integración

La atención individualizada y las actuaciones globales que propicia el Plan PROA también han tenido efectos muy positivos en la integración social de los alumnos y en la mejora de la convivencia, según se refleja en el informe. Más del 60% de los equipos directivos, orientadores y coordinadores de los Programas de Apoyo y Refuerzo reconocen y valoran “la mejora de la integración social de los alumnos”, y más del 70% de los tutores de los programas de Acompañamiento valoran “la repercusión positiva del programa en la integración del alumno”, especialmente en Primaria.
En relación con los hábitos y técnicas de estudio, el 65,72% de los coordinadores del programa de Apoyo y Refuerzo piensan que tiene bastante o mucho impacto, y respecto a las actividades de lectura y  escritura, el 54,29% de los coordinadores destacan que con el Plan PROA “mejoran los niveles de los alumnos”.
Respecto a la asistencia a clase, el 89% de los tutores y monitores de Acompañamiento cree que “ha subido”, y un 77% de los responsables de la aplicación de los programas de Apoyo y Refuerzo consideran que éstos han contribuido a la reducción del absentismo.
En el informe se señala asimismo, respecto a la valoración que los propios alumnos hacen de los programas y acciones del Plan PROA, que un 91,72% del alumnado de Primaria cree que los programas de Acompañamiento facilitan que se desarrollen estrategias vinculadas con la organización del trabajo escolar; un 86,69% del alumnado manifiesta que “le ha ayudado a realizar las tareas escolares a tiempo”, y un 86,43% de los alumnos de este nivel educativo afirma que “ha mejorado su comportamiento en clase”.
En Secundaria, por su parte, un 80,79% del alumnado cree y manifiesta que “ha mejorado su comportamiento”, y un 86% de los alumnos afirma que “le ayuda en la organización de las tareas”.

 

arriba