Las títulos de Grado de Ingeniería
tendrán 4 años de duración y habrá másteres
con atribuciones profesionales

Madrid. El secretario de Estado de Universidades e Investigación, Miguel Ángel Quintanilla, presidió, el pasado 12 de abril, la reunión de la Subcomisión de Enseñanzas Técnicas del Consejo de Coordinación Universitaria acerca de los títulos de Ingeniería, en la que alcanzaron una serie de acuerdos sobre estas titulaciones.
Quintanilla, expuso en rueda de prensa los acuerdos alcanzados en la reunión, y, tras afirmar que “el Gobierno nunca ha propuesto ni ha pretendido eliminar ninguna títulación de Ingeniería ni se ha planteado nunca reducirlas”, informó que, de acuerdo con la modificación de la LOU, las enseñanzas universitarias se estructurarán en tres ciclos: grado, máster y doctorado; que los títulos de grado de Ingenierías tendrán cuatro años de duración, y que además habrá máster de Ingenierías con atribuciones profesionales que tendrán una duración de uno o dos años (60 o 120 créditos ECTS).
A este respecto, Quintanilla precisó que con ello “se pretende propiciar diseños que permitan mejorar la formación de los ingenieros y nuestra capacidad competitiva en Europa y en todo el mundo”, y agregó que “no estamos cambiando el sistema de competencias profesionales sino que estamos mejorando la formación de los profesionales”.
De esta forma, las universidades tendrán que definir la formación que deberán tener los ingenieros para obtener sus atribuciones profesionales. Para ello podrán tomar como referencia las directrices ya existentes, así como los contenidos de los “libros blancos” de la ANECA. Por tanto, las directrices actuales ya existentes que definen los conocimientos que conducen a unas determinadas atribuciones profesionales podrán seguir usándose.
Asimismo, Quintanilla recalcó que “esta nueva situación no afectará a los actuales titulados”, ya que “seguirán teniendo las mismas atribuciones y todos aquellos que quieran ver reconocida su formación como grado o como máster podrán hacerlo en las condiciones que se establezcan”.
En el acuerdo, alcanzado por unanimidad en esta subcomisión, queda también reflejado la intención del Gobierno y del Consejo de Coordinación Universitaria de contar con las opiniones y argumentos de todos los colegios profesionales, “a cuyos representantes se va a invitar a participar, de forma sistemática y conjunta, en el debate del diseño de las enseñanzas de Ingeniería”, según aseguró el secretario de Estado de Universidades e Investigación.

 
 

Un equipo de estudiantes de la Universidad
de Granada obtiene el primer premio
de la IV Imagine Cup de Microsoft

Madrid. Sevilla acogió la final nacional de la cuarta edición del concurso académico Imagine Cup, organizado y patrocinado por Microsoft y que tiene como objetivo fomentar la creatividad e innovación de los estudiantes, así como potenciar la colaboración y el trabajo en equipo de los alumnos para desarrollar una propuesta tecnológica innovadora y con aplicación en la vida real.
En esta cuarta edición se ha batido el récord de participación con más de 1.440 estudiantes inscritos. El proyecto ganador representará a España en la final internacional, que se celebra en Corea en el mes de agosto y en la que participan más de cien países.
La final del certamen tuvo lugar en la E.T.S. de Ingeniería Informática de la Universidad de Sevilla, con la presentación de los trabajos por parte de los cinco equipos finalistas, la posterior deliberación del jurado, y el acto de la entrega de premios.
El proyecto ganador ha sido Sc@ut, realizado por José Luis González Sánchez, Cristóbal Espinosa Morente y Óscar Morillas, estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la Universidad de Granada.
Los problemas de comunicación en los niños autistas pueden reducirse de forma significativa si son tratados adecuadamente y con propuestas específicas para solventar las barreras con las que se encuentran quienes sufren este trastorno; este ha sido el punto de partida del proyecto Sc@ut, un software comunicativo aumentativo desarrollado presentado por el citado grupo de alumnos de la Universidad de Granada y diseñado para favorecer el uso de sistemas de comunicación sonoro-pictográficos entre los menores autistas.
Bajo una sencilla interfaz de usuario se presenta una completa aplicación de software que se enriquece con su uso continuado y que, gracias a las posibilidades en desarrollo de la tecnología. NET, se adapta a las necesidades específicas de cada persona. De esta forma, los elementos de la comunicación se representan en equipos con múltiples ventajas como son los Pocket PC o Tablet PC, que permiten la comunicación visual, sonora y táctil de los pequeños al tiempo que les facilitan nuevas posibilidades de interacción a través de Internet. La aplicación genera copia de los ficheros de cada niño, que pueden reutilizarse en el futuro.
Las múltiples posibilidades de este sistema hacen posible su extensión a colectivos con necesidades similares, como son las personas con parálisis cerebral, así como su integración con otro tipo de propuestas tecnológicas de carácter lúdico, como los videojuegos.
Los estudiantes de la Universidad de Granada ganadores de esta cuarta edición del concurso académico Imagine Cup viajarán a Corea, en el mes de agosto, para representar a España en la gran final internacional del certamen junto al resto de los equipos y proyectos clasificados, pertenecientes a más de cien países.

Proyectos finalistas. El segundo premio del certamen fue concedido al proyecto “Volver a empezar”, una aplicación desarrollada por estudiantes de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Castilla-La Mancha, y diseñada para fomentar la comunicación entre los especialistas médicos y las personas discapacitadas a través del correo electrónico. Los ejercicios de rehabilitación son básicos para potenciar la recuperación de las personas discapacitadas, y especialmente beneficiosos si hablamos de quienes han sufrido daños cerebrales. Sin embargo, no es raro ver como hoy en día las limitaciones espaciales, el mal tiempo y otro tipo de problemas, dificultan el traslado de los pacientes a los centros de rehabilitación con la regularidad adecuada, problemas que pretende resolver el citado proyecto.
Por otra parte, el proyecto ‘Open Learning Environment’, presentada por dos estudiantes de la Universidad de Sevilla, Rafael Vargas y José Carlos Vázquez, y otros dos de la Universidad de Alicante, Daniel Micol y Miguel Llopis, que entraron en contacto a través de la iniciativa académica de Microsoft, obtuvo el tercer premio. Este proyecto pretende acercar la educación a todo tipo de personas, principalmente para aquellas que tengan algún tipo de deficiencias (ceguera o sordera) y las que no puedan estar físicamente en un sitio determinado.
Este sistema tiene como principal objetivo fomentar la educación a distancia, personalizada y con material académico adaptado a las personas con cualquier tipo de discapacidad. Otra de las funciones de este proyecto es convertirse en una plataforma para compartir el conocimiento a través de la distribución de los recursos generados en los diferentes centros educativos para de esta forma ponerlos a disposición de todos los usuarios.
Un grupo de estudiantes de la Universidad Pontificia de Salamanca han ideado un programa de simulación de conducción que pretende fomentar las reglas de seguridad vial entre los ciudadanos, iniciar en el aprendizaje a los conductores noveles y mejorar las habilidades al volante de aquellos que quieren reciclar sus conocimientos prácticos o evitar malos hábitos.
El nombre de esta propuesta es “Drive in the Box”, y ha sido diseñada a modo de videojuego, tanto para PC como para la videoconsola Xbox 360, haciendo de éste un simulador bajo un entorno gráfico atractivo, dinámico y divertido, dirigido a un público muy amplio y que no necesita de grandes infraestructuras ni altos desembolsos para su utilización.
El fracaso escolar es uno de los grandes problemas con el que hoy en día se encuentran profesorado, instituciones educativas y padres de alumnos, y el quinto proyecto finalista, presentado por un grupo de estudiantes de informática de la Universidad Pontificia de Salamanca, para quienes las nuevas tecnologías tienen mucho que aportar al campo de la educación, aumentando la calidad de la enseñanza, motivando al alumno, haciendo más divertido el aprendizaje y potenciando la accesibilidad a los recursos académicos, han desarrollado y presentado al certamen una nueva generación de innovadoras soluciones e-learning (aprendizaje asistido por tecnologías de la información) que bajo el título de “WEDU”, fomentan el acercamiento entre instituciones educativas, familia y estudiantes.

 
 
 

La titulación universitaria triplica la posibilidad de empleo frente a los estudios primarios

Madrid. Disponer de estudios superiores sigue ofreciendo más garantías para lograr un empleo en España, según el informe de la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD), hecho público recientemente y en el que se señala que la tasa de actividad de la población con estudios superiores es del 81,7%, frente al 30,4% de los que tienen sólo estudios primarios.
Este es el tercer informe de esta fundación (CYD), que tiene como objetivo destacar la importancia de las universidades para hacer frente a los retos a los que se enfrenta la economía y la sociedad española.
El informe, que utiliza los resultados de la nueva metodología de la Encuesta de Población Activa, revela que la tasa de actividad va en aumento en paralelo con la formación alcanzada. Así, la población con estudios superiores tenía una tasa de actividad del 81,7% en el año 2005 -cuando alcanzó incluso el 90,3% para los que siguieron cursos de máster y postgrado-, mientras que el índice es del 67% para los que tenían Educación Secundaria y del 30,4% para los que habían cursado sólo estudios primarios.
Las mayores oportunidades para lograr un trabajo que tienen las personas con estudios superiores se observa también si se analiza la tasa de ocupación, así como la tasa de paro o el volumen de ganancias. En este sentido, la tasa de paro de la población con estudios superiores era del 6,8% en 2005 (4,4% para los que siguieron máster y postgrado), un 10,5% para los que tenían educación secundaria y un 10,1% para los que realizaron como máximo estudios primarios.
En cuanto al nivel medio de ganancias, los que disponen de titulación universitaria obtienen un 41% más de ingresos que los que tienen como máximo un título de educación secundaria.
En 2005, el 44,1% de la población de más de 15 años estaba en posesión de estudios secundarios, el 31,8% tenía estudios primarios, el 22% había cursado estudios superiores y el resto eran personas sin estudios.
El estudio, según informa Efe, analiza también el grado de desajuste entre la oferta de puestos de trabajo de alta cualificación que realizan las empresas y la demanda de empleo por parte de la población formada. La demanda supera en general la oferta realizada por las empresas, por lo que se produce un desencaje que se traduce en desempleo o en la sobrecualificación.
Según datos que cita el estudio, procedentes del INEM, entre mayo de 2005 y abril de 2006, se presentaron en el servicio público de empleo un millón de ofertas de trabajo que fueron demandadas por unos 6,5 millones de personas. El mayor desajuste entre la oferta y la demanda se da entre los empleos más cualificados, que suponían un 12,5% de la oferta mientras que la demanda era del 14,6%. La sobrecualificación se pone también de manifiesto cuando se observa que poco más del 30% de las personas con trabajo que tienen estudios superiores desempeñan labores propias de ese nivel.
El estudio de la fundación CYD cita además fuentes del portal de empleo Infojobs para asegurar que los menores desajustes entre oferta y demanda de titulados universitarios se dan especialmente en el área de tecnología, seguida de sanidad y arquitectura, y después de las áreas de telecomunicaciones, finanzas y seguros. Por el contrario, los mayores desajustes se dan en las áreas de secretariado, periodismo, control de calidad y diseño-creatividad.
Desde el punto de vista territorial, las comunidades del País Vasco, Madrid y Navarra son las que cuentan con una mayor proporción de población con estudios terciarios. También Cantabria, Asturias, La Rioja, Cataluña y Aragón se hallan por encima de la media española.

   
arriba