España ingresa en el mayor organismo internacional de astronomía
Nuestros científicos accederán a varios de los mayores teles- copios del mundo a través del Observatorio Europeo Austral

España ha ingresado en el Observatorio Europeo Austral, el mayor organismo internacional de astronomía y el principal foro de decisión y cooperación sobre esta materia en Europa. A partir de ahora, los científicos españoles podrán acceder a algunos de los mejores observatorios y telescopios del mundo, y participar en nuevos proyectos de formación y cooperación.

Madrid. El Ministerio de Educación y Ciencia ha concluido el proceso de adhesión al Observatorio Europeo Austral (European Southern Observatory ESO, en sus siglas en inglés), con una contribución de más de 54 millones de euros. De esta forma, España ingresa en el principal foro de decisión y cooperación de la astronomía europea, cumpliendo uno de los objetivos del Plan Nacional de I+D+i 2004-07,  y se garantiza el acceso a una instrumentación puntera y variada.
La directora general del ESO, Catherine Cesarsky, y la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, han presidido el acto de adhesión de España a dicho organismo que, en su opinión, es un paso más en la internacionalización de nuestro sistema de ciencia y tecnología, que permitirá a España “entrar en el principal foro de decisión y cooperación de la astronomía europea”. Y se garantiza el acceso a “una instrumentación puntera y variada, que va a ofrecer nuevas y diversas oportunidades de desarrollo” a este sector. En este sentido, ha recordado que más del 5% de todos los artículos sobre astronomía y astrofísica publicados en el mundo están firmados por un investigador español, porcentaje que ronda en 10% en el ámbito europeo.
El Observatorio Europeo Austral dispone de algunas de las mejores instalaciones astronómicas del mundo, como los observatorios de La Silla y Paranal en Chile. También participa en proyectos como la construcción del Gran Conjunto de Radiotelescopios de Atacama (ALMA), cuya finalización está prevista para 2010, y el Telescopio Extremadamente Grande europeo (ELT), actualmente en fase de estudio y que, presumiblemente, alcanzará los 40 metros de diámetro.

Beneficios. La ministra cree que la participación en este organismo internacional aporta numerosos beneficios a la ciencia española, al impulsar la cooperación internacional en materia de astronomía y mejorar el acceso de investigadores a sus observatorios, que complementan las instalaciones españolas. También aumentarán los proyectos de formación de científicos y técnicos y la cooperación entre ellos, multiplicando las posibilidades de la obtención de retornos de la industria española, y fomentando la innovación y el desarrollo tecnológicos.
El Observatorio se fundó en 1962, y actualmente forman parte del mismo Alemania, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Italia, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, Suecia, y Suiza, además de España. Su presupuesto anual es de 120,9 millones de euros, y las aportaciones de los estados miembros se realizan en proporción a su Producto Interior Bruto (PIB). Así, España contribuirá anualmente con 10,9 millones, lo que representa algo más del 9% del total.
Nuestra incorporación a este organismo responde a la necesidad de internacionalizar aún más la I+D española, con el objetivo de compartir y aunar esfuerzos en organismos y programas científicos internacionales, que requieren un volumen de recursos para su puesta en marcha y operación que exceden las posibilidades de cada país. En este sentido, el MEC colabora con otros organismos como el Consejo Internacional de Uniones Científicas (ICSI), el Programa Europeo para la Cooperación Científica y Técnica (COST), el Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (CYTED), el Laboratorio Europeo de Biología Molecular o la Fundación Europea de la Ciencia.


La ministra Mercedes Cabrera ha afirmado que la participación española en el observatorio Europeo Austral aporta numerosos beneficios a la astronomía española, y nuevas posibilidades a nuestros científicos. (Foto Rafael Martínez)
 
 
 

Ampliado el mapa de Infraestructuras Científicas y Técnicas Singulares

Madrid. El Gobierno va a destinar entre 500 y 700 millones de euros, durante los próximos tres o cuatro años, para desarrollar el denominado mapa de Infraestructuras Científicas y Técnicas Singulares (ICTS), según ha informado recientemente el secretario de Estado de Universidades e Investigación, Miguel Ángel Quintanilla. España cuenta actualmente con 32 ICTS y próximamente se incorporarán otras 23 nuevas instalaciones. Todas ellas son únicas en su género, ya que están diseñadas para el desarrollo de actividades científicas de vanguardia en áreas como los recursos hídricos, las ciencias del mar, las de la salud, las energías renovables, la astrofísica y las tecnologías de la información y la comunicación.
La puesta en marcha de las nuevas instalaciones responde a la pretensión de contribuir al equilibrio territorial, según ha manifestado el secretario de Estado. De hecho, las ICTS se repartirán entre todas las comunidades autónomas salvo La Rioja, que “no ha presentado ninguna propuesta” y, a juicio de Miguel Ángel Quintanilla, prefiere centrarse en sectores “más tradicionales”, como el de la alimentación y el calzado. La distribución de las distintas instalaciones en unas regiones u otras se ha hecho en función de “las necesidades sentidas por la comunidad científica”, y de “la capacidad de los gobiernos regionales para respaldar los proyectos, que cofinancian junto con la Administración central.
El desarrollo del mapa de ICTS “supone un salto decisivo para España y sus investigadores”, que no tendrán que desplazarse a otros países ni pedir permisos especiales para acceder a estas tecnologías punteras. Una de ellas podría ser la futura Fuente de Neutrones por Espalación, que construirá la Unión Europea en España o Suecia. Su potencia será de 5 MW, superando la que tienen instalaciones similares situadas en Oxford (Gran Bretaña), Japón y Estados Unidos. Y tendrá “una utilidad extraordinaria para todos los campos de la física”, como el análisis de proteínas, de las estructuras de hormigón, la creación de nuevos materiales, etc.

 

Consejo Europeo para financiar investigaciones arriesgadas y de excelencia

Madrid. La Unión Europea ha puesto en marcha el Consejo Europeo de Investigación (CEI o ERC en sus siglas inglesas), un nuevo organismo para financiar proyectos que apuesten por la excelencia científica y que animen a los investigadores a ser “más creativos” y asumir riesgos “que vayan más allá de las fronteras del conocimiento”, según ha manifestado el Secretario de estado de Universidades e Investigación, Miguel Ángel Quintanilla, quien ha presentado en Madrid esta institución acompañado por el presidente de su comité científico, Fotis Kafatos.  Está dotado con 7.510 millones de euros para el período 2007-2013,  el 15% del total del VII Programa Marco de la UE en I+D, aunque su presupuesto para el presente ejercicio sólo de 300 millones frente a los 1.100 que se alcanzarán en años sucesivos.
El CEI ofrecerá este mismo año dos convocatorias de financiación de proyectos, una dirigida a jóvenes científicos con una experiencia posdoctoral de entre dos y nueve años, y otra a investigadores avanzados. Los proyectos para investigadores jóvenes contarán con una financiación de 150.000 euros al año, y los avanzados tendrán dotaciones que oscilarán entre 100.000 y 500.000 euros anuales, durante un máximo de cinco años. Con ello se pretende estimular la excelencia científica en Europa, y fomentar vías de investigación novedosas e interdisciplinares. Y, de paso, impedir “que los mejores científicos europeos se vayan a Estados Unidos o Asia por dificultades económicas y financieras.

 
 
arriba