El programa comunitario Erasmus cumple veinte años

El Congreso aprueba la reforma de la LOU

La nueva ley pretende potenciar la autonomía, fomentar la investigación y promover la transferencia de conocimiento de las universidades a la sociedad

El Congreso de los Diputados ha aprobado la reforma de la Ley Orgánica de Universidades (LOU), que concluye así su recorrido legislativo con la ratificación definitiva por parte de la Cámara Baja, tras recibir, el pasado 21 de marzo, la aprobación por parte del Senado. La nueva normativa entrará en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado.
El presidente del Gobierno, José
Luis Rodríguez Zapatero, y la
ministra de
Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera,
a la salida del Pleno
del Congreso
de los Diputados
en cuya reunión se aprobó la reforma
de la LOU. (Fotos:
Rafael Martínez)

Madrid.
El Pleno del Congreso ha aprobado la modificación de la Ley Orgánica de Universidades (LOU) con 183 votos a favor y 119 votos en contra, éstos correspondientes al Partido Popular. El proyecto fue aprobado en primera instancia por la Cámara Baja el pasado 14 de diciembre y recibió el pasado 21 de marzo el voto afirmativo de la Cámara Alta. finalizado su recorrido legislativo con la ratificación definitiva por parte del Congreso.
El Congreso de los Diputados respaldó todas las enmiendas introducidas y aprobadas por el Senado, excepto la que imponía la condición de ser doctor para que un profesor permanente pudiera ser elegido decano de facultad o director de escuela universitaria.
La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, aseguró durante su intervención en el Pleno, que la reforma busca “eliminar trabas y barreras, potenciar la autonomía, la libertad y la creatividad”, y “premiar la responsabilidad ante la sociedad y la transferencia de conocimiento, para caminar junto a la mejores universidades europeas y del mundo”.
Tras el debate, la ministra afirmó ante los medios de comunicación que “este es un momento muy importante para las universidades españolas y su futuro”, y resaltó que “la reforma tiene el objetivo de remover las dificultades que les impedían ejercer su autonomía”.
Mercedes Cabrera añadió respecto a las modificaciones incorporadas a LOU que “el nuevo texto es un instrumento eficaz para la transformación de las universidades, en la confianza plena de que van a saber responder a este desafío de futuro”, y significó el “importante apoyo” que ha recibido la reforma, que ha contado con las sugerencias “no sólo de la comunidad universitaria sino de todos aquellos que quieren que la Universidad ocupe un lugar central en la sociedad”.
Por su parte, el portavoz del PP, Eugenio Nasarre, cosnideró que esta reforma “no es adecuada para los retos universitarios, otorga una falsa autonomía, va contra la excelencia, no precisa compromisos financieros, introduce ‘incertidumbres’ en las titulaciones, y el acceso al profesorado funcionario carece de pruebas públicas”. Nasarre agregó que la nueva ley “no respeta suficientemente la libertad organizativa de las universidades privadas, deja ‘a los pies de los caballos’ a los profesores titulares de escuelas universitarias, sin lograr un encaje equitativo para ellos, y el modelo de becas que plantea fragmenta el sistema nacional”.
La Ley Orgánica de modificación de la LOU pretende, según se precisa en un comunicado del MEC, “dotar de una mayor autonomía a las universidades españolas, lo que se refleja en un mayor margen para las universidades en la toma de decisiones, en su funcionamiento interno, en su administración y en el diseño de sus títulos”.
La reforma de la LOU incide asimismo en el refuerzo de los mecanismos de rendición de cuentas ante la sociedad y de evaluación de la calidad, su principal objetivo es “permitir la modernización de las Universidades, su especialización en lo que cada una sea mejor e incentivar su competitividad tanto a nivel nacional como internacional”.

Investigación y valores de igualdad

Uno de los ejes de la reforma es el impulso a la investigación que se realiza en las universidades y el refuerzo de su relación con las empresas, para cuya consecución promueve la movilidad del personal investigador; las excedencias para que puedan crear empresas de base tecnológica y el desarrollo conjunto Universidad-Empresa de programas de I+D+i.
En este mismo sentido, la nueva LOU, a través de una enmienda introducida por el Grupo Socialista en el Senado que modifica la “Ley de la Ciencia” de 1986, permitirá a las universidades y organismos públicos de investigación contratar de forma indefinida a los jóvenes investigadores, entre otros, del programa Ramón y Cajal que hayan conseguido una calificación “excelente”.
La nueva LOU tiene en cuenta la inclusión de las personas con discapacidad en las universidades y establece medidas de acción positiva que harán efectivo el principio de igualdad de oportunidades, accesibilidad universal y diseño para todos.
Asimismo, el nuevo texto contempla e introduce políticas de igualdad de género en las universidades a través de la incorporación de tales valores como objetivos propios de la Universidad y mediante el establecimiento de sistemas que permitan alcanzar la paridad en los órganos de representación y una mayor presencia de la mujer en los grupos de investigación.
Estas medidas se suman a otras emprendidas por el Ministerio de Educación y Ciencia para asegurar la equidad del sistema, en especial el aumento de los presupuestos dedicados a becas, destinado a que todos los estudiantes puedan acceder a los estudios universitarios con independencia de sus circunstancias socioeconómicas. Así, las becas Erasmus han multiplicado su partida presupuestaria por ocho. Además, se han creado los préstamos educativos ligados a renta futura. Con ellos los graduados podrán pedir ayudas de hasta 22.800 euros para estudiar un máster que no deberán devolver hasta que alcancen un nivel de renta suficiente, y siempre con un interés cero.

Profesorado y estudiantes

En cuanto al profesorado, según establece la nueva normativa, se sustituye el sistema de habilitación por el proceso de acreditación, “más ágil y eficiente”. Este método valorará el currículum individual de los aspirantes, basándose en los principios de igualdad, mérito y transparencia. Las universidades podrán seleccionar, mediante un concurso oposición público y transparente, a los aspirantes, previamente acreditados, que mejor se adapten a su perfil.
Por su parte, las condiciones laborales de los profesores ayudantes mejoran con la posibilidad de interrumpir el cómputo del periodo del contrato en situaciones de incapacidad temporal, maternidad o adopción. Por su parte, los alumnos tendrán, según establece el nuevo texto, un nuevo Estatuto del Estudiante Universitario, que contemplará la creación del Consejo de los Estudiantes Universitarios como vía para garantizar su necesaria participación en el sistema universitario. Además, la modificación de la LOU ha aprobado medidas que permitirán a los alumnos compatibilizar sus experiencias laborales con los estudios, al tiempo que se les reconocerá esa experiencia a efectos académicos.
El Personal de Administración y Servicios experimentará asimismo mejoras con la aplicación de la reforma, que contempla la adopción de medidas dirigidas a fomentar por parte de las universidades de la formación continua de dicho personal, así como a favorecer y posibilitar su movilidad.
El refuerzo de los sistemas de evaluación de la calidad de las universidades es otro de los puntos destacados de la reforma de la LOU, que refuerza el papel de la ANECA, que se transforma en una Agencia Pública con funciones de acreditación y evaluación, asegurando la cooperación de este organismo con las agencias de evaluación autonómicas.
Por otra parte, la nueva ley concreta el compromiso de España con la implantación y desarrollo del Espacio Europeo de Educación Superior, al estructurar definitivamente los estudios universitarios en tres niveles: Grado, Master y Doctorado. Además, se crea un registro público en el que figurarán todos los títulos oficiales.

Tramitación de la LOU en el Senado

Las principales novedades incorporadas a la LOU tras su tramitación y aprobación por el Senado hacen referencia a la modificación de la “Ley de la Ciencia” de 1986 y a la protección de datos de carácter personal. Con la citada disposición se dotará de mayor transparencia a los sistemas de evaluación de profesores y alumnos.
La Cámara Alta también modificó la disposición adicional 24, que trata de la inclusión de las personas con discapacidad en las universidades. La nueva redacción establece medidas de acción positiva que harán efectivo el principio de igualdad de oportunidades, accesibilidad universal y diseño para todos.
Entre las enmiendas consensuadas, destaca la que establece que los profesores contratados de modo permanente por una universidad puedan pedir una excedencia para trabajar en una empresa de base tecnológica, creada o desarrollada a partir de patentes fruto de su investigación. Hasta ahora, el texto sólo permitía esta posibilidad a los profesores funcionarios.
Asimismo, todos los grupos aceptaron que se cree un procedimiento especial de acreditación para los profesores titulares de escuela universitaria (de carreras técnicas, que no requerían tener el doctorado) que sean doctores. Se trata de profesores que, hasta ahora, no tenían por qué ser doctores. La reforma promueve que adquieran este nivel de estudios para poder permanecer en su plaza. Además, tendrán que ser acreditados. En esta acreditación, se valorará especialmente su experiencia docente.
También se aprobó, aunque con la oposición del PP, que el personal docente e investigador con contrato temporal no podrá superar el 40% de la plantilla docente.
Por su parte, las universidades privadas dispondrán de tres años para adaptar su funcionamiento y normativa a la nueva LOU, en lugar de los dos años inicialmente previstos.

 

arriba