El III Congreso sobre convivencia escolar reúne a profesores y expertos
Debates y conferencias abordaron educación socioemocional y educación en valores
En una sociedad intercultural, plurilingüe y multiétnica es fundamental educar en la convivencia. Esta es una de las conclusiones del Congreso
“De la educación socioemocional a la educación en valores”, en el que participaron profesores de Primaria, Secundaria, FP y orientadores.
Alejandro Tiana
se dirige a los participantes,
durante la
inauguración de
este encuentro.
(Foto: Rafael
Martínez)

Madrid. R.C.
Dentro del Plan para la promoción y mejora de la convivencia escolar el Instituto Superior de Formación del Profesorado, ha organizado este tercer congreso, que fue inaugurado pro el secretario general de Educación, Alejandro Tiana. En él han intervenido prestigiosos expertos y especialistas, que han coincidido en el mismo diagnóstico: la escuela mejora sus resultados cuando, además de proporcionar conocimientos, educa en valores. No obstante, advierten que los valores se aprenden practicándolos, por lo que las escuelas deben ser “matrices de valores”.
En el transcurso de estas jornadas, se puso de manifiesto que, tras siglos de olvido, la Neurociencia ha confirmado la función que cumplen las emociones en el desarrollo personal y en la creación de una buena convivencia, además la Neurociencia da múltiples indicaciones para el desarrollo de la capacidad emocional, como hablar, fomentar el pensamiento positivo, potenciar el control y diversificar las parcelas de satisfacción.

Las emociones

De igual modo, los expertos aseguran que las emociones suponen la valoración de uno mismo, de los otros y de la realidad, constituyendo la respuesta singular del sujeto en función de la vinculación afectiva que establece, impulsando a una determinada acción por parte del sujeto.
Formar ciudadanos autónomos, protagonista de su vida junto a sus iguales y conciudadanos, construyendo con ellos un “solidum” que garantiza y hace posible la interdependencia, es el objetivo de la educación, mientras que la felicidad está en el proceso de su búsqueda y no es un resultado final, por lo que la escuela debe trabajar prioritariamente las relaciones afectivas-emocionales, son otras conclusiones.
También los especialistas coincidieron en que la educación en valores sólo es posible desde la interrelación personal, se basa en los lazos de afecto, en el aprendizaje del diálogo y en el fomento de la relación cooperativa.

Conferencias

En su conferencia, Pere Darder, presidente del Consejo Escolar de Cataluña, planteó el proceso que empieza en la educación emocional y concluye en la educación en valores.  Mientras Adela Cortina, catedrática de Filosofía Jurídica, Moral y Política de la Universidad de Valencia, se cuestionaba qué consiste educar en una ciudadanía cordial y el escritor Eduardo Punset continuaba con esta reflexión en su ponencia sobre “competencia social y emocional”.
Asimismo, el psiquiatra Luis Rojas Marcos examinó “La salud emocional de los profesores” y Josep M. Puig, catedrático de Teoría de la Educación de la Universidad de Barcelona, cerró el turno de intervenciones con el tema “Convivencia y educación en valores”.
Paralelamente a estas propuestas teóricas, se presentaron programas concretos de desarrollo de la educación socioemocional y moral. Alberto Acosta expuso su proyecto sobre educación de los sentimientos y convivencia escolar, que se ha desarrollado en la Universidad de Granada. Así como, en las mesas redondas se debatieron experiencias en centros sobre la educación socioemocional y en valores en los distintos niveles del sistema educativo y, por último, se analizaron las buenas prácticas de convivencia que han obtenido el primer premio en el concurso del MEC.

 

arriba