El Congreso aprueba el proyecto de reforma
de la LOU

Mercedes Cabrera presenta el nuevo plan de “préstamos renta” para cursar postgrados

El seminario “El sistema de ayudas a los estudiantes universitarios” constata un cambio de tendencia al alza en la política de ayudas

La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, informó al Consejo de Ministros, en reunión celebrada el viernes 9 de marzo, sobre el nuevo plan de préstamos educativos ligados a renta futura, un sistema de ayudas  en las que el Estado presta al joven graduado un dinero para cursar estudios de postgrado (másters) que no deberá devolver hasta alcanzar unos ingresos suficientes.
Mercedes Cabrera, Javier Uceda y Francisco Michavila, durante la inauguración del Seminario. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
La iniciativa de crear e implantar un nuevo plan de préstamos universitarios ligados a la renta futura del beneficiario se inscribe en el convencimiento por parte del Gobierno de que aumentar el nivel de educación de los ciudadanos es un requisito imprescindible para el desarrollo económico y para la igualdad social. Con este objetivo, según se precisa en un comunicado emitido por el MEC, “el Gobierno desarrollará de forma inminente una iniciativa que ya utilizan con éxito países de nuestro entorno con un sistema educativo de calidad, el préstamo renta, una nueva oportunidad para ayudar económicamente a los nuestros jóvenes graduados que deseen cursar un máster”.
Este sistema tiene diferencias con las becas tradicionales, ya que son ayudas en las que el Estado presta al joven graduado un dinero que no deberá devolver hasta alcanzar unos ingresos suficientes. La devolución nunca empezará antes de los dos años, y siempre y cuando el graduado haya conseguido alcanzar ya una renta superior a los 22.000 euros anuales.
La cuantía del préstamo debe ser suficiente para pagar los estudios y los gastos personales del estudiante, y lo realiza el Estado con un interés 0 para el receptor.
El total del préstamo se ingresa en la cuenta del estudiante a través de su banco, bajo la siguiente fórmula: un primer ingreso de un máximo de 6.000 euros; después se establecen pagos de hasta 800 euros mensuales, con una duración máxima de 21 meses y siempre durante el periodo de vigencia de la matrícula.

Devolución y posibilidad de extinción

La devolución del dinero se adapta año a año al nivel de ingresos, de tal modo que si un año el nivel de renta disminuye por debajo de esos 22.000 euros o el beneficiario se encuentra en el paro, ese año no tendrá que hacer frente a la devolución. En el citado plan se contempla asimismo que si transcurridos 15 años el preceptor de la beca no ha conseguido llegar a ese nivel de renta, inicialmente fijado en 22.000 euros, la deuda quedaría extinguida.
Estos préstamos ligados a la renta están dotados con 50 millones de euros de los Presupuestos Generales del Estado para el presente año 2007, lo que permitirá la concesión de al menos 6.000 préstamos para el próximo curso académico, 2007-08.
Los interesados en acceder a esta nueva modalidad de becas, destinadas a graduados con nacionalidad española o de un país de la UE, así como los nacionales de países no comunitarios que acrediten su condición de residentes, podrán solicitarlas a partir del día 1 de septiembre de 2007.
Este nuevo sistema de ayudas, según se precisa en el comunicado del MEC “es solidario, puesto que la sociedad comparte el riesgo de las inversiones en educación de sus estudiantes, y supone, por tanto, un auténtico pacto entre generaciones; es equitativo, y aumenta la eficiencia del sistema al corresponsabilizar a los estudiantes”.

Seminario sobre el sistema de ayudas a universitarios

Por otra parte, la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, presidió, el pasado 14 de marzo, el acto inaugural del seminario “El sistema de ayudas a los estudiantes universitarios”, organizado por la Cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria de la Universidad Politécnica de Madrid, en el que estuvo acompañada por Javier Uceda, rector de la Universidad Politécnica de Madrid, y por Francisco Michavila, director de la Cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria.
El Seminario, dirigido a toda la comunidad universitaria y a los agentes que participan en el sistema de ayudas a los estudiantes, contó con la participación de reconocidos expertos en economía y política educativa, así como representantes de los estamentos universitarios, de las Administraciones educativas y de los agentes sociales.
En su intervención, la ministra calificó la política de becas de “fundamental”, porque “hace posible un modelo educativo no discriminatorio, que garantiza la igualdad de oportunidades y fomenta la cohesión social; por otra parte, al corregir las desigualdades económicas y sociales, permite que cada estudiante pueda depender tan sólo de su trabajo y capacidad para demostrar su valía, y ello redunda en la mejor formación de nuestros ciudadanos, y al tiempo en la competitividad de nuestra economía. Por estas razones, el Gobierno está haciendo un esfuerzo considerable para mejorar nuestro sistema general de becas”.
Mercedes Cabrera precisó a este respecto que para el ejercicio de 2007 los fondos destinados a la política de educación en los Presupuestos Generales del Estado han tenido un incremento del 28,42% en relación con el pasado año, destinándose 1.215 millones de euros a tal fin, “la cifra más alta destinada hasta ahora en España a cubrir becas y ayudas al estudio” (cantidad global relativa a la totalidad de los niveles educativos).
“Este importe –significó la ministra- representa una subida del 49,94% sobre la cifra que se destinaba a becas en el año 2004, un incremento muy importante que se está traduciendo en un mayor número de becas y también en un aumento de su cuantía, en función de las necesidades de cada alumno”.

Cambio de tendencia

En la reunión se puso de manifiesto que la media de los países integrantes de la OCDE en inversión universitaria indirecta (becas, otras asignaciones a familias y préstamos de estudios) representa en 16,9% de todo el gasto de las administraciones en la enseñanza superior, mientras que en España ese porcentaje supone el 7,9%.
A este respecto, Francisco Michavila señaló que el presupuesto anual del MEC para becas y ayudas universitarias experimentó un incremento del 33,81% desde 2004 a 2007, pasando de 553 millones de euros a 740 millones, lo que supone, según explicó, “un cambio de tendencia”, reduciéndose previsiblemente la distancia de presupuestos sobre PIB respecto a países como Francia, Italia y Alemania.
Michavila señaló asimismo que, a su juicio, el sistema de becas español es “rígido” y no favorece la adecuación de las ayudas a la situación del estudiante, y expresó su convencimiento de que “el Estado debe mantener la competencia exclusiva de garantizar la igualdad de acceso a los estudios universitarios, fortaleciendo la colaboración con las Comunidades Autónomas en este ámbito”.
Los interesados en el desarrollo del Seminario y en sus conclusiones tienen a su disposición este material en la web: www.gampi.upm.es .

 

arriba