Los profesores se reconocen vocacionales y satisfechos con su profesión

Un informe de la Fundación SM y el Instituto IDEA constata que más de la mitad de los docentes apoya la Educación para la Ciudadanía

El 90% de los profesores considera que la vocación es necesaria para dedicarse
a la enseñanza y está satisfecho con la profesión elegida. Estas son algunas de las conclusiones del informe “Las emociones y los valores del profesora- do”, editado por la Fundación SM y el Instituto IDEA, con la colaboración del Ministerio de Educación y Ciencia.
Los maestros son los que más trabajan por vocación, el 47%, frente al 29% de los profesores de secundaria.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
De este informe se desprende que más de la mitad de los profesores está contento con sus condiciones laborales, pero no se siente valorado ni por la sociedad ni por la administración. Alrededor del 60% prefiere la Ley General de Educación (LGE), frente a la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE). Así como, la universidad y los centros de formación del profesorado son las instituciones más valoradas. Este estudio ha sido diseñado por Alvaro Marchesi, catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Madrid y asesor en el Instituto de Evaluación y Asesoramiento Educativo (IDEA), en el que también ha participado Tamara Díaz, técnico editorial en la Fundación SM y colaboradora en IDEA.

 

Durante el acto de presentación de este documento, Marchesi especificó que la muestra comprende un total de 2.556 profesores, de diferentes comunidades autónomas, de los que 1.791 son docentes en ejercicio y 765 están cursando sus estudios.

Situación laboral

Si el 90% de los encuestados considera que la vocación es necesaria para dedicarse a la enseñanza, el 49% de los estudiantes de Magisterio asegura que quiere ser maestro por vocación frente a un 40 % que lo será porque le gusta enseñar. Los maestros son los que más trabajan por vocación, el 47%, frente al 29% de los profesores de secundaria.
Los encuestados también han valorado su situación en el trabajo y más de la mitad, un 56% asegura estar contento con las condiciones laborales que tiene. El 78% afirma que no dejaría de ser profesor, aunque encontrara otro trabajo similar. No obstante, los docentes reconocen que no se sienten apreciados ni por la sociedad ni por la administración.
De este informe se desprende que más de la mitad volvería a la estructura organizativa de los años 70 y 80, a la Ley General de Educación, y, además alrededor del 70% de los encuestados señalan que la educación ha empeorado algo o mucho en los últimos años.

Reconocimiento

Mientras que el reconocimiento de ser un buen profesional y el de ser una persona íntegra encabeza la escala de valores de los profesores, el 40% aprecia las buenas relaciones con las familias y un 39% la confianza. Sin embargo, lo que más critica la mitad de los encuestados es que los padres no se preocupen por la educación de sus hijos y que desautoricen a los profesores.
En cuanto a la incorporación al currículo de la materia de Educación para la Ciudadanía, la mayoría está de acuerdo. El 78% de los profesores en formación considera que esta asignatura es positiva, así como coinciden en esta opinión el 57% de los profesionales en activo.
Asimismo, el grado de confianza que, en general, tienen en las diferentes instituciones educativas es bastante bajo. Pero, la Universidad y los centros de formación son los que mayor confianza merecen por parte del profesorado. Cuando valoran la confianza en el MEC y en la Consejería de Educación, sólo un 20% indica confiar bastante o mucho.

Expectativas

Por lo que se refiere a las expectativas de los profesores sobre sus alumnos, más de mitad opina que le gustaría que sus alumnos fueran felices, si bien un 37% afirma que se conforma con que sean personas justas.
Para los docentes, el mayor defecto de los estudiantes es que se esfuerzan poco y otra de las carencias que destacan tanto de Primaria como de Secundaria es la escasa responsabilidad de sus alumnos.
Otra de las conclusiones constata que a medida que avanzan los años de docencia del profesor tienden a valorar más la responsabilidad (53%), frente a la tolerancia (20%). Por el contrario, los docentes con menos de tres años de actividad laboral equiparan ambos valores.
En función del género, los profesores varones se muestran más pesimistas que sus compañeras y, entre ellas, las maestras de Educación Infantil y Primaria se declaran más positivas y confiadas. Pero son los profesores de Educación Secundaria y de más edad, los que aparecen como más negativos. Mientras que los hombres destacan más que las mujeres la falta de esfuerzo de los alumnos y la poca solidaridad, ellas subrayan la violencia como defecto.

 

arriba