“La educación, instrumento imprescindible para superar la desigualdad económica y social”
Mercedes Cabrera analiza en el Club Siglo XXI los ejes de la política de su Departamento

“Asegurar la calidad en todos los niveles del sistema educativo es una de las mejores apuestas para el futuro de España”, señaló
la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, durante su conferencia en el Club Siglo XXI, en la que dio un
repaso a los logros y retos de su Departamento desde la etapa infantil hasta la Universidad, incluida la política científica.

La ministra,
en un momento de su intervención. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. D.P.S.
En su intervención, titulada “Por una educación de calidad”, Mercedes Cabrera enumeró las sucesivas leyes educativas de la democracia, normas que han garantizado la escolarización obligatoria hasta los 16 años y el acceso en igualdad de oportunidades a la universidad. “Ahora es el momento de conseguir que todos nuestros niños y jóvenes, sean cuales sean las condiciones económicas y sociales en las que se desenvuelvan, puedan acceder a una educación de calidad”, dijo la ministra. En este sentido recordó a Paulo Freire y su famosa frase: “La educación es una poderosa herramienta que permite transformar la sociedad”, a lo que añadió que la educación es también “un instrumento imprescindible para superar la desigualdad económica y social, y desempeña un papel decisivo en el fortalecimiento de la democracia y en la promoción de los derechos humanos”.
Cabrera apuesta por un modelo educativo “de calidad en todos sus niveles, no discriminatorio e inclusivo”, y a ello incorpora un fuerte respaldo económico: a lo largo de 2007 los fondos destinados a la política de educación en los Presupuestos Generales del Estado han tenido un incremento del 28,42% respecto del año anterior.
Al referirse a la Ley Orgánica de la Educación (LOE) celebró que el Partido Popular haya cambiado su actitud ante la ley y “esté dispuesto a aplicarla de forma coordinada en las Comunidades Autónomas en las que gobierna”, aunque dejó claro que es la propia LOE la que “salvaguarda” los contenidos comunes necesarios. “Es en este sentido en el que se debe celebrar que los populares se ponga de su lado, porque necesitamos un sistema educativo estable y que no esté sujeto a la confrontación política cotidiana”.

Reducción del fracaso escolar

La ministra indicó que, según el informe económico de 2006 de la OCDE, la política educativa española camina en la dirección “adecuada”, aunque consideró que uno de los grandes desafíos pendientes es la reducción del número de alumnos que abandona la educación secundaria obligatoria sin lograr una titulación, a pesar de que “las raíces del problema están en las etapas anteriores”. Por ello, destacó “el papel crucial que la fase de educación infantil desempeña en la evolución futura del alumnado”, y se refirió a los programas de apoyo y refuerzo como medios necesarios para lograr una “real igualdad de oportunidades”. “Los jóvenes en situaciones más desfavorecidas deben tener refuerzos especiales para evitar que éstas se consoliden. Y esta atención especial debe hacerse desde las primeras etapas”, señaló Cabrera.
También citó a Fernando Savater cuando dijo que la educación democrática “es en realidad una educación de príncipes, porque su objeto es la educación de los gobernantes, y en una democracia los gobernantes somos todos los ciudadanos”. En este sentido, consideró imprescindible que el respeto al otro y la cultura de la convivencia sean pilares básicos de la educación, además de formar individuos “plenamente conscientes de sus deberes para con la sociedad, y comprometidos con los derechos humanos y con los valores constitucionales”. Por ello, defendió la nueva y polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos. “Con ella queremos conseguir que nuestros alumnos adquieran los conocimientos necesarios para reflexionar y actuar como ciudadanos responsables en el ámbito público. Nuestros alumnos, que han nacido bajo la democracia, deben ser conscientes de que las instituciones democráticas no se sostienen por sí mismas; hay que trabajar en su mantenimiento”. También agregó que formar en la libertad, el pluralismo y los derechos humanos “no es adoctrinar, sino educar”.

Enseñanza superior

A hablar de educación superior, la ministra lamentó la “lejanía” existente entre la Universidad y la sociedad y el "desconocimiento patente" que los ciudadanos tienen sobre aquella, según una reciente encuesta de CIS. Cabrera subrayó que la sociedad reclama a la Universidad un “mayor protagonismo” en relación a las actividades formativas y un reforzamiento de sus relaciones con el sistema productivo.
La titular de Educación y Ciencia dio un amplio repasó a la política universitaria de su Departamento, como la reforma de la Ley Orgánica de Universidades, que actualmente se tramita en el Senado, el proceso de convergencia a través del Espacio Europeo de Educación Superior y la política de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i). Sobre la reforma de la LOU negó las críticas de algunos sectores que acusan de tímido o poco ambicioso este proyecto. También destacó el necesario impulso de la autonomía de las universidades, así como las “esenciales” políticas de evaluación para rendir cuentas a la sociedad. Según dijo “la evaluación no es un mecanismo de inspección cuya última finalidad sea la sanción, y tampoco debe entenderse como un proceso negativo. Al contrario, es una oportunidad para nuestras universidades mejoren”.
Asimismo califico de “apasionante” el proceso de construcción del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), y destacó la importancia del programa Erasmus, cuya financiación crece en 2007 en más de un 800%. Se refirió a las nuevas titulaciones universitarias de Grado, Máster y Doctor, señalando que el título de Grado será “suficiente” para incorporarse al mercado de trabajo “con la formación adecuada”. A pesar de la “libertad” con la que las universidades decidirán sus titulaciones, dijo que los planes de estudio se concebirían como un “contrato entre la universidad y la sociedad”.
Finalmente, en el capítulo científico, Mercedes Cabrera, recordó que 2007 es el Año de la Ciencia, un momento propicio para acercarla al conjunto de la sociedad, a través de organismos como el Servicio Nacional de Información y Divulgación Científica. El objetivo es transmitir a la sociedad “la idea de que el conocimiento científico es parte necesaria de la cultura general”, dijo la titular del MEC.

El texto íntegro de la conferencia se encuentra en la siguiente dirección: http://www.mec.es/mecd/gabipren/intervenc/discurso-siglo-xxi-web.pdf

 

arriba