La FETE recupera su memoria histórica

Una exposición profundiza en el sindicalismo educativo del primer tercio del siglo XX

Doscientos carteles, 300 fotografías y 100 dibujos y caricaturas reflejan la evolución del sindicalismo educativo, en una exposición que reproduce la historia de la Federación de Enseñanza de la UGT desde 1912 hasta 1939. La muestra permanecerá abierta hasta el 15 de febrero en la Escuela Julián Besteiro de Madrid.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
“Las organizaciones que olvidan su memoria histórica tienen dificultades para diseñar su futuro”. Con esta idea, surge el proyecto de la exposición sobre la historia de la Federación de Enseñanza de la UGT (FETE), que pretende colaborar en esta iniciativa de recuperación histórica, además de reconocer el esfuerzo de los compañeros por mejorar las condiciones de trabajo de los profesores.
Basada en la recuperación de materiales históricos en diversas fundaciones y archivos, esta muestra consta de 80 pósters que reflejan la historia de la FETE, desde su primeros años de funcionamiento previos a la II República (1912-31), su desarrollo y su participación en la Guerra civil en los frentes y en la retaguardia.
Distribuidos de forma cronológica y temática, los paneles muestran una presentación y, en cada una de sus tres secciones, una cronología comparada con la historia de la UGT, de la educación y del país, por lo que se enmarca en el ambiente social y político de la época. En cada uno de los pósters se recoge un fragmento de dicha historia, mediante los carteles y fotografías del periodo histórico, junto con reproducciones de documentos de la organización y unas notas aclaratorias del autor de la exposición.

Investigación

Alfredo Liébana, comisario de la muestra, ha desarrollado un exhaustivo trabajo de investigación, se ha ocupado de recopilar la documentación, su selección, y la elaboración de pósters. En su opinión, “la actualidad de muchos de los grandes temas que se abordan, siguen teniendo vigencia, las fuerzas sociales que dificultan una verdadera enseñanza de calidad para todos, siguen estando presentes, sólo que las tensiones que se producen actualmente tienen una canalización mucho más aceptable que las que se originaban en la época”.
Según especifica, la FETE desde sus inicios concibió la actividad sindical como un parte de la acción necesaria para la transformación social y sus principales reivindicaciones se concretaban en la defensa permanente de la libertad de cátedra del profesor, la búsqueda de una disminución de las escalas dentro de cada nivel educativo, el reconocimiento social y económico del trabajo docente, el pago de la enseñanza de adultos, el acercamiento salarial entre los profesores de los distintos niveles educativos, la formación inicial de los maestros, la equiparación salarial con otros funcionarios públicos, la mejora de los medios didácticos y el cambio en el modelo de inspección educativa.

Asociación de Maestros

En su primera parte, la exposición recoge los sucesivos intentos de consolidar una organización que no coincidía con la situación política del momento, “incomprensible para muchos funcionarios era relacionar el mundo obrero y el mundo de los profesores”, revela Alfredo Liébana, pero que se arraiga al llegar la II República con la fundación de la Asociación General de Maestros (AGM).
Una de sus líneas de actuación se materializa con las relaciones que establece con la Institución Libre de Enseñanza. Los dirigentes de la AGM habían estudiado en el Instituto Escuela, impartido clases como maestros en los centros experimentales de la Institución, como el Cervantes, o habían asistido a sus cursos de extensión universitaria.
Mientras que la vinculación de muchos intelectuales a la UGT se realiza a través de la FETE, las mujeres también participaron activamente desde el inicio de la organización, en su representación a los congresos de la UGT y en la dirección del sindicato a nivel regional y nacional. Entre otras personalidades destacan Victoria Zárate, Julia Alvarez Resano y Josefa Uriz. En la muestra también tienen cabida ilustres colaboraciones con la FETE por parte de Antonio Machado, Joaquín Xirau, Castelao y Arteta, entre otros intelectuales que publicaban en el órgano de prensa.

Actuaciones

Paralelamente, la FETE participa en la organización del CENU (Escuela unificada de Cataluña) y se adhiere a la Asociación Nacional (organización mayoritaria del magisterio) para formar un Sindicato de Maestros, que tuvo una presencia abrumadora en todos los órganos educativos republicanos. Además, estuvo presente en Cultura Popular, Milicias de la Cultura y Brigadas Volantes de Lucha contra el analfabetismo, en organizaciones de ayuda al refugiado como Socorro Rojo, y de cuidado de la infancia como Ayuda Infantil de retaguardia.
La lucha contra el analfabetismo en frentes, a través de las Milicias de la Cultura, y en la retaguardia con el Servicio de lucha contra el analfabetismo fueron algunos de sus logros más relevantes, así como la protección a los niños con la puesta en marcha de colonias en España y en el extranjero, dirigidas por maestros. De igual modo, la incorporación del cine, el teatro y la educación física a la actividad escolar constituyeron iniciativas prioritarias para la FETE.
Para finalizar el recorrido, un póster que reproduce una bandera desgarrada de la UGT, expresa el final trágico de la Guerra Civil y, simboliza “los tiempos de ignominia hasta la restauración democrática”, en palabras de Alfredo Liébana.

 

Historia de la Federación
Los trabajadores de la enseñanza que se organizaron en UGT lo hicieron en primer lugar en la sociedad de oficios varios, hasta que en 1912 se constituye la Asociación General de Maestros que agrupaba a los todos los profesionales de la educación. En 1931 se transforma en FETE.
Durante la República la organización ocupó un papel destacado en la construcción del modelo de escuela republicana, que pretendía consolidar la democracia en los años treinta.
En el transcurso de la guerra civil su actividad de canalizó en la formación de milicias en defensa de la legalidad, además de colaborar en la mejora del acceso a la educación y la cultura de la población y en la puesta en marcha de colonias que alejaban a los niños del conflicto.
EN 1972 se constituye la Federación de Enseñanza de UGT y en marzo de 1976 se celebra en Cádiz el primer congreso sindical de una organización democrática en el interior.
Alfredo Liébana, comisario de la exposición, subraya que la FETE supuso un compromiso de los profesores con la labor de organización sindical de todos los trabajadores, frente a los que se mostraban partidarios de una acción corporativa en el sector. “La federación de enseñanza siempre fue algo más que una organización sindical, con una amplia vocación cultural y, desde sus orígenes, puso en marcha clases para obreros vinculadas a las casas del pueblo o luchando contra el analfabetismo en la guerra civil”, puntualiza.
Esta organización defiende una escuela pública para  compensar las desigualdades sociales, además de apoyar a los trabajadores del sector privado. En sus líneas de actuación tiene especial relevancia el perfeccionamiento del profesorado.
arriba