En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@mec.es

 
     
   

Tiempos modernos

Con la implantación de la nueva Ley Orgánica de Educación, los centros garantizarán la incorporación de un tiempo diario de lectura, no inferior a 30 minutos, en todos los cursos de esta etapa. Hasta ahora ni en el currículum escolar, ni en el ámbito familiar, se ha reservado un espacio para fomentar el hábito de la lectura y las consecuencias son desastrosas.
En mi opinión, esta media hora de lectura diaria es una decisión muy acertada porque, en la actualidad, los niños no cogen un libro ni por casualidad. Además, no saben expresarse ni verbalmente, ni por escrito, y únicamente manejan con soltura el extraño lenguaje que utilizan para enviar mensajes SMS.
La limitación del tamaño de los mensajes, las reducidas  las pantallas de los teléfonos y las expresiones que emplean en los chats contribuyen a que los usuarios del SMS hayan desarrollado un uso intensivo de abreviaturas, la sustitución de ciertos sonidos por números y la omisión de vocales. En definitiva, se trata de decir lo máximo en el mínimo espacio posible.
Estos días he leído en la prensa que se está diseñando el primer diccionario SMS, cuyo título será “Exo x ti y xra ti”, con el objetivo de reflejar la configuración de un nuevo lenguaje a partir de los mensajes de móvil, utilizados mayoritariamente por los jóvenes. Asimismo, se ha publicado en Francia el primer libro redactado íntegramente en lenguaje SMS, donde se advierte de los daños del tabaquismo. Aunque el autor reconoce que su libro puede levantar ampollas entre los defensores de la lengua francesa, considera que su contenido sobre prevención del consumo del tabaco puede ser de gran utilidad para los jóvenes entre los 12 y los 15 años, que representan el sector de la población que más utiliza los mensajes SMS.
Ante este panorama, me parece una excelente idea fomentar en los centros el hábito de la lectura entre niños y adolescentes e inculcarles la pasión por los clásicos.

Isabel Ortega Moreno
Logroño.

 
     
   

Didácticos, pero divertidos

“El juguete debe servir para jugar” es la recomendación fundamental que proponen los psicólogos, a la hora de comprar juguetes. Independientemente del contenido de la carta que los niños escriban a los Reyes Magos, la lista debe incluir juegos de mesa imaginativos, actividades manuales, libros, pinturas y, si es posible, un instrumento musical. Pero siempre pensando en los gustos y preferencias de los niños, no de los mayores.
Con la aplicación de las nuevas tecnologías a la industria, la mayoría de los juegos y juguetes disponen de aplicaciones electrónicas, chips y sensores que consiguen crear unos productos casi reales, como muñecos que imitan el llanto de un bebé o coches de carreras que circulan a gran velocidad.
A pesar de que los padres insisten en comprar juguetes didácticos, porque creen que estimulan la inteligencia, según aseguran los expertos, muchos de ellos tienen mucho de didácticos pero poco de divertidos.
En esta línea, las asociaciones de consumidores recomiendan que se comparen los precios en distintos establecimientos, porque han comprobado que puede haber notables diferencias en un mismo producto. También, indican que, además de didácticos, deben ser seguros y entretenidos. En la caja debe figurar la etiqueta de la Unión Europea que garantiza la calidad y la seguridad, así como las instrucciones en español.
Asimismo, se deben rechazar los juguetes que incitan a la violencia, a los hábitos poco saludables o a actitudes discriminatorias. Tampoco, resultan adecuados los que resultan difíciles de guardar o necesitan recambios constantemente.

Emilia del Pozo
Torrelodones (Madrid).

 
       
arriba