Un análisis de las políticas públicas
La Fundación Alternativas desarrolla más de un centenar de estudios para contribuir a la modernización social

Madrid.
La Fundación Alternativas acaba de celebrar la publicación de sus cien primeros documentos de trabajo e investigaciones, desde que se creara el Laboratorio de Estudios en 2002. Durante estos años la institución ha ofrecido a la sociedad un  buen  número  de  propuestas

en diversos ámbitos, desde la educación a la cultura, pasando por la política, la justicia, la economía, la agricultura, la industria, la vivienda y el urbanismo o las relaciones internacionales, entre otros.
“Todavía hay muchas cosas que debemos mejorar en este país desde el tema de la inmigración hasta la salud”, han señalado los responsables de esta institución, presidida por Pere Portabella, presidente, y Nicolas Sartorios, vicepresidente. Asimismo, el director de la Fundación, Juan Manuel Eguiagaray, también ha informado que en la actualidad, tras los 106 trabajos publicados, hay otros cuarenta más “metidos en el horno”, en fase de elaboración y desarrollo.
El Laboratorio de Alternativas se define como “un centro de elaboración, discusión y difusión de investigaciones y propuestas, fundamentadas en el rigor intelectual y dirigidas a apoyar la toma de decisiones. Estas unidades, en los países de donde están consolidadas, han contribuido de manera positiva a los procesos de renovación de las políticas y de modernización de las propuestas programáticas de las fuerzas políticas o sociales que operan en su entorno”.

Sociedad avanzada

Eguiagaray indico que la Fundación Alternativas es “una institución autónoma” que “responde a los intereses sociales” con una independencia “que garantizan nuestros propios medios de financiación”. También aseguró que “no somos una fundación de partido, lo que no quiere decir que seamos neutros”. La finalidad de la institución pasa por “someter las políticas publicas a un permanente escrutinio” para “analizar su adecuación a la construcción de una sociedad avanzada en materia de libertades individuales y colectivas, justicia y equidad sociales y progreso económico”.
Entre el más de un centenar de trabajos elaborados hasta la fecha, en el área de educación y ciencia destacan los referidos a: La formación profesional en España; Nuevas orientaciones de la política científica y tecnológica; El fracaso escolar en España; La pérdida de talentos científicos; El papel del científico en la sociedad moderna; La Universidad española: soltando amarras; Desigualdades tras la educación obligatoria; o Una propuesta para la enseñanza de la ciudadanía democrática en España. Otra de las actividades del Laboratorio son los seminarios, que versan sobre diferentes áreas de conocimiento y de los que se celebrado hasta la fecha 16.
Eguiagaray también adelantó que próximamente el Laboratorio publicará el primer anuario sobre la democracia en España que, según sus palabras, ofrecerá una visión “menos complaciente” que la que suelen presentar las empresas al respecto. Asimismo se está trabajando sobre un Observatorio de la cultura, la transversalidad de las nuevas tecnologías, lo que podría denominarse el “Libro negro” de la corrupción urbanística, así como sobre un documento relativo a “Indicadores de las políticas educativas”, que servirá para analizar las diferentes políticas de enseñanza desarrolladas en cada comunidad autónoma.

 

arriba